La Posta

Código Postal 5227

Noticias de Cordoba

Milei viaja a Estados Unidos para reunirse con Mark Zuckerberg, sin encuentros previstos con autoridades

Milei viaja a Estados Unidos para reunirse con Mark Zuckerberg, sin encuentros previstos con autoridades

Luego de su estruendosa visita a España, en la que se mostró en un acto partidario junto a la ultraderecha de Vox y protagonizó un cruce con Pedro Sánchez, Javier Milei no detendrá su raid internacional y viajará este lunes nuevamente a los Estados Unidos. Será la cuarta vez que el Presidente pise el sueño de ese país del norte desde su asunción al frente de la Presidencia. Y, al igual que las oportunidades anteriores, su agenda no prevé reuniones con miembros del gobierno de Joe Biden. En los términos del propio Milei, el viaje tiene como objetivo la búsqueda de inversiones, con una reunión con el director de Meta, Mark Zuckerberg, como plato fuerte, y su participación, el 30 del mayo, en un encuentro tecnológico en Silicon Valley, en la ciudad de San Francisco.

“El 27 de mayo salimos para San Francisco y vamos a tener reuniones con todos los popes de temas tecnológicos, entre ellos Mark Zuckerberg”, dijo Milei en una de las entrevistas que concedió la semana que pasó, marcada por los rumores de eventuales cambios en el gabinete. De acuerdo con lo estipulado, más allá del encuentro con el fundador de Facebook, el Presidente mantendrá también reuniones con representantes de otras empresas tecnológicas además de Meta, como son OpenAI, Apple y Google. Además, estaría previsto un nuevo encuentro con Elon Musk, el magnate dueño de la empresa Tesla con quien el libertario ya se vio en dos oportunidades.

Javier Milei, Karina Milei, Elon Musk y Gerardo Werthein.

Pero el itinerario de Milei fuera de la Argentina no se detendría ahí. Según indicaron fuentes de la Casa Rosada, la intención del Presidente también sería acercarse a El Salvador para participar de la asunción de Nayib Bukele en su segundo mandato, cuya ceremonia tendrá lugar el 1° de junio en ese país centroamericano. El salvadoreño había sido uno de los invitados especiales a la toma de mando del mandatario argentino en diciembre pasado, pero finalmente no pudo asistir y envió en su lugar al ministro de Hacienda y Seguridad Pública, Héctor Villatoro.

Luego de su visita a España de comienzos de mayo, Milei volverá a Europa en junio para participar del G7, que sesionará entre el 13 y el 15 de ese mes en en Borgo Egnazia, Italia. A ese itinerario se le sumó recientemente la invitación que le realizó su par de Ucrania, Volodimir Zelenski, a una “cumbre por la paz” a realizarse el 15 y 16 de junio en Burgenstock, Suiza. Milei y Zelenski compartieron una reunión virtual el pasado 10 de mayo, lo que significó un nuevo gesto en el posicionamiento geopolítico del líder de La Libertad Avanza en su búsqueda por convertir a la Argentina en el principal aliado de Kiev en América Latina.

Volodimir Zelenski y Javier Milei se abrazaron tras el primer discurso del libertario como presidente.

Una semana después de ese compromiso, el 21 de junio, el Presidente tiene previsto pisar nuevamente Madrid para ser premiado por el Instituto liberal Juan de Mariana por “su defensa a las ideas de la libertad”, una condecoración que tendrá lugar en el marco de la denominada Cena de la Libertad. Al día siguiente de ese evento, en tanto, volaría hacia Alemania para ser galardonado con la medalla Hayek, que se otorga en honor al Nobel de economía y una de las principales referencias intelectuales de Milei, Frederic von Hayek, en reconocimiento por “la lucha por la noble causa de la libertad, en el plano académico y ahora en el plano político”.

“La agenda internacional es una de nuestras prioridades”, repiten en Balcarce 50 en referencia a los sucesivos vuelos de Milei al exterior, algo que contrasta notablemente con la nula presencia del Presidente en la provincias. Entre los numerosos viajes que realizó desde su llegada a la Casa Rosada se encuentran el de mediados de enero a Suiza, para participar del Foro de Davos, en donde expuso su visión acerca del “peligro” que encarnaría el socialismo para Occidente, y el protagonizado en febrero, cuando pisó territorio israelí y luego se reunió con el Papa Francisco en el Vaticano.

