Jose Sojo

Código Postal 7260

Noticias de Buenos Aires

Por la suba de casos, la Unión Europea sacó a la Argentina de la lista de países desde los que se puede viajar sin restricciones

Por la suba de casos, la Unión Europea sacó a la Argentina de la lista de países desde los que se puede viajar sin restricciones

La Unión Europea eliminó a la Argentina, Australia y Canadá de la lista de países del bloque desde los que se pueden viajar sin restricciones, por la alta cantidad de casos de coronavirus, ante el avance global de la variante ómicron.

La Argentina había sido incorporada el 29 de octubre a la nómina de “naciones seguras” para viajar por la situación epidemiológica.

El Consejo de la UE anunció en un comunicado que tomó la decisión “tras una revisión en el marco de la recomendación sobre el levantamiento gradual de las restricciones temporales a los viajes no esenciales a la UE”.

El organismo actualizó “la lista de países, regiones administrativas especiales y otras entidades y autoridades territoriales para los que deben levantarse las restricciones de viaje” y mencionó que la Argentina “Australia y Canadá fueron eliminados de la lista”.

La UE comunicó que “los criterios para determinar los terceros países para los que se debe levantar la actual restricción de viaje se actualizaron el 20 de mayo de 2021″.

Explicaron que los criterios “cubren la situación epidemiológica y la respuesta general al COVID-19, así como la confiabilidad de la información y las fuentes de datos disponibles”.

El consejo de la UE comunicó que “sobre la base de los criterios y condiciones establecidos en la recomendación, a partir del 17 de enero de 2022, los Estados miembros deben levantar gradualmente las restricciones de viaje en las fronteras exteriores para los residentes de los siguientes terceros países”:

El Consejo de la UE aclaró que los cambios en la lista “tienen en cuenta los posibles riesgos que plantean las nuevas variantes al establecer un mecanismo de freno de emergencia para reaccionar rápidamente ante la aparición de una variante de interés o preocupación en un tercer país”.

Desde el organismo europeo mencionaron que la recomendación del Consejo “no es un instrumento jurídicamente vinculante” y que “las autoridades de los estados miembros siguen siendo responsables de implementar el contenido de la recomendación”.

Aclararon que “un Estado miembro no debe decidir levantar las restricciones de viaje para terceros países no incluidos en la lista antes de que se haya decidido de manera coordinada”.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) autorizó hasta el momento cinco vacunas contra el coronavirus: BioNTech/Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Janssen y Novavax. 

La EMA todavía no autorizó la inmunización rusa Sputnik V, de la que advirtió que le faltan algunos datos necesarios para la revisión.

FS

Varios países europeos optan por la vacunación obligatoria ante la variante ómicron

Varios países europeos optan por la vacunación obligatoria ante la variante ómicron

Varios países europeos optaron ya por implantar la vacunación obligatoria para las actividades sociales y de ocio como vía para luchar contra la variante ómicron, que ha disparado los contagios y tensionado algunos sectores económicos por el incremento de bajas laborales.

Si bien el Gobierno francés prefirió evitar la obligación de vacunarse, impone en su lugar un certificado de vacunación que será necesario para muchas actividades de la vida social desde finales de esta semana, una vez que entre en vigor una nueva ley adoptada definitivamente por el Parlamento ayer domingo.

Con esa ley, habrá que demostrar tener la pauta completa de vacunación (lo que incluye la dosis de refuerzo siete meses después de las dos primeras inyecciones) para ir a un bar, un restaurante, al cine, a un espectáculo o a un estadio, pero también para utilizar los transportes públicos de largo recorrido (autobuses, trenes, aviones o barcos).

Uno de los países europeos con las medidas más estrictas en materia de vacunación, Italia introdujo la obligación para los mayores de 50 años desde el pasado 7 de enero, una medida que se consensuó con dificultades entre las distintas fuerzas políticas que apoyan al Gobierno de Mario Draghi.

