Balneario Orense

Código Postal 7511

Noticias de Buenos Aires

Paro de trenes: pasajeros enojados porque tardan más, llegan tarde y gastan más plata

  • En las paradas del Gran Buenos Aires se vieron largas filas y colectivos llenos.
  • La medida de fuerza la encabeza el gremio de maquinistas, que se reunió con el Gobierno.

Mosquitos "de inundación": videos y reclamos desde el AMBA ante una invasión que molesta y preocupa

  • El Gran Buenos Aires amaneció invadido por enjambres de los insectos.
  • Según los expertos, predomina el que es transmisor de la encefalitis equina, aunque relativizan su peligrosidad.
  • Los bonaerenses se quejaron en redes sociales. Las respuestas de los municipios.

Noticias de Buenos Aires

Alberto Benegas Lynch Hijo, El Prócer: "Los presidentes deberían elegirse por sorteo"

Alberto Benegas Lynch Hijo, El Prócer:

Dieciséis correos electrónicos después, Alberto Benegas Lynch Hijo aparece en la ventanita del zoom. Camisa rosada, saco sport, blanco y de lino; el cabello plateado a lo judge wig. Acá está El Prócer, autor de la frase con la que Javier Milei hizo campaña, la misma que recitó en Davos y repite en todo acto público: “El liberalismo es el respeto irrestricto al proyecto de vida del prójimo, basado en el principio de no agresión y en defensa del derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad”. Alberto Benegas Lynch Hijo la escribió a mano alzada durante unas vacaciones familiares en La Cumbre, Córdoba, hace tanto tiempo que no recuerda.

“Permítame, Victoria –interviene Alberto Benegas Lynch Hijo– pero haré una pequeña corrección. No es ‘el prójimo’, es ‘el otro’. Pero es cierto, yo fabriqué esa definición. Me satisface enormemente que muchos intelectuales que aprecio, entre los cuales está Javier Milei, la reiteren”. El Prócer habla con el ritmo de un allegro. Subraya los remates adelantando la cara los hombros una mano, llena con el cuerpo la ventanita del zoom. 

Es el mismo movimiento con el que se posicionó contra la interrupción legal del embarazo en mayo, cuando acompañó a Milei, entonces candidato, en la presentación de su último libro. “El aborto es un asesinato en el vientre materno”, dijo. El mismo gesto hizo en octubre durante el cierre de campaña de La Libertad Avanza antes de las Generales, cuando llamó a cortar relaciones diplomáticas con el Vaticano. “Es que no somos una manada. Esa frase también es mía”, dirá Alberto Benegas Lynch Hijo. Nos separan kilómetros de fibra óptica, acá está el mentor intelectual del Presidente.

–Ya que usted ha “fabricado” la definición de liberalismo, ¿qué opina de otras definiciones? “Anarcocapitalista”, por ejemplo, la forma en la que se nombra el Presidente.

–Confieso que no me gusta la expresión anarcocapitalista. ¿Por qué no me gusta? Porque el primero que utilizó la palabra anarquía fue William Goodwin y en ese contexto, la palabra anarquismo quiere decir ausencia de normas y es invivible la sociedad sin normas. El debate es si las normas van a ser producidas en un proceso de orden espontáneo, como son producidas en mercados libres las computadoras, los zapatos, las raquetas de tenis y los libros, como la Justicia y la Seguridad. En ese sentido, tengo tres sugerencias muy interesantes. Le advierto, Victoria, que la tercera le va a resultar muy chocante. Incluso, como muchos piensan, usted puede suponer que tengo algún defecto mental.

–Arranquemos por la primera y la segunda sugerencia, y vemos, Doctor. 

–Bueno, la primera propuesta es de (Friedrich) Hayek y ocupa al Poder Legislativo. Que no haya reelección tanto para senadores como diputados. Y que su función sea “de tiempo parcial”, es decir, que los legisladores comprendan de qué se trata el sector privado y para que no vivan de la política. Para el Poder Judicial ya lo ha sugerido el extraordinario jurista italiano Bruno Leoni. Propone que abramos en el Poder Judicial la posibilidad de árbitros privados. O sea, si yo Alberto con Victoria tengo un conflicto, que podamos elegir entre nosotros cuál va a ser el árbitro de la primera instancia, la segunda y la definitiva. Que a los árbitros privados no se les imponga ninguna condición. Incluso podrían no ser abogados. El éxito o el fracaso de ese árbitro va a ser según sea capaz de vender un producto que la gente aprecia. Y ahora viene, Victoria, eso que le anunciaba: la cuestión chocante…

–Espere, Doctor. Tenemos Poder Legislativo y Judicial. ¿Ahora es para el Ejecutivo?

–Sí. Como sugirió Montesquieu: propongo elegir a los Presidentes por sorteo. 

–¿Cómo “por sorteo”? ¿Al azar?

–Sí. ¿Esto quiere decir que puede ser gobernante de la república el que me sirvió el café esta mañana? ¿El taxista que me trajo? ¿El filósofo? ¿El médico? Sí, exactamente. Que cualquiera pueda ser gobernante.

Alberto Benegas Lynch Hijo: 83 años; una esposa, tres hijos –uno es Bertie, flamante diputado–, siete nietos. 27 libros publicados; 54 años dedicados a la docencia. Un galpón donde acopia archivo personal. Una caminata y cuatro comidas saludables al día. Primo segundo de Che Guevara. Bisnieto de Tiburcio Benegas, fundador de la bodega Trapiche en 1883 y quien fuera gobernador de Mendoza, entre otros cargos públicos. Nieto de Alberto Benegas Lynch, heredero de Trapiche e hijo de otro Alberto, que ocupó la presidencia del directorio de la bodega hasta que la empresa vendió los activos. Luego de trabajar quince años para la bodega familiar, Alberto Benegas Lynch Hijo se abocó, con exclusividad, al estudio de la economía.

–Hace 60 años que divulga las ideas liberales. ¿Por qué les llevó tanto tiempo ser Gobierno?

–60 años de batallar en esto. 60 años de mi primer libro: Fundamentos de análisis económico, que lleva prólogo de Hayek y doce ediciones. Nunca me imaginé que estas ideas iban a llegar a la Presidencia. Yo enfatizo en el caso de Milei sus objetivos, que son muy nobles y que no hemos escuchado en los últimos 80 años en la Argentina. Milei ha corrido el eje del debate. Esto es observable en los medios de comunicación, en sus colegas periodistas, Victoria, y también en políticos. El liberalismo es un proceso que no tiene término. Como muchas veces he dicho, acá abajo de mi computadora tengo un enorme letrero que dice “Nullius in verba”. Quiere decir "no hay palabras finales". Los que estamos dentro del liberalismo estamos siempre sentados en la punta de la silla, en busca de nuevos paradigmas. El liberalismo no es un puerto sino una navegación permanente. Ahora, sobre lo que Usted pregunta, por qué nos ha llevado tanto tiempo… Creo que es un tema de adoctrinamiento en lugar de educación. Es muy importante comprender que la educación es un proceso de prueba y error en un contexto evolutivo donde nadie, ni usted ni yo, tenemos la precisa para imponer estructuras curriculares. 

–Sin embargo no hay antecedentes de éxito en el mundo de las ideas liberales, digo, en la práctica.

–Al caso de Javier (Milei) yo lo he bautizado como el segundo milagro argentino después de (Juan Bautista) Alberdi. Cualquiera sea el resultado de esta gestión, porque veo que hay mucha gente que pone palos en la rueda, lo que ha ocurrido hasta ahora va a dejar un testimonio en la historia argentina imborrable. 

–¿Pero por qué no ha sido posible todavía que “funcione” un gobierno liberal?