PL/JJD

El costo de no invertir en infraestructura: la motosierra de Milei va más allá de los trenes

El costo de no invertir en infraestructura: la motosierra de Milei va más allá de los trenes

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el club de países ricos y algunos otros más al que aspira a ingresar Javier Milei, la tiene clara cuando analiza la inversión estatal. En sus informes habla de “la importancia de invertir estratégicamente en infraestructura pública de calidad para potenciar el desarrollo de América Latina y Caribe, sobre todo en sectores tan vitales como el transporte sostenible, las telecomunicaciones y la gestión del agua”. También el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), donde se desempeñaba Guillermo Francos antes de asumir como ministro del Interior, coincide en que “la inversión pública será clave para reactivar las economías latinoamericanas y empezar a corregir las enormes brechas que separan a los latinoamericanos ricos de los pobres”, aunque “no podemos seguir aceptando que entre un 10% y un 30% se siga perdiendo debido a la mala gestión y corrupción”. Es decir, el BID llama a depurar la obra pública de sus vicios, pero no por ello eliminarla, como plantea Milei. Pero el Presidente ha puesto la motosierra sobre la inversión estatal, recortó, por ejemplo, 98,1% la destinada a trenes y así es que no sorprende que los ferrocarriles choquen un día dejando 90 heridos en la línea San Martín o se descompongan después en el medio camino dejando a los pasajeros caminando por las vías del Roca.

En el último informe de ejecución del gasto que elaboró la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP) sobre datos oficiales hasta abril, se advierte que la inversión pública cayó el mes pasado 74,3% en términos reales (ajustada por inflación). En el primer cuatrimestre acumula una baja del 80,8%, “que denota una virtual paralización”, en especial los giros a las provincias para obras, que se redujeron 96,3%. En el documento se menciona la menor inversión en Enarsa (-55,9%), la empresa energética estatal que tenía a su cargo terminar de completar las tres plantas compresoras del gasoducto Néstor Kirchner, que se inauguró en 2023, y el Fondo Fiduciario de la Vivienda Social. No es de extrañar entonces que ahora falte gas en estaciones de servicio que cargan gas natural compromido (GNC) o que haya riesgo de cortes en fábricas y grandes comercios si el invierno resulta más crudo de lo habitual. Tampoco sorprende ver complejos de casas a medio hacer en el conurbano o el interior.

“Los gastos de capital (inversión) dentro de la estructura de gastos de la administración pública nacional pasaron de representar el 6,8% del gasto primario (antes del pago de deuda) del período enero-abril de 2023 al 2% en el mismo período de 2024, una caída de 4,8 puntos porcentuales”, señala el informe de ASAP. La inversión ejecutada por el propio Estado nacional, que incluye la Dirección Nacional de Vialidad, es decir rutas, bajó 85% y las de las empresas estatales, como las de ferrocarriles o Corredores Viales, que administra carreteras con peajes, un 67,8%.

En Corredores Viales directamente no se invirtió un peso: cayó 100% el giro de gasto de capital allí. Tampoco hubo plata para invertir en las empresas Belgrano Cargas y Logística, Administración de Infraestructuras Ferroviarias y Ferrocarriles Argentinos. Sólo se giro algo para la firma Operadora Ferroviaria, pero igual invirtió 88,6% menos que hace un año. Y no es que con el gobierno Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa se desembolsaba demasiado en la materia...

La Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), clave para asistir a los aviones de todo el país, es otra firma estatal más que no recibió ni un peso para inversión en lo que va del año. En cambio, al menos Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA), que abastece sólo a la capital y el conurbano, recortó lo invertido pero a la mitad, 48,6%. Es decir, algunas obras de agua potable y cloacas continúan.

En cuanto a la distribución geográfica de la desinversión, “esta pronunciada tendencia negativa impactó a la mayoría de las provincias, donde las reducciones anuales superaron el 75%”, según ASAP. “Sin embargo, Jujuy y Río Negro presentaron descensos menos severos, con caídas del 68,5% y 57,5%, respectivamente”, se refiere la asociación a las provincias gobernadas por el radical Carlos Sadir y el provicialista Alberto Weretilneck, de Juntos Somos Río Negro, que pasó de apoyar a Massa a negociar respaldos a las leyes que pretende Milei. “Por el contrario, La Rioja se destacó como la provincia más perjudicada, con una reducción de casi el 100%, seguida por Chubut, que experimentó una disminución del 98,5%”, advierte ASAP. Es decir, castigo a dos gobernadores rebeldes: el riojano Ricardo Quintela, que puso en marcha el bono Chacho para pagar a empleados estatales y es uno de los más férreos opositores; y el chubutense Ignacio Torres, que es del PRO pero protagonizó varias peleas con el Presidente por los recursos.

AR/MG

El granero del mundo importa pan de Brasil, que a su vez le compra el 40% del trigo a la Argentina

El granero del mundo importa pan de Brasil, que a su vez le compra el 40% del trigo a la Argentina

“Lo compré porque dice que es con masa madre... ¿Es de Brasil? No sabía, pero sale más caro que el de acá...”, comentaba una jubilada este viernes en el supermercado Jumbo del barrio de Almagro, la misma semana en que llegó a las góndolas el pan lactal Bauducco, importado de Brasil por impulso del gobierno de Javier Milei

En marzo pasado, el ministro de Economía, Luis Caputo, se reunió con empresarios supermercadistas y de la alimentación para reclamarles por los elevados precios y el ejemplo del pan Artesano que la mexicana Bimbo fabrica en cuatro plantas en la Argentina fue motivo de escándalo porque supera los $5.000, unos US$5 al dólar blue de entonces. “Es increíble que tengamos que importar pan... pero acá sale tan caro... vamos a tener que importar leche”, lamentaba otro cliente en la tarde fría del súper chileno, que suele liderar en importaciones.

Pan lactal brasileño en la Argentina.

La Argentina, que fue bautizada a fines del siglo XIX como “granero del mundo” por la exportación de trigo, ahora apuesta a importar pan de Brasil, que compra entre el 33% y el 40% del cereal en nuestro país. Aunque hoy en día se cultivan más maíz y soja que trigo, nuestro país aún es el sexto exportador mundial de este cereal. El socio mayor del Mercosur produce la mitad de su trigo y lo poco que no importa de la Argentina proviene sobre todo de Estados Unidos.

¿Acaso el pan lactal de Bauducco que se vende en los supermercados argentinos está hecho con trigo argentino? Es posible, pero no está comprobado, según comentan dos expertos en el mercado de este cereal. Este cronista se comunicó con Bauducco en Brasil, pero la compañía prefirió el silencio: “La empresa no va a comentar sobre el asunto”, respondió. Tampoco quiso comentar sobre cómo tomó la decisión de exportar a la Argentina. Pero no es nueva. Ya el año pasado había aparecido en las góndolas de Carrefour, aunque este 2024 la cadena francesa optó por no traerlo. En cambio, en Coto sí se consigue tanto Bauducco como su segunda marca, Visconti.

Pan lactal brasileño en la Argentina.

En una sucursal del barrio de Palermo en la cadena de Alfredo Coto no hay Bauducco, pero sí Visconti, a $1.819 por un paquete de 400 gramos. Es decir, el kilo cuesta $4.549. El Artesano de Bimbo cuesta mucho más, pero es la marca premium de la firma mexicana: $5.119 por 500 gramos, a razón $10.239 el kilo. La marca Bimbo cuesta $3.488 por 550 gramos, o sea, $6.342 el kilo. En cambio, Noly —la pyme que hace 40 años fundó en el conurbano bonaerense Luis Mariani y ahora es la segunda de un mercado dominado en un 70% por Bimbo— ofrecía en la misma góndola el paquete de 360 gramos a $1.619, es decir, $4.497 el kilo, un poco más barato que el brasileño. También había una marca llamada Mi Mago, también bonaerense, pero sin precio. En los grandes supermercados prevén importar más productos siempre que sean a buen valor y calidad, incluidos fideos, galletitas, queso, manteca y leche, sin importar la marca, a la que están dispuestos a posicionar.

Pan lactal de alto precio.

En Jumbo hay dos góndolas especiales con Bauducco, uno con la bandera brasileña, como si el país del poroto y el arroz fuese famoso por el pan. Pero, claro, el Gobierno se ha ocupado de celebrar la importación de este producto como estrategia modelo para forzar a los locales a competir a precios más bajos. En la otra góndola se destaca: “Exclusivo en nuestras tiendas”. Además está en una tercera, junto a sus rivales criollos.