Además, desde el 10 de enero se pide la pauta completa o haber superado la enfermedad para acceder prácticamente a todas las actividades, desde el ocio hasta los medios de transporte, incluidos metro y autobuses, mientras que en el terreno laboral los menores de 50 años aún no tienen que estar vacunados para ir a trabajar, excepto categorías como fuerzas del orden, personal escolar y sanitarios.

Alemania aprobó en diciembre un proyecto de ley del gobierno de Olaf Scholz que impone la vacuna obligatoria en sectores laborales sensibles, como geriátricos o sanitarios. Planteaba plazos largos hasta hacerse efectiva la medida, hasta marzo, en atención al periodo preciso para tener la pauta completa.

En paralelo, Scholz insiste en la necesidad de implantar la vacuna obligatoria de modo general. Sin embargo, desde su gobierno se no ha presentado aún el correspondiente proyecto de ley. El propósito del canciller es que la regulación se apruebe con el máximo respaldo parlamentario, independientemente de la disciplina partidaria.

Alrededor de 300.000 griegos mayores de 60 años se verán obligados a pagar una multa de 50 euros por no vacunarse ni cerrar una cita para hacerlo, ya que este lunes venció el plazo que el Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis había dado en noviembre a este grupo de edad para que se inocule contra el coronavirus.

La multa será solo de 50 euros para enero, ya que la medida entró en vigor a mediados del mes, pero a partir de febrero los mayores de 60 años que sigan sin ponerse la inyección pagarán una multa de 100 euros por cada mes que sigan sin hacerlo.

Austria fue el primer país de Europa en anunciar una vacunación obligatoria para todos los mayores de 18 años, que empezará a aplicarse a partir del 1 de febrero, con la amenaza de una multa máxima de 3.600 euros por año.

La medida, anunciada el pasado 19 de noviembre, ha generado varias protestas multitudinarias desde entonces, y ha sido respaldado por cuatro de las cinco formaciones con representación parlamentaria, todas salvo la ultraderecha.

República Checa decretó la vacunación obligatoria de ciertos empleados públicos, como sanitarios, soldados, asistentes sociales y policías, así como los mayores de 60 años, que deberían recibir el suero antes del 28 de febrero.

Esta medida, decretada en diciembre por el anterior gobierno de populistas y socialdemócratas, será revisada en febrero, cuando se espera la aprobación de un plan de vacunación no obligatorio "semejante al de la gripe", avanzó el nuevo titular de Sanidad, Vlastimil Válek.

El Tribunal Constitucional esloveno suspendió a finales de septiembre una normativa que exigía estar vacunado o haber pasado el coronavirus si se deseaba trabajar de forma presencial en oficinas públicas.

Esa normativa adoptada por el Gobierno del primer ministro de derechas, Janez Jansa, debía entrar en vigor el 1 de octubre y fue recurrida por el Sindicato de Policías de Eslovenia, al considerar que se trataba de una vacunación obligatoria encubierta.

Con información de EFE.

IG

El Ministerio de Salud evalúa exigir el pase sanitario para ingresar a los estadios de fútbol

El Ministerio de Salud evalúa exigir el pase sanitario para ingresar a los estadios de fútbol

La secretaria de Acceso a la Salud, Sandra Tirado, convocó en las últimas horas a "seguir vacunándose" ante el actual brote de la variante ómicron de coronavirus, y señaló que se está estudiando la aplicación del "pase sanitario" para el acceso a las canchas cuando se reanude el fútbol local.

"A fin de mes podría empezar a bajar, aunque es difícil predecir este virus. No debemos instalar la idea de que esto ya se está terminando. Hay que seguir vacunándose", dijo la funcionaria nacional a Radio 10 respecto del actual brote de la variante ómicron de coronavirus.

"Estamos en una situación con muchos casos diarios. Estamos cursando la tercera ola de la ómicron que tiene un comportamiento distinto a las otras variantes. Pero estamos con otra situación por las vacunas", agregó.

"Tenemos 75% de la población con dos dosis aplicadas, igualmente el mensaje es que la pandemia sigue. Seguramente el virus va a pasar a ser endémico pero para eso todavía falta", añadió, al tiempo que señaló: "están aflojando las grandes colas de testeos".

Asimismo Tirado advirtió que "tenemos que extremar las medidas de cuidado, si bien las evoluciones son leves pero al tener esta cantidad, la posibilidad de que haya casos graves también es mayor".

Por otra parte, sostuvo que "con la transmisión que tiene este virus, el uso de barbijo es esencial y necesitamos evitar los eventos masivos".

"El mensaje tiene que seguir siendo que la pandemia está. No es un virus que tenemos que dejar de pensar que es grave. Seguramente el virus en algún momento será endémico, pero para eso todavía falta", consideró.

"Hacía fin de mes empezaría a bajar la cantidad de casos si se repite lo sucedido en los demás países (...) Entre la cuarta y quinta semana se estabiliza y empieza a disminuir. Estaríamos cursando la cuarta semana aunque seguiríamos con suba de casos", agregó.

Respecto a la reanudación del fútbol local y los eventuales controles en los accesos a las canchas, Tirado expresó que "tiene que ver con la obligatoriedad del pase sanitario para quienes concurran y tengan su esquema de vacunación completa. Se está terminando de definir para ver si va a ser así, o si va a haber aforos".

El fútbol "es un lugar donde se puede realizar el control del pase sanitario, a diferencia de fiestas o la playa, donde como siempre hay que apelar a la conciencia individual, concluyó.

Con información de agencias.

IG

Se canceló la reunión por el FMI entre Guzmán y la oposición, y en JxC acusan al Gobierno de esconder un "ajuste"

Se canceló la reunión por el FMI entre Guzmán y la oposición, y en JxC acusan al Gobierno de esconder un

Finalmente no habrá cumbre entre el ministro Martín Guzmán y Juntos por el Cambio por la negociación con el FMI. Pactada entre el gobernador radical Gerardo Morales y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, a modo de encauzar un diálogo entre el oficialismo y la oposición de cara a la dura discusión que tiene el Gobierno con el Fondo, la reunión que iba a desarrollarse mañana por la tarde en el Congreso se canceló y la oposición acusó a la Casa Rosada de aceptar un ajuste presupuestario por parte del Fondo.

“Guzmán no quiere dar cuenta del ajuste que pactó con el Fondo”, recogió elDiarioAR del mandatario jujeño, echando por tierra cualquier posibilidad de que se retomen las conversaciones en las próximas horas. 

El cónclave había sido confirmado la semana pasada por el propio gobernador y presidente de la UCR, y las condiciones en las que se iba a dar –en el ámbito del Parlamento y con la presencia de los jefes de bloque de JxC– habían hecho que también se sumara al convite el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. 

Sin embargo, desde el Gobierno nunca había sido oficializado y el viernes pasado se especuló con que podría realizarse en el Palacio de Hacienda, en vez del Congreso. Pero este lunes se supo que la agenda del ministro Guzmán el martes sería otra: tiene previsto viajar a San Juan para acompañar al presidente Alberto Fernández y al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. “No hay nada por ahora”, decían voceros del funcionario sobre la reunión con la oposición. Y finalmente no habrá nada.

La noticia cayó como un baldazo helado en la oposición, que analiza por estas horas reunirse en la Mesa Nacional para dar una respuesta unificada al Gobierno. “Estamos desconcertados. Es surrealista”, expresó a este medio un habitué del Congreso del radicalismo. Y tirándole la pelota a la Casa Rosada, argumentó: “Morales tenía el compromiso de que se hiciera, pero pareciera que lo dejaron en banda”, una frase que explicaría el enojo on the record del mandatario provincial.

Mario Negri dio a conocer su posición desde su cuenta de Twitter. "Un final anunciado. El ministro de Economía y el Gobierno sólo querían una reunión con la oposición para que los aplaudieran, sin informar nada. Están jugando con el futuro de los argentinos y de continuar así encaminan al abismo a todo el país", escribió el radical y diputado cordobés.