–Yo, Victoria, en ese sentido le hago una pequeña corrección. Estas ideas, que son más profundas aún, se han aplicado en la Argentina. Desde la constitución liberal de 1853 hasta el Golpe facista del ‘30 y mucho peor, a partir del Golpe peronista del ‘43, fuimos la admiración del mundo. Y prestemos atención a esto: venía la gente con una mano atrás y otra delante a hacerse la América. Y los salarios del obrero rural y del peón de la incipiente industria eran superiores a Suiza, Alemania, Francia, España, Italia. La población se duplicaba cada diez años. Esto no es un experimento nuevo. Lo hicimos y tenemos que poder volver a hacerlo.

Alberto Benegas Lynch Hijo vio pasar, desde que nació en 1943, a al menos 34 presidentes (cantidad en la que incluyo a los de facto y los de transición). Fue el nexo intelectual entre Carlos Saúl Menem y Álvaro Alsogaray a fines de los ‘80 y también, hace poco meses, el nexo intelectual entre Mauricio Macri y Javier Milei, un apoyo político fundamental para lograr el triunfo de La Libertad Avanza en el balotaje. El ahora Presidente se convirtió en su discípulo luego de un almuerzo en La Biela, Recoleta, invitación hecha vía mail que Alberto Benegas Lynch Hijo aceptó. En 2018 el discípulo recibió el empujón de su maestro: “¿Te vas a meter en política?”, lo apuró Alberto Benegas Lynch Hijo a Milei. Fue en la disco New York City, una noche en la que Miguel Boggiano deleitó al público con un cover de My Way, de Frank Sinatra. En 2021, tres años después de aquella velada, Javier Milei ganó una banca como diputado nacional en representación de la Ciudad. 

–De todas maneras, Doctor, le ofrezco disculpas pero voy a insistir: en 1853, que es el año que Usted apunta como un hito liberal en la Argentina, el mercado laboral no estaba atravesado por la tecnología. Digo, como para marcar solo un contraste.

–La gente se pone grandilocuente con el asunto del robot y los algoritmos. Pero viene ocurriendo desde el martillo y el destornillador que la tecnología libera fuerza laboral para dedicarse a otras cosas. Subrayo “libera”: no saca trabajo, “libera” trabajo. Si nosotros pudiéramos, usted y yo, Victoria, agarrar un hacha y decir en nombre de las fuentes de trabajo, “vamos a romper toda la tecnología” no vamos a aumentar las fuentes de trabajo sino que bajaremos brutalmente el salario. La tecnología hace de apoyo logístico al trabajo para aumentar su rendimiento. 

–¿Qué tipo de rendimiento?

–Piense, Victoria, si nosotros llegáramos a una isla desierta fruto de un naufragio. Estoy seguro de que no vamos a decir entre nosotros “ahora que no hay empresas ni fuentes de trabajo podemos descansar”. No. Nos vamos a dar cuenta, usted y yo, que no nos alcanzan las horas del día y la noche para sobrevivir entonces cuando alguien en lugar de pescar a cascotazos hace una red de pescar, lo que hizo en realidad es un equipo de capital que le permite tener más pescado por unidad de tiempo, lo cual le permite subirse a las palmeras a buscar cocos porque ahora tiene tiempo.

–Dos personas, de las cuales una es liberal, en una isla desierta me lleva a esta pregunta: ¿Por qué el liberalismo pone al individuo en el centro de las cosas?

–Ese es un eje muy importante. Somos únicos e irrepetibles, usted y yo, y los que nos están leyendo. Cada uno es único e irrepetible en la historia de la humanidad. Pero el individuo necesita un entorno, al individuo le resulta indispensable la cooperación social. “Individualismo” no es estar aislado. Al revés: es fomentar, estimular la cooperación social entre nosotros puesto que somos distintos. Es una bendición que seamos distintos. Si fuéramos iguales hasta la conversación sería un tedio espantoso porque sería igual que hablar con el espejo.