Cuesta $3.300 por 400 gramos. Es decir, a $8.250 el kilo. El Artesano, famoso por lo esponjoso, a fuerza de aditivos, está a $5.120, o sea $10.240 el kilo. El Bimbo cuesta $3.650 por 400 gramos, unos $9.125 el kilo. En este súper sí está la tercera marca de la firma mexicana, Lactal, que vale $3.330 por 460 gramos, unos $7.239 el kilo, más barato que el Bauducco, pero bastante más caro que el Visconti, que en Jumbo no se consigue. El Noly, que se elabora en Ciudadela, vale aquí todavía menos que la primera marca brasileña: $1.800 por 360 gramos, unos $5.000 por kilo. Cuisine & Co, la marca de Jumbo, se vende a $2.250 por 600 gramos, unos $3.750 el kilo. Un paquete del mismo tamaño de Mendía, a $3.000, por lo que el kilo cuesta $5.000.

Lactal, la tercera marca de Bimbo.

Bimbo, que en abril despidió a 20 empleados y se quedó con 1.000 en la Argentina, descarta importar y prometió congelar los precios en mayo y junio, después del sablazo del 80% que pegó tras la devaluación del peso en diciembre pasado. La empresa mexicana se quedó en 2011 con su principal competidora local, Fargo, sin que el entonces gobierno de Cristina Fernández de Kirchner objetara la operación por la concentración del mercado. Frente a la embestida de los consumidores y del Gobierno contra sus aumentos de precios, en Bimbo responden que no se puede comparar el valor del Bauducco con el Artesano, un pan premium, sino que debería cotejarse con el Lactal, que es más barato que ese pan brasileño. Pero Lactal es más caro que Visconti.

Noly, la segunda empresa del mercado de pan lactal argentino.

Noly, en cambio, es más económico. “Es de locos que venga pan brasileño, es como tirarnos un tiro en el pie, traerá competencia por la materia prima, el trigo”, advierte el gerente comercial de Noly, Pablo Valentino. “Vimos el Bauducco y el Visconti esta semana en las góndolas y quedamos aliviados. Estábamos muy asustados porque pensábamos que la política de venta brasileña iba a ser mas agresiva en precios. Pero es un producto caro para la expectativa que había, no vino a romper la góndola. Es mas barato lo nacional, sacando la principal empresa del mercado”, analiza Valentino.

“El diferencial es la duración del paquete: dura tres meses, eso les permite exportar, pero para el cliente es lo mismo porque no vas a abrirlo y consumirlo en tanto tiempo”, continúa el gerente de Noly, cuyos panes resisten 18 días. Los de Bimbo, 28. Otra vez es cuestión de aditivos, que se importan. Como los del Artesano: “Ese producto rompió todo”, reconoce Valentino su sabor fresco. Noly produce en general con todos ingredientes locales, pero importa algunos aditivos y los debe pagar en cuatro cuotas porque el Banco Central no entrega todos los dólares para traer insumos del extranjero. En cambio, les da el 100% de una sola vez a los que importan alimentos terminados, lo que constituya una competencia desigual.

“La calidad del producto brasileño no es buena”, continúa el ejecutivo. “Para mí, lo que se intentó es sacar el monopolio, molestar al líder del mercado. Pero me molesta porque podrían haber fomentado la producción nacional, con menos impuestos, justo cuando estamos adelantando vacaciones y laburando menos turnos porque estamos operando al 60% de nuestra capacidad, cuando el año pasado estábamos al 80% o 90%. La presencia brasileña nos quita exhibición en góndola. El año pasado se dispararon los costos y nosotros los trasladábamos a precio. Después, en diciembre, no se entendió por qué la principal marca subió tanto los precios. A nosotros nos benefició porque les comimos torta del mercado. En una situación normal hubiésemos vendido más, pero el mercado está pinchado y ahora encima viene la competencia brasileña... Acá se subieron a una batalla contra la marca principal, pero en el medio la ligamos todos”, cuenta el gerente de Noly, que lleva como nombre el apodo de la esposa del fundador, que sigue trabajando a sus 84 años.

La pyme exporta tapas de empanadas, que fabrica en Caseros, a Estados Unidos y España. Ahora deberá enfrentar la competencia del sexto grupo de alimentos de Brasil, la octava economía del mundo. Todo legal, como dirían del otro lado de las cataratas del Iguazú. No será la primera vez que la Argentina exporta materias primas e importa productos con esos insumos y mayor valor agregado, como con el cuero y los zapatos y tantos otros ejemplos de malos negocios para el desarrollo del país.

AR/JJD

Villarruel versus Bullrich: dos posiