Sierras Bayas

Código Postal 7403

Noticias de Buenos Aires

Alerta por el frío extremo: Buenos Aires vive otra mañana helada y la sensación térmica llegó a 12 grados bajo cero en Santa Fe

  • El Servicio Meteorológico Nacional emitió alertas rojas en 10 provincias.
  • En CABA el termómetro marcaba valores cercanos a -1° antes de las 8. Venado Tuerto fue el punto más frío del país, con -12° de ST.

Noticias de Buenos Aires

Caputo prevé una inflación de junio por debajo del 5%, anticipó cambios en el Impuesto PAIS para septiembre y negó una devaluación

Caputo prevé una inflación de junio por debajo del 5%, anticipó cambios en el Impuesto PAIS para septiembre y negó una devaluación

El ministro de Economía, Luis Caputo, afirmó que “estamos en etapa de recuperación”, anticipó que del cepo se irá saliendo por etapas, y confió en que la inflación de junio se ubicará por debajo de 5%.

“Estamos en etapa de recuperación. Ya empieza a haber signos de recuperación. Todas las cámaras me dicen que ya ven claros indicios de recuperación”, señaló el ministro.

El funcionario subrayó que “están dadas todas las condiciones para que la recuperación se acelere”. Además, en declaraciones a radio Mitre, afirmó que “más importante que salir rápido del cepo es salir bien” y sostuvo que “se irá saliendo por etapas”. En su análisis añadió que “el tipo de cambio libre va a ir a converger al oficial por un tema de escasez y ese va a ser un momento más indicado para salir del cepo”.

“No se puede poner una fecha a la salida del cepo porque los actores van a especular y eso le va a jugar en contra al país. Por eso la decisión es ir levantando capas gradualmente”, agregó.

En ese sentido, Caputo adelantó que desactivará “la bomba de los puts que sumaban aproximadamente 18 billones y que eran otras tres bases en potencial emisión”.

“Que no haya emisión espuria por déficit o la brutal emisión por intereses de pasivos remunerados es un cambio de reglas fuertísimo. Todos sabemos el daño que ha hecho la emisión en Argentina”, insistió el jefe del Palacio de Hacienda.

El ministro aprovechó nuevamente la oportunidad para negar la posibilidad de una devaluación.

“Venimos a cambiar esa conducta de creer que se gana competitividad devaluando, eso lo ha hecho Argentina toda la vida y así nos fue”, enfatizó.

Acerca de la inflación expresó su deseo que el INDEC informe mañana una variación menor a 5% para junio y que la inflación núcleo “debería empezar con 3”.

Sobre la evolución del tipo de cambio Caputo señaló que “de acá a diciembre, si vos querés especular y comprar dólares, probablemente los vas a tener que vender para pagar impuestos. El tipo de cambio libre va a ir a converger al oficial por un tema de escasez y ese va a ser un momento más indicado para salir del cepo”.

Caputo calificó a la relación con el FMI como “buenísima” e insistió en sostener que “estamos empezando a hablar del nuevo acuerdo para este año”.

Consultado sobre la suba de tarifas indicó que es “tiene una sintonía fina entre reducción de subsidios e inflación. La prioridad es bajar la inflación y hoy ya no hay razones macroeconómicas para que haya inflación”.

Las palabras de Caputo generaron la reacción del presidente Javier Milei en redes sociales: “Esto sí que pondrá muy nerviosos a los econochantas que hablaban de un rango del 5,5% al 6,5%... frente a la pifia seguro que van a empezar con el debate de los decimales y dejarán de lado el tema tarifas...Recomiendo que a estos chantas les relean los informes de diciembre”, sostuvo el mandatario.

Las frases destacadas de la entrevista a Caputo

  • Estamos en etapa de recuperación, salimos de terapia intensiva.
  • Que hayamos logrado salir de terapia intensiva sin haber estallado en crisis y que hoy a seis meses de haber asumido estemos hablando de créditos hipotecarios en vez de hiperinflación nos pone contentos.
  • Ya empieza a haber signos de recuperación. Todas las cámaras me dicen que ya ven claros indicios de recuperación.
  • En junio creció 18% la producción y venta automotriz, es un número fuerte.
  • Están dadas todas las condiciones para que la recuperación se acelere.
  • Que no haya emisión espuria por déficit o la brutal emisión por intereses de pasivos remunerados es un cambio de reglas fuertísimo. Todos sabemos el daño que ha hecho la emisión en Argentina.
  • Más importante que salir rápido del cepo es salir bien.
  • Vamos a desactivar otra bomba, la de los puts que sumaban aproximadamente 18 billones, que eran otras tres bases en potencial emisión.
  • Venimos a cambiar esa conducta de creer que se gana competitividad devaluando, eso lo ha hecho Argentina toda la vida y así nos fue.
  • Espero que mañana la inflación dé debajo de 5%. La inflación núcleo debería empezar con 3.
  • Al tener controlada la emisión montería, todo el superávit primario que tenemos es absorción de pesos.
  • Todos los meses retiramos del mercado casi 1,5 billón de pesos.
  • En la competencia de monedas que habla el Presidente, la moneda fuerte va a ser el peso.
  • De acá a diciembre, si vos querés especular y comprar dólares, probablemente los vas a tener que vender para pagar impuestos. El tipo de cambio libre va a ir a converger al oficial por un tema de escasez y ese va a ser un momento más indicado para salir del cepo.
  • La relación con el Fondo es buenísima. El programa monetario lo recibió con beneplácito y lo avaló en 48 horas. Estamos empezando a hablar del nuevo acuerdo para este año.
  • Tarifas es una sintonía fina entre reducción de subsidios e inflación.
  • La prioridad es bajar la inflación. Hoy ya no hay razones macroeconómicas para que haya inflación.
  • Las jubilaciones desde que asumimos crecieron un 4,8% en términos reales.
  • Las jubilaciones con Milei le ganaron a la inflación.
  • El dólar desde que asumimos subió apenas 16%. En el gobierno anterior a esta misma fecha el dólar había subido 160%.
  • Cuando pasa con un gobierno peronista pasa desapercibido y cuando pasa en un gobierno no peronista te agitan crisis.
  • El blanqueo ya estamos a punto de reglamentarlo.
  • El empleo se va a recuperar en la medida en que se recupere la economía, y eso ya empezó a pasar.
  • A pesar de pagar los aguinaldos, junio va a ser otro mes de superávit.
  • Venimos acá a bajar la inflación y bajar los impuestos.
  • La baja del Impuesto País va a tener un impacto en inflación clarísimo a la baja.
  • No se puede poner una fecha a la salida del cepo porque los actores van a especular y eso le va a jugar en contra al país.
  • Por eso la decisión es ir levantando capas gradualmente.

Con información de agencias.

IG

La eyección de Vilella empoderó a Juan Pazo, virtual "vice" de Caputo en Economía

La eyección de Vilella empoderó a Juan Pazo, virtual

El ministro Luis Caputo consolida su poder al interior del Ministerio de Economía. La eyección de Fernando Vilella de su cargo al frente de la ahora ex Secretaría de Bioeconomía, área que volverá a su tradicional denominación de Agricultura, Ganadería y Pesca, tuvo como principal finalidad estrechar todavía más el vínculo de la cartera económica con el campo, en tiempos en que los dólares lejos están de sobrar. Su reemplazante será Sergio Iraeta, hasta ayer subsecretario de Producción Agropecuaria y Forestal, un hombre de plena confianza de quien ostenta en la práctica el rol de “vice” de “Toto” puertas adentro del ministerio: su actual secretario Coordinador de Producción, Juan Pazo.

El ascenso de Iraeta en el esquema ministerial implica el final de un proceso que comenzó en febrero pasado, cuando Caputo decidió intervenir a través de Pazo el área que rige el ida y vuelta del oficialismo con el sector agropecuario. Lo designó en ese momento como secretario de Planeamiento y Gestión para el Desarrollo Productivo y de la Bioeconomía.

Pazo está rodeado de conflictos de intereses, tal como reveló una investigación de elDiarioAR. Fue CEO del grupo dueño de las marcas de indumentaria Rapsodia, Caro Coure y Baby Cottons, entre otras y fundó en 2020 la empresa Invernea, un grupo de fondos de inversión en ganado vacuno y otras inversiones del agro. Mantiene lazos familiares con el flamante secretario, que también se desempeña como productor ganadero. Domingo Iraeta, hermano del funcionario, está casado con Dolores Helguera, hermana de Josefina Helguera, la esposa de Pazo y reconocida empresaria textil.

Juan Pazo, secretario de Industria y Desarrollo Productivo de la Nación.

Vilella había regresado de un viaje por China, Japón y Corea esta semana, pero de inmediato fue desplazado de su puesto. La decisión estaba tomada hace días. Se postergó para evitar el papelón de suspender la gira asiática del ahora malhadado exsecretario, que había llegado al Gobierno de la mano del exjefe de Gabinete Nicolás Posse. “Tal vez Fernando no podía alinear algunos objetivos con los que tenía el ministerio, y simplemente se busca eso: que cada funcionario esté alineado con los objetivos centrales que tenemos”, justificó este miércoles el vocero presidencial Manuel Adorni en su conferencia de prensa matutina, en la que también indicó que “lo que se busca” con la elección de Iraeta “es tener más cercanía todavía con los productores”.

Desde principios de año que Caputo delegó en Pazo la coordinación del área con el objetivo de controlar lo máximo posible su dinámica, clave en la relación con el sector de la economía que mayor cantidad de dólares genera. Ahora, el ingreso de Iraeta marca el definitivo alineamiento con el programa económico de “Toto” y despeja cualquier atisbo de autonomía que podía persistir. Pese a que Vilella hace tiempo que había resignado tener mayor injerencia en las decisiones cotidianas, a partir de ahora ya no quedan riesgos de que dentro de la cartera haya voces disidentes de lo que pueda definir el ministro.

El ministro de Economía de Argentina, Luis Caputo

En los últimos tiempos, fueron las propias entidades agropecuarias las que incluso comenzaron a ver de reojo a Vilella. Según pudo saber elDiarioAR, durante una reunión que mantuvo Caputo con dirigentes de la Sociedad Rural la semana pasada en el Ministerio de Economía, el titular de la entidad, Nicolás Pino, le deslizó al ministro Caputo su malestar con la noción de bioeconomía, la misma que rigió hasta este miércoles los principales lineamientos de la secretaría que ahora encabezará Iraeta. El pedido de Pino fue, básicamente, que el área recuperara su nombre original.

Pero la relación con el campo no fue el único problema con el que debió lidiar Vilella. Hace meses que el ejército de trolls que tiene base en el Salón de los Próceres en Casa Rosada lo había puesto como blanco de sus ataques virtuales. Sin ir más lejos, Daniel Parisini, mejor conocido como @GordoDan, comenzó a hostigarlo luego de que el ahora exfuncionario le diera “me gusta” a un posteo del senador radical Martín Lousteau en el que criticaba la falta de acción del Gobierno ante la epidemia de dengue. “@vilellafer a partir de mañana no te quiero ver más en tu puesto de trabajo”, fue el mensaje enviado en marzo, que luego se replicó en otras publicaciones. Luego se supo que el propio Vilella se comunicó con el vocero Manuel Adorni para disculparse por lo sucedido, en un intento por evitar una eventual represalia.

Fueron varios movimientos en la estructura del Ministerio de Economía que paulatinamente le restaron capacidad de maniobra a Vilella. De hecho, el primero en degradar el otrora Ministerio de Agricultura a secretaría fue el Frente de Todos, en septiembre de 2022, por decisión del exministro de Economía Sergio Massa. Una vez en el poder, Javier Milei fue un paso más allá y decidió cambiarle el nombre a Bioeconomía. En febrero, Caputo designó a Pazo como virtual “interventor” del área y preparó el terreno para, cinco meses más tarde, colocar a un Iraeta al frente de la secretaría que hasta este miércoles encabezaba Vilella, ya completamente subordinada a los lineamientos de la cúpula ministerial.

PL/MG

La miopía federalista: los Trenes Argentinos no son un tema sólo “porteño”

La miopía federalista: los Trenes Argentinos no son un tema sólo “porteño”

Vivimos en un país donde Trenes Argentinos es visto, vaya paradoja, como un “problema porteño”. Donde en medio siglo se pasó de una de las redes ferroviarias más grandes del mundo a estar a punto de perderla y que a nadie se le mueva un pelo. ¿Cómo llegamos a que el ferrocarril que permitió desarrollar economías locales ante una capital acaparadora sea hoy antónimo de federal y motivo de interés cero?

Ante todo, una aclaración importante. En estos discursos sobre el ferrocarril suele darse un reduccionismo doble: se toma la parte por el todo (“Ciudad de Buenos Aires” por “Área Metropolitana de Buenos Aires”, que incluye al GBA) y el todo por la parte (“la Argentina” por el mal llamado “Interior”). Dos sinécdoques que se transforman en grieta de distintas maneras. 

Una es olvidar un dato clave y básico: los trenes conectan pasajeros y cargas a nivel nacional. La otra, muy de moda en redes sociales, es responder al plan de privatizar los ferrocarriles con dos reacciones, ambas negativas. Una es la mera apatía, porque “qué querés si el servicio es pésimo”. La otra es, ante la posible pérdida de ciertas líneas, expresar una suerte de Schadenfreude, palabra alemana para la alegría por la desgracia ajena, en este caso metropolitana.

“En el resto del país está la idea de que los trenes son un privilegio del AMBA –me apunta Galileo Vidoni, especialista en Política y Planificación del Transporte (UNSAM), con quien suelo debatir estos temas–. En cierta manera, que los trenes paguen el pato del ajuste es una forma de que el AMBA lo pague, porque se ve como algo que este tendría a costa de otras regiones”.

La forma más grave de este desinterés es la ausencia de la cuestión ferroviaria en la agenda pública en general y la legislativa en particular. Cuando se discutió la Ley Bases, casi nadie habló de los ferrocarriles: los legisladores los dejaron fuera de la lista de empresas públicas que pidieron preservar de la privatización, en la que sí incluyeron Aerolíneas Argentinas (clave en los vuelos a sus provincias) y Correo Argentino (porque la medida implicaba el cierre de sucursales en las localidades que les dan conectividad). Casi nada se dijo de Trenes Argentinos.

El Ejecutivo tampoco se hace cargo. Los trenes metropolitanos están borrados de la agenda de la Ciudad de Buenos Aires, excepto para reconducir el tránsito vehicular por debajo o por encima de las vías. De hecho, dos estaciones ferroviarias porteñas (Villa Crespo y La Paternal del Ferrocarril San Martín) permanecieron cerradas media década sin demasiada trascendencia. Y jamás se puso en marcha una autoridad metropolitana que se haga cargo del AMBA como tal, por lo que la cuestión queda librada a su suerte más que nunca.

Por qué Trenes Argentinos no es una cuestión meramente del AMBA

En primer lugar porque, en transporte de pasajeros, se unen localidades de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán. Además, hay trenes regionales en las provincias de Chaco, Córdoba, Entre Ríos, Neuquén, Salta, Santa Fe y Santiago del Estero. También uno que conecta Posadas con la ciudad paraguaya de Encarnación. 

En segundo lugar, el AMBA no es la única área metropolitana en la Argentina: en el país hay ocho más. De ellas, cuatro cuentan con servicios ferroviarios que las cubren total o parcialmente. Es el caso del Gran Mendoza, con su tren ligero Metrotranvía; el del Gran Rosario, con trenes entre Rosario y Cañada de Gómez; el del Área Metropolitana de Neuquén, con el Tren del Valle que une la capital provincial con Plottier (y, hasta hace dos años, con Cipolletti); y el del Gran Córdoba, con el Tren de las Sierras - Metropolitano.

En tercer lugar, sin trenes no hay desarrollo nacional posible. La red ferroviaria nacional conecta zonas de producción con puertos y centros de consumo. Traslada productos agrícolas, áridos, madera, azúcar, cemento, carbón, bebidas, metales, minerales y un largo etcétera. Opera a lo largo de 16.000 kilómetros, casi cuatro veces la extensión de la red de pasajeros.

La eficiencia y el costo de ese transporte ferroviario impactan directamente en la economía nacional. Un estudio del Banco Mundial de octubre del año pasado demuestra que, si se modernizara el Belgrano Cargas y su infraestructura asociada, podrían duplicarse los volúmenes transportados en el Noroeste argentino y así multiplicarse por ¡32! las exportaciones de litio y cobre

Por qué se cree que Trenes Argentinos es una cuestión meramente del AMBA

Después de lo anterior, me pregunto de dónde surge la concepción de que los trenes son un problema que no atañe al país sino sólo a una parte. De dónde nació esa falsa dicotomía entre Trenes Argentinos y Aerolíneas Argentinas, y el supuesto “mayor federalismo” de la segunda, una idea que termina validando a los que buscan dividir y reinar. 

¿Hay una reedición, con matices, de cierto resentimiento hacia el “centralismo porteño”? ¿Son las deficiencias del servicio? ¿Es lo limitado de la red ferroviaria actual? Creo que opera todo eso y, últimamente, sobre todo, el sentimiento nacido de la injusta disparidad en las tarifas de transporte público a lo largo y ancho del país, que este último semestre se redujo para inmediatamente volver a ampliarse. En cualquier caso, todo lo que menciono en este párrafo se resuelve con más Estado y no menos. 

Es cierto que la red ferroviaria está más concentrada en el AMBA, mientras que el resto del país recibe menos inversión. Más allá de que cierta concentración es entendible en un Área Metropolitana donde vive casi un tercio del país (30,37%), ¿no debería en cualquier caso exigirse más para el resto, en lugar de menos para el AMBA? 

Somos el tercer país en Sudamérica en haber desarrollado ferrocarril. Llegamos a tener 47.000 kilómetros de red ferroviaria en los cincuenta. Hoy Trenes Argentinos está sujeta a “privatización o concesión”, tres décadas después de que un plan similar fracasó. Pasamos de comprar coches, revivir ramales y renovar vías, a que se analice implementar un Metrobus sobre la traza del Ferrocarril Belgrano Norte

Lo que se pierde de vista con esta miopía es que todo el país paga las consecuencias del desguace ferroviario y a la vez termina justificándolo. La carga será demasiado pesada para generaciones futuras. Como en un partido trabado, las chances de meter un gol son pocas, a veces únicas. Apostar a que volvamos a meter uno, es decir, a que nuevamente en un futuro hagamos un sistema ferroviario de cero no puede ser una opción en un país golpeado como el nuestro.

KN/DTC

Movilidad social descendente: un casino en cada casa

Movilidad social descendente: un casino en cada casa

Ayer nos emocionamos con dos golazos de la selección, dos atajadas imperdibles del Dibu y una nueva final de la Copa América. Será tal vez el último partido de Ángel Di María, un jugador ejemplar, un tipo que nos dio alegría como pueblo, un flaco que salió de una barriada de su Rosario natal a puro talento, con el apoyo de su familia, sin olvidar los valores de humildad y trabajo que le inculcó su cuna pobre. La emoción se mezcló en mi corazón con otro sentimiento difícil de describir, un nudo en la garganta, asco e impotencia, por la instigación permanente a la ludopatía que oscurecía la magia del fútbol con sus cantos de sirena.

En esta nota quisiera abordar dos riesgos que trae el deporte profesional para nuestra juventud en el marco de la movilidad social descendente que sufrimos durante la última década. El primero es la presión sobre los propios pibes para que salgan profesionales, la segunda es la intolerable promoción de la cultura de las apuestas.

Los caminos clásicos de movilidad social ascendente se estrechan y en ellos cada vez cabemos menos personas. El trabajo asalariado, bien remunerado y estable es una rara avis como perspectiva de ascenso para los sectores populares. Con suerte, se consiguen empleos que apenas permiten la subsistencia: no hay ahorro posible, no hay casa propia, no hay auto en cuotas. Desde luego, existen una serie de rubros con buenos salarios y algunas situaciones excepcionales, pero la pauperización generalizada del poder adquisitivo del ingreso y la destrucción del crédito hipotecario hacen de ésta una posibilidad reducida. 

La educación pública para todos, gran conquista de los liberales ilustrados; sumado a la universidad gratuita, enorme aporte del peronismo, tampoco ofrecen hoy un mecanismo generalizado de movilidad social ascendente. Sin quitarle ningún mérito a las universidades del conurbano bonaerense y otras en las provincias argentinas que tienen una perspectiva inclusiva para las primeras generaciones de universitarios, a los chicos del núcleo duro de la pobreza les cuesta mucho ingresar, permanecer y recibirse. Las estadísticas son elocuentes. 

Esto causa un enorme perjuicio a nuestros pibes que caen en la frustración individual por el fracaso colectivo. Cerradas las posibilidades de progreso cobijadas por una sociedad inclusiva, se buscan vías alternativas muchas veces basadas en el pensamiento mágico o futuras decepciones. Naturalmente, todos queremos vivir bien conforme a las pautas culturales que dan significado a lo que vivir bien representa. Las pautas hegemónicas actuales, jalonadas por el imperativo de la ganancia corporativa, agravan el problema imponiendo como meta estándares de consumo enfermizos que, además, son inalcanzables para la inmensa mayoría. 

Esta combinación entre la falta de oportunidades y las metas inalcanzables es la receta para la frustración y es peor que la tortuosa carrera de Aquiles contra la tortuga que el héroe nunca podrá adelantar. La opción que se abre ante tantas familias, ante tantos jóvenes, es subirse a un bote pinchado para remar en un río de sangre y excremento. 