–Percibo, Doctor, mucho debate interno de ideas. Discusión, grupos de estudio, esto de “el liberalismo es una navegación permanente”. Me pregunto si en nuestro país y en este momento, donde no sobra nada ni sobra nadie, es posible pensar en prosperidad. Milei llega con un apoyo popular enorme, pero eso también se puede dar vuelta pronto si no hay plata para pagar lo básico.

–Sí, yo no le puedo garantizar, Victoria, que eso no ocurra, lamentablemente. Deseo que no ocurra. Y deseo que se pueda ir al fondo del asunto, con todo el dolor de estas cirugías fenomenales que hay que hacer. Ahora: no tengo la bola de cristal, no sé cómo va a terminar. 

VDM/DTC

Con el respaldo de los gobernadores patagónicos, Chubut amenaza con no entregar gas y petróleo

Con el respaldo de los gobernadores patagónicos, Chubut amenaza con no entregar gas y petróleo

Los gobernadores de seis provincias del sur insistieron con el reclamo al presidente Javier Milei por la coparticipación, transporte y educación, al tiempo que advirtieron que sin recursos no habrá petróleo ni gas. Gustavo Melella (Tierra del Fuego), Claudio Vidal (Santa Cruz), Ignacio Torres (Chubut), Sergio Ziliotto (La Pampa), Rolando Figueroa (Neuquén) y Alberto Weretilneck (Río Negro) firmaron un documento en el que resaltaron que "las provincias son preexistentes a la Nación y merecen respeto".

"Nadie puede someterlas ni extorsionarlas con amenazas de restricción de fondos públicos que les pertenecen por derecho propio", enfatizaron los gobernadores que reclamaron al Poder Ejecutivo por los fondos adeudados a la región, aunque se centran en el caso específico de Chubut, al considerar que "el Ministerio de Economía de la Nación le retuvo ilegalmente $ 13.500 millones, más de un tercio de su coparticipación mensual".

"Hoy la provincia de Chubut está padeciendo las represalias que se anunciaron luego de que cayera el tratamiento de la ley ómnibus (...) No es una revancha contra el gobernador de Chubut. Es una afectación a más de 600 mil chubutenses que, de esta forma ven afectado su derecho a la educación, a la salud, a la seguridad y al desarrollo", dice el comunicado.

En la nota, los gobernadores agregaron: "Repudiamos tajantemente el ataque que está haciendo el gobierno nacional a una provincia hermana y nos solidarizamos con el gobernador Ignacio Torres y el pueblo de Chubut". Además señalaron que avalan "la determinación de la provincia de Chubut de ejercer en plenitud sus derechos como dueña de sus recursos hidrocarburíferos y responder con acciones contundentes en caso de que el Ministerio de Economía de la Nación persista en retenerle a la provincia los fondos que por derecho le pertenecen".

"Los gobernadores no son empleados del Poder Ejecutivo Nacional ni están sujetos a sus órdenes", afirmaron, a la vez que cuestionaron que "de forma ilegal el gobierno nacional retuvo los fondos destinados al Fondo Compensador de las tarifas del transporte público" y que "son recursos procedentes del impuesto a los combustibles y tienen una asignación específica".

MM

Con información de la agencia Télam.

"Amenaza chavista": la dura reacción del Gobierno a la advertencia de Torres por recortes en la coparticipación

El Gobierno calificó de "amenaza de carácter chavista" a la advertencia de gobernador de Chubut, Ignacio Torres, por los recortes en la coparticipación. El mandatario de Juntos por el Cambio anticipó que si no le envían los fondos que le corresponde, cortará el suministro de petróleo y gas.

"Se le comunica al gobernador Torres que no existe la necesidad de que ponga ningún plazo de tiempo para llevar a cabo su plan de extorsión. Proceda con su amenaza de inmediato y hágase cargo de las consecuencias en la Justicia", sostuvo la Oficina del Presidente en un comunicado publicado en la red social X (ex Twitter).