Es que la concreción de la reunión no solo era una señal hacia el oficialismo, que encarnado por Massa habría aceptado firmar una tregua con la oposición –luego del desplante a la exposición en el Museo del Bicentenario hace dos semanas– para mostrarle al FMI cierto consenso político a nivel país. Sino también puertas adentro de JxC ya que cualquier tipo de diálogo con el kirchnerismo avivaba las diferencias entre el sector moderado –las “palomas”, al que pertenecen Morales y Larreta– y los intransigentes –los “halcones”–referenciados con en Patricia Bullrich y Mauricio Macri.

La grieta cambiemita quedó expuesta en los últimos días a la luz de los medios. En el raid de entrevistas que ofreció el alcalde porteño durante el fin de semana se mostró a la expectativa del encuentro con el titular del Palacio de Hacienda. “Vamos a ir a escuchar”, había dicho Morales, luego de argumentar que como fuerza política que tomó la deuda en la gestión anterior, tenían la responsabilidad de acompañar al gobierno nacional en la negociación. Por su parte, Bullrich, que ya le había  cuestionado a Morales sus críticas internas, admitió las discusiones en una entrevista a La Red: “En el peronismo se matan entre ellos, en Juntos tenemos una alianza con algunos debates, pero nadie se fue. Sin duda que tuvimos problemas”.

La cumbre Guzán-JxC ya se había pospuesto en un primer momento, cuando Massa tuvo que aislarse la semana pasada por ser contacto estrecho de Covid-19 y se llamó a silencio. De hecho, aún no piso Diputados y recién lo haría en los próximos días. Y con la Casa Rosada enfrascada en la ola de calor y los cortes de luz, los únicos dirigentes que hablaban sobre la cumbre fueron los opositores. 

Sin embargo, había trascendido que el ministro de Economía no solo estaría acompañado por el titular de la Cámara baja en la cumbre con la oposición, sino también por el diputado Máximo Kirchner –que estaba terminando sus vacaciones– y el senador José Mayans. Por eso en el oficialismo no parecen hacerse cargo de una cumbre que nunca se confirmó más allá de los medios. “No tuve novedades –expuso desentendido un vocero que frecuenta la presidencia de Diputados–, la actividad en la Cámara se reinicia esta semana de a poco”.

MC

"Vamos a tirar todos los días de la piola hasta el último momento", confiesan negociadores argentinos ante el FMI

"La diferencia entre lo que plantea el Fondo y el Gobierno argentino es esencialmente un programa de ajuste de gasto real versus un programa que le dé continuidad a esta recuperación fuerte de la economía", explicó hace dos semanas y por primera vez de forma explícita el ministro de Economía, Martín Guzmán, el desacuerdo que por ahora persiste en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitar en marzo un impago del préstamo récord que tomó el gobierno de Mauricio Macri en 2018. "Lo que intenta hacer el Fondo Monetario, una vez más, es imponernos un programa y ahí no estamos de acuerdo”, agregó el lunes pasado Alberto Fernández, que antes de Navidad había participado sonriente de una videollamada con la directora gerenta del FMI, la búlgara Kristalina Georgieva. ¿Qué ocurrió en el medio?

"Nosotros tenemos que tirar todos los días de la piola hasta último momento", explica una de las principales espadas del Frente de Todos la estrategia de negociación. Hace unos meses sostenía que el acuerdo era inminente, pero ahora apuesta a que llegará sobre la hora para impedir el impago porque la Argentina, sobre todo por presión de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quiere ajustar lo menos posible. "Esto es una negociación, no es como hizo Macri. Nosotros ni al alquiler la carpa negociamos blando", agrega el referente en onda playera.

Esta semana se retomaron las negociaciones técnicas virtuales entre el FMI y el Gobierno, incluida una teleconferencia sobre la inflación de la que participaron el viernes Guzmán y el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti. La conversación sirvió para que Feletti le explicara al staff del Fondo que se pasó del congelamiento de Precios Cuidados a un acuerdo voluntario que implica alzas del 2% mensual en 1.300 alimentos, bebidas y productos de higiene, y que esta política no es la única herramienta contra la inflación sino que se complementa con la fiscal, la monetaria y la cambiaria, entre otras para atacar un problema que el Ejecutivo considera multicausal. El propio organismo aceptó este enfoque y apoyó la concertación de precios en sucesivos comunicados de prensa a lo largo de 2021. "Si sigue discutiendo letra fina del acuerdo, a pesar de lo que se ve", comentan negociadores.

Pero más allá de lo técnico, el Gobierno apuesta a la negociación política. Por eso, este viernes se reunió Guzmán con el canciller Santiago Cafiero, que mañana, martes, visitará en Washington a su par norteamericano, Antony Blinken. Se busca convencer al secretario de Estado estadounidense de que dé un apoyo estratégico al acuerdo más allá de la presión del asesor del Tesoro de su país, el ortodoxo David Lipton, que aboga por que el pacto se defina por criterios técnicos rigurosos. Lipton rechaza que sea un pacto político como el que impulsó el antecesor del demócrata Joe Biden, el republicano Donald Trump, a favor de Macri.

Y como para que Estados Unidos y la Unión Europea perciban la advertencia velada de la Argentina de que sin convenio con el FMI puede terminar recurriendo al auxilio de China y Rusia, el Presidente anunció esta semana que viajará a principios de febrero a ver a su par ruso, Vladimir Putin, en Moscú, y al chino Xi Jinping en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing. A los diplomáticos occidentales les desconcierta que la Argentina de los Fernández no se terminen de alinear con uno u otro lado del mundo, presionan para decantarla hacia su costado, entienden a regañadientes que el país necesita por razones económicas de las relaciones multilaterales, pero no les gustan. Ese juego de poderes se dirime también en el directorio del FMI, donde Estados Unidos cuenta con el 16,5% de los votos, seguido por Japón (6,1%), su rival China (6%), Alemania (5,3%), Francia y Reino Unido (4% cada uno), Italia (3%), India (2,6%) y Rusia (2,5%). Estados Unidos, Japón y Alemania se encuentran entre los más duros con la Argentina, al tiempo que Francia aboga por mayor flexibilidad y China suele permanecer silenciosa en el directorio del organismo.

En una conversación privada, el director argentino ante el FMI, Sergio Chodos, confesó hace medio año que la negociación iba a terminar cerrándose antes del vencimiento de deuda del 21 de marzo "porque la fuerza de la gravedad va a empujar el acuerdo, no porque se encuentre la cuadratura del círculo". Los fondos de inversión de Wall Street consideran que ni a la Argentina le conviene un impago que tensione su situación financiera y cambiaria ni al Fondo le viene bien que su principal acreedor no le abone. De todos modos, si dentro de dos meses no hay pacto, las conversaciones pueden extenderse otros dos sin caer formalmente en el impago.

Según el convenio constitutivo del Fondo, si un miembro no abona a tiempo, se le envía una nota urgiendo a que lo haga. Pasadas dos semanas, se notifica al representante de ese país, en este caso, Chodos, sobre la gravedad de la situación. Recién un mes después de que la obligación ha quedado impaga, el director gerente, en este caso, Georgieva, informa al directorio. A las cinco semanas de atraso, advierte al país en cuestión de que si no paga, en dos semanas la cuestión será elevada a los directores. Dos meses después de la obligación impaga, emite una queja formal y lleva el tema al directorio, que lo trata a los tres meses. Pasado ese trimestre, se publica una declaración haciendo constar la situación. Y al poco tiempo se le corta al país el acceso a los derechos especiales de giro (DEG). Claro que la falta de acuerdo ya genera creciente tensión financiera, que se manifiesta en la caída en el precio de los bonos y en un recalentamiento de los tipos de cambio paralelos.

AR