En la lucha por un mejor vivir, muchos de nuestros hijos “juegan” al fútbol hoy con la presión de padres que quieren verlos profesionales y exitosos, seguramente también felices. Quieren verlos salir de la miseria y ayudar a su familia a través del deporte. Cualquiera que fue a un torneo infantil de ciertos circuitos, ha visto gritos y peleas permanentes. El ambiente está caldeado como si en cada partido fuera una sesión de los Juegos del Hambre. Esto no es bueno para nadie. He tenido contacto directo con víctimas de casos aberrantes de abuso de poder de ciertos técnicos o dirigentes que utilizan la esperanza de las madres. Del mismo modo, existen espacios más sanos y cuidados donde el objetivo es que los pibes sean felices y cuando aparece un crack se le da un tratamiento especial. Quiero destacar en particular el trabajo del Club Semillero de Barrio impulsado por organizaciones sociales. Lamentablemente, el gobierno nacional ha desmantelado todas las políticas dirigidas a clubes barriales. En las provincias, escasean. 

Existe, sin embargo, un riesgo mucho más pernicioso y masivo. Aunque las apuestas existen desde tiempos inmemoriales (los soldados sortearon la túnica de Jesús) y el juego está asociado a dimensiones profundas de la naturaleza humana (ver El Jugador de Dostoievski), nunca se vio una ofensiva tan obscena por imponer la cultura del juego a escala de masas aprovechando las nuevas tecnologías y la fascinación que tenemos por nuestra pasión nacional. Bastante malo era cuando se ponía un bingo en las bajadas de la General Paz o un casino en las zonas vulnerables para captar laburantes. Ahora, hay un casino en cada casa. 

El negocio de las apuestas en Argentina es un monstruo que no deja de crecer, afectando profundamente a los más vulnerables de nuestra sociedad. Con cifras que rondan los US$2.400 millones anuales, las apuestas online están destrozando vidas, especialmente las de los jóvenes y los pobres. Y no es casualidad: estas empresas están diseñadas para explotar todas nuestras vulnerabilidades, enriqueciéndose a costa de nuestra desesperación.

La publicidad de apuestas es omnipresente y descarada. Empresas del ramo  invierten millones en patrocinios de clubes como Racing (Betsson), River (Codere), Boca (Betsson), Estudiantes de La Plata (Bplay), Newell’s Old Boys (City Center) y Rosario Central (City Center),  apareciendo en las camisetas de nuestros ídolos deportivos y durante las transmisiones de los partidos. El torneo de nuestra Liga Profesional lleva el nombre de la casa de apuestas Betsson. Vergüenza. 

Ya no es solo fútbol; es una selva donde las casas de apuestas buscan su próxima presa. Durante las transmisiones del torneo local y especialmente cuando juega la Selección Argentina, estas empresas despliegan una publicidad agresiva, bombardeando a la audiencia con mensajes que normalizan y glorifican el juego.

Hasta donde sé, sólo el Club Atlético Vélez Sarsfield se negó abiertamente a ser parte de la orgía del despojo, se negó a ser cómplice de una industria que está destruyendo vidas. Un mérito de sus dirigentes e hinchas, entre ellos Augusto Costa, ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la provincia de Buenos Aires. Su postura debería ser ejemplo para todos los clubes del país.

Las empresas de apuestas no son nenes de pecho ni mafietas locales, aunque cada una tiene su “padrino” local. Están controladas por grupos económicos-financieros de la plutocracia global, cotizan en las bolsas de Londres, Estocolmo o Nueva York, asociada a las nuevas oligarquías nacionales. Así, para operar en Argentina o Brasil, están insertas en entramados político-societarios con actores locales que hacen el trabajo sucio, valijeando sin escrúpulos a los reguladores. 

Estos conglomerados manejan un flujo de dinero gigantesco que recorre la red a velocidades extraordinarias. Además, su diseño facilita los mecanismos suplantación de identidad, generando una porosidad intencionada que facilita el lavado de activos de origen ilícito: drogas, trata de personas, etc. No me extraña que su crecimiento vaya de la mano con el de la narco estructura. Se trata de un poder despojado de cualquier barrera moral o legal que mercantilizan todo, destruye la cultura del trabajo y pervierte la ética pública. 

Frente a la incomprensible ausencia de una regulación nacional, las provincias regulan esta industria.  Sin una legislación nacional unificada, cada provincia regula las apuestas de manera independiente, generando inconsistencias y permitiendo que muchas plataformas operen sin controles efectivos. Los canales de deportes y las plataformas digitales atraviesan las fronteras nacionales, mucho más las provinciales. 

En la provincia de Buenos Aires, gobernada por un hombre intachable, la regulación sobre las apuestas es laxa. Las casas de apuestas deben pagar un 2,5% sobre los créditos ingresados a cuentas de apuestas online y hasta un 15% de sus ingresos brutos en impuestos. Para mí, una bicoca. Espero con sinceridad que el lanzamiento del Plan Integral de Prevención de la Ludopatía en adolescentes sea una efectividad conducente. Conozco gente muy seria trabajando en eso. Sin embargo, sigo sin entender el bajísimo canon, la ausencia de una denuncia abierta contra el complejo timbero-financiero, la permisividad con las billeteras virtuales que facilitan las apuestas infanto-juveniles y sobre todo la falta de prohibiciones a la publicidad. Si así es en Buenos Aires, imagínense en provincias gobernadas por corruptos.  

Las apuestas no son un juego inocente; son una amenaza seria para la salud y el bienestar de nuestros niños y las comunidades más pobres. La publicidad desregulada y agresiva, la cooptación de influencers, el desarrollo de mecanismos de propaganda no convencional y sobre todo la utilización de la desesperación social. Es necesario implementar una regulación estricta y efectiva que proteja a los más vulnerables, en particular a los pibes. La laxitud de las regulaciones es parte de la matriz de subdesarrollo que disfrazada de anarco capitalismo o progresismo permisivo nos quieren imponer. 

Veamos qué pasa sino en Noruega o Finlandia donde las apuestas son monopolio estatal. En Bélgica, Alemania, Italia, Francia, Países Bajos la publicidad está fuertemente restringida. A los que les gusta el gran hermano del norte, vean las regulaciones de Illinois o Massachusetts. Tal vez, al igual que sucede con otras industrias, vienen a secar los bolsillos pobres con venenos que prohíben en sus países de origen. 

El piso mínimo aceptable para una política seria contra esta monstruosidad es una fuerte restricción o directamente prohibición de la publicidad en eventos deportivos. Caso contrario, vamos a tener mucho blabla de los políticos y pocas efectividades conducentes. Muchas de estas cosas se pueden hacer con meras decisiones administrativas a nivel provincial, otras basadas en la Ley de Espectáculos Deportivos e incluso en la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual. Una ley de un sólo artículo que establezca “— Prohíbese la publicidad, promoción y patrocinio de los productos elaborados con tabaco, en forma directa o indirecta, a través de cualquier medio de difusión o comunicación” similar al artículo 5° de la ley 26.687

Estamos frente a actores poderosos, agentes corruptores e inescrupulosos con los que (casi) nadie se quiere meter. Enfrentarse a ellos trae costos. Acá estamos para pagarlos, pero todos nos tenemos que involucrar. Hay que frenar esta infamia por una Argentina Humana, sin esclavos ni excluidos.  

En “estado de deliberación” tras la ley Bases, la CGT busca ahora ganar tiempo

En “estado de deliberación” tras la ley Bases, la CGT busca ahora ganar tiempo

Descolocada y sin una estrategia definida después de la sanción de la ley Bases y la firma del Pacto de Mayo, la CGT busca ahora ganar tiempo y “sobreactuar” un pedido de diálogo al Gobierno que, en los hechos, ya existe por vía subterránea.

Sin margen ni decisión de maniobrar protestas o acciones directas, la central obrera apuesta a las presentaciones judiciales y a la formalidad de la solicitud de una audiencia con el secretario de Trabajo, Julio Cordero, quien viene siendo el intermediario entre el Gobierno libertario y los jefes de los gremios.

Eso fue lo que se desprendió este miércoles tras una reunión de “mesa chica” cegetista para la cual había acumuladas sobradas expectativas: no sólo porque habían naufragado las negociaciones con el Gobierno por la promulgación de los artículos laborales de la ley Bases, sino porque el ala más dura del sindicalismo esperaba –y aún espera– un perfil más refractario ante las medidas de ajuste.

Como había informando elDiarioAr, el sector dialoguista de la CGT venía expresando su “visión” sobre algunos de los artículos más controvertidos de la ley, como el que creaba la figura de un trabajador independiente con hasta 5 trabajadores autónomos, o el que extendía el período de prueba incluso hasta un año antes de la efectivización. Nada de eso prosperó y el Poder Ejecutivo promulgó la ley tal como había sido aprobada por el Congreso.

Como toda respuesta de este miércoles, los jefes sindicales, entre quienes estuvieron los triunviros Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano, optaron por dar vía libre a los gremios para que accionen en la Justicia contra la restitución del impuesto a las Ganancias para los trabajadores de la cuarta categoría (lo salarios que están por arriba de 1,8 millón de pesos), al comprender que no debe hacerse una acción colectiva desde la CGT porque esa medida no afecta a toda la rama de empleados en relación de dependencia.

Los popes sindicales se mostraron de acuerdo sobre ese punto después de haber escuchado las exposiciones de los abogados Hugo Moyano (hijo) y Marta Pujadas, quienes desestimaron hacer una presentación conjunta como la del verano pasado contra el DNU 70/23 de desregulación económica.

De todos modos, Pablo Moyano ya anticipó que el gremio Camioneros acompañará su presentación en la Justicia con una movilización al Palacio de Tribunales, como forma de mantener viva la conflictividad en la calle en medio de la pulseada con Milei.

Así piensan también otros gremios de transporte, industriales y servicios, que la semana pasada ya habían advertido de esta movida después de una reunión en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).

La falta de una medida de acción directa es el principal foco de conflicto entre el ala dialoguista y el sector que encabeza Moyano. Daer intentó dar una respuesta al salir de la reunión: “Esto es como el ajedrez y además hay que medir los tiempos.Hoy se habló de todo, las marchas son cuestiones tácticas, lo que hay que tener es una estrategia clara ante todo lo que estamos viviendo y para eso hay mirar todo el tablero”, esbozó el jefe sindical, enrolado en los dialoguistas.

De la reunión participaron también Gerardo Martínez (UOCRA), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Mario Manrique (SMATA), Sergio Romero (UDA), Cristian Jerónimo (vidrio), Alejandro Amor (municipales), Julio Piumato (Judiciales) y Omar Plaini (Canillitas). Un convite que desde un principio había sido concebido como “ampliado”.

En lo formal, la CGT cursará también un pedido de audiencia con Cordero, el funcionario proveniente del Grupo Techint que está a cargo de la Secretaría de Trabajo, ubicada en el organigrama gubernamental debajo del paraguas del Ministerio de Capital Humano que conduce Sandra Pettovello.

Curiosa solicitud de diálogo a un funcionario con el que los sindicalistas no sólo vienen hablando sino que es el mismo al que, por lo bajo, no le atribuyen ninguna autoridad para tomar decisiones. Una forma tal vez de “ganar tiempo” mientras los gremios más combativos piden endurecer el perfil.

Pedidos a la carta

La CGT también resolvió convocar de manera formal a una reunión de su Consejo Directivo para el 25 de julio, cuando se analizarán los pasos a seguir después de los paros generales del 24 de enero y el 9 de mayo, tal como está pidiendo el eje Camioneros-La Bancaria-SMATA, que compone el ala combativa dentro de la sede de Azopardo 802.

¿Qué va a pasar ese día? “Vamos a analizar el desastre económico y rechazar el pacto que se firmó en Tucumán, que es una entrega total de los recursos naturales y del país”, dijo Pablo Moyano este martes al salir de la reunión.

Los “jugadores” del ajedrez

En el Consejo Directivo están todos los gremios que componen la “gobernanza” de la CGT y es donde conviven todas las personalidades: los “Gordos”, como se conoce a los gremios de servicios, los “independientes” –entre los que están UPCN y la UOCRA–, de buena relación con todos los gobiernos, y los sectores más duros, con Pablo Moyano a la cabeza, que nunca se sintieron del todo cómodos en el triunvirato pero ponen por encima la unidad sindical.

El ala dialoguista que conforman “Los Gordos” y los independientes es la que negoció la reducción de los artículos de la reforma laboral de la ley Bases, donde había 42 normas de flexibilización laboral y terminaron quedando 17, y que ahora busca encauzar algún tipo de relación con el Gobierno. Los artífices de ese diálogo fueron Daer y Andrés Rodríguez, de UPCN, que este miércoles ofició de anfitrión.

La CGT había sido invitada al acto en Tucumán pero, acaso en una concesión al sector duro, la organización resolvió de manera orgánica no asistir. Ahora busca abrir un nuevo compás de espera en búsqueda de que cambien los ánimos.

NP/MG