Según indicaron desde la administración nacional, los $13.500 millones descontados corresponden a una deuda de Chubut con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial. "Por normas de emisión de dicha deuda, su cobro se realiza por descuento directo de la Coparticipación", explicaron.

"De ninguna manera el Poder Ejecutivo Nacional contribuirá al financiamiento del despilfarro de las provincias que se niegan a bajar gastos innecesarios, eliminar cargos políticos prescindibles y gobernar con la austeridad que la crisis económica heredada requiere. Si a los gobernadores no les alcanza la plata deberán reducir drásticamente el gasto público como lo está haciendo el Gobierno Nacional", plantearon desde el Gobierno.

Además, el presidente apuntó contra los gobernadores que se solidarizaron y respaldaron a Torres. "Los gobernadores (Axel) Kicillof, (Ignacio) Torres, (Ricardo) Quintela, (Rogelio) Frigerio y demás, al igual que el jefe de Gobierno Jorge Macri, deben entender que la Argentina eligió un cambio. Se acabó la era en que la casta malgastaba los recursos de los argentinos y luego iban a pedir limosnas al Banco Central a cambio de favores políticos", advirtió.

Y agregó: "Estamos en un momento histórico. En un punto de inflexión para nuestra Nación. Cada uno tendrá que elegir de qué lado quiere estar: si del lado de los que quieren que la Argentina siga igual, o del lado de la mayoría de los argentinos, que eligieron vivir en Libertad".

ACM

Con información de Télam

Gobernadores respaldaron a Torres y apuntaron contra Milei por la quita de fondos a Chubut

Gobernadores respaldaron a Torres y apuntaron contra Milei por la quita de fondos a Chubut

Esta noche, gobernadores de la oposición respaldaron a su par chubutense, Ignacio Torres, frente a la quita de fondos coparticipables a la provincia. Además, apuntaron contra el presidente Javier Milei, quien recientemente endureció su discurso contra los mandatarios provinciales tras la caída de la ley ómnibus en el Congreso.

Así, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, calificó de "extorsión" el accionar del Poder Ejecutivo Nacional y aseguró que Milei va en "contra de los pueblos de las provincias". "Nuestra solidaridad con el pueblo de Chubut. Todas las provincias estamos siendo sometidas a esta 'extorsión' y el recorte de fondos. No es, como sostiene Milei, contra los gobernadores sino contra los pueblos e las provincias", escribió en redes sociales.

En tanto, su par de Córdoba, Martín Llaryora, se solidarizó con Torres y los demás gobernadores patagónicos que lo respaldaron y acompañaron en su reclamo. "El país necesita diálogo, consensos y respeto para salir de esta tremenda crisis", expresó.

En la misma línea, el gobernador santafesino, Maximiliano Pullaro, cuestionó la manera de proceder de Javier Milei. "La Argentina debe recuperar el diálogo y el respeto institucional. El progreso y el cambio que el país necesita se construye con firmeza, pero sin imposiciones", sostuvo y defendió a Torres a quien definió como "un gobernador que defiende con coraje los intereses de su provincia".

Pullaro también había firmado un comunicado conjunto de los mandatarios de Juntos por el Cambio en el que ratificaban su apoyo a su par de Chubut "en este duro momento por el que están pasando los chubutenses".

"El Gobierno nacional debe cumplir con la Constitución y enviar urgentemente los recursos coparticipables que le pertenecen a la provincia. No cumplir con la ley y los acuerdos entre Nación y provincias no afecta a los gobernadores sino a los 50 millones de argentinos que viven en las 24 jurisdicciones del país", afirmaron.

Además de Pullaro, el documento lleva la firma de Jorge Macri (CABA), Leandro Zdero (Chaco), Gustavo Valdés (Corrientes), Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Carlos Sadir (Jujuy), Alfredo Cornejo (Mendoza), Marcelo Orrego (San Juan) y Claudio Poggi (San Luis).

ACM con información de NA.

Anarcocapitalismo en la ciencia: el riesgo de lo irreversible

Anarcocapitalismo en la ciencia: el riesgo de lo irreversible

A partir del retorno a la democracia, uno de los principales obstáculos para el desarrollo científico-tecnológico de nuestro país ha sido la política pendular que llevaron adelante los gobiernos que se sucedieron desde 1983. Sin embargo, la irrupción de las concepciones anarcocapitalistas a partir de la asunción del presidente Javier Milei podría significar una verdadera ruptura de consecuencias irreversibles para la ciencia argentina.

A pesar de los esfuerzos realizados en algunos períodos, la democracia argentina no ha logrado revertir plenamente el proceso de destrucción de la ciencia que se inició en 1966 con la dictadura de Juan Carlos Onganía y la “Noche de los Bastones Largos”. Los gobiernos dictatoriales de los ’60 y de los ’70 habían conseguido interrumpir drásticamente un virtuoso proceso de crecimiento de la ciencia y la tecnología nacional, que tuvo su inicio junto al proceso de sustitución de importaciones e industrialización que comenzó a partir de la tercera década del siglo XX y se profundizó con el peronismo y el desarrollismo.

Esta dificultad del sistema democrático para recuperar plenamente nuestro potencial científico-tecnológico se debió, principalmente, a que cada uno de los intentos de fortalecer y jerarquizar la CyT por parte de gobiernos que lo consideraron vital para el modelo de desarrollo propuesto fue seguido por procesos de políticas neo-liberales que negaron el papel de la ciencia en el crecimiento del país y practicaron ajustes drásticos en el sector. 

De esta manera, los esfuerzos en la recuperación de la CyT que realizó Raúl Alfonsín con la designación de Manuel Sadosky a cargo de esta Secretaría y la normalización de las Universidades Nacionales fueron neutralizados en la década siguiente, en la cual el ministro de Economía Domingo Cavallo mandó a los científicos a “lavar los platos”. El proceso de fortalecimiento del aparato científico-tecnológico que ocurrió en la década kirchnerista y que implicó el aumento de los recursos, la incorporación y repatriación de numerosos investigadores y la creación del Ministerio, también fue seguido de un período (2016-2019) en el que la inversión disminuyó significativamente y donde el Ministerio fue degradado a nivel de Secretaría.

Los fuertes procesos de restricción presupuestaria hacia la CyT se comprenden aun con mayor claridad cuando se revisa la evolución histórica del porcentaje del PBI destinado al sector. Los gobiernos que aplicaron estrategias neoliberales coincidieron, a lo largo del tiempo, en la drástica reducción de la inversión estatal.

Hoy nos encontramos frente a una situación mucho más grave. El fortalecimiento institucional, legislativo y presupuestario que vivió la CyT en el período 2019-2023 corre el riesgo de desmoronarse en poco tiempo.

Más aún: el impacto de las políticas anunciadas por el presidente Javier Milei puede llevarnos a retrocesos irreversibles respecto de proyectos científicos y tecnológicos que significaron décadas de esfuerzos en áreas que son vitales para el desarrollo nacional. Entre ellas, se destacan la investigación espacial, nuclear, oceánica, los desarrollos en sistemas, los avances en biotecnología, nanotecnología y en Inteligencia Artificial, entre otros. 

La irreversibilidad del deterioro no sólo será producto de la paralización de los proyectos de investigación y desarrollo, sino también, y principalmente, del éxodo de muchos de nuestros mejores investigadores, que serán tentados por oportunidades de trabajo más atractivas en otras latitudes.

El anarcocapitalismo que profesa Milei no sólo comparte con las anteriores experiencias neoliberales la visión de un modelo socioeconómico que puede prescindir del desarrollo científico-tecnológico nacional –ya que está basado únicamente en la producción primaria, la liberación de los mercados y la especulación financiera- sino que va más allá. El actual Gobierno Nacional rechaza conceptualmente cualquier tipo de participación del Estado en la ciencia y tecnología. Esta idea llega al punto tal que, en plena campaña electoral, anunció su intención de privatizar el CONICET.

La propuesta de Milei para la ciencia se basa en los preceptos de la escuela austríaca de economía, que ha dedicado páginas a esta problemática. Uno de sus principales referentes, Murray Rothbard, planteó en su texto Ciencia, Tecnología y Gobierno (1959) que este área  “es únicamente función de la economía de libre mercado. Cualquier gobierno que se entrometa en esa función no puede sino distorsionar y obstaculizar la economía, perjudicar al funcionamiento eficiente y al desarrollo de la ciencia y la tecnología y sustituir la libertad individual por una coacción que nadie desea”. Años más tarde, Miguel Anxo Bastos lo complementó en su libro Sobre el Anarcocapitalismo (2018): “(...) en una sociedad como la que proponemos la ciencia sería financiada como en el pasado, a través de donaciones, cooperación con empresas, universidades y centros de investigación (...) no se puede conocer a priori cuánto se gastaría en ella, ni en qué áreas se invertiría, corresponde a los individuos y comunidades determinar esos parámetros”. 

Es evidente que no estamos sólo frente a un intento de ajuste y desfinanciamiento como los que hemos vivido en otras ocasiones. Estamos frente a una propuesta de abandono total del Estado de su responsabilidad frente al desarrollo científico-tecnológico.

A su vez, resulta necesario aclarar que la excusa del ajuste para lograr el equilibrio fiscal carece de sustento en lo que refiere a este sector. En la propuesta de presupuesto nacional 2024, presentada en el Congreso de acuerdo a lo que prescribe la Ley de Financiamiento, se proponía destinar a CyT el 0,39 % del PBI, el más alto en la historia argentina. Y, si tomamos el CONICET únicamente, estamos hablando de menos del 0,10% del PBI.

Queda a la vista que el ahogo presupuestario al CONICET y a la ciencia en el gobierno de Milei no tiene que ver con el ahorro de recursos, que representan un bajísimo porcentaje del total de inversión estatal en relación a otros sectores. Es la ejecución de una política que propone un país sin desarrollo ni soberanía, que tiende a que sea el mercado y no el Estado quien tenga la responsabilidad del desarrollo científico y la innovación tecnológica.

Como sostiene Mariana Mazzucato, la economista ítalo-americana recientemente citada por el Papa, en su libro El Estado Emprendedor: “sin un papel clave del sector público no se puede garantizar un crecimiento basado en la innovación” y, como enfatizó en su última visita a la Argentina en el año 2022: “Es imprescindible una fuerte articulación público-privada, si tenemos una inteligencia colectiva y una colaboración público-privada, se deberían repartir las recompensas”. Llama la atención que los países que el presidente Milei dice admirar y a los que aspira que Argentina imite, son aquellos en los que los Estados más invierten en CyT y trabajan virtuosamente en conjunto con el sector privado. Corea, Israel, EEUU, Irlanda, Alemania, Francia, etc. son ejemplos de este modelo de desarrollo.

Por último, es importante destacar que en los últimos años Argentina ha llegado a consensos importantes respecto del papel de la Ciencia y la Tecnología. Luego de importantes debates, el Congreso Nacional aprobó por unanimidad leyes históricas que promueven la inversión pública y privada y fijan objetivos sustantivos para la próxima década. La Ley de Financiamiento de la Ciencia, la Ley de Economía del Conocimiento, La Ley de Promoción de la bio y nanotecnología modernas y el Plan de Ciencia y Técnica Argentina 2030 son algunas de ellas. El desafío de todas las fuerzas democráticas que acompañaron estos proyectos y de todos los sectores académicos, empresariales y de trabajadores que participaron en su debate es estar junto a la comunidad científica y acompañar su reclamo por el cumplimiento de estas leyes. No se trata de una demanda sectorial, está en juego el futuro del país.

El autor fue ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación (2021-2023) y ministro de Educación, Ciencia y Tecnología (2003-2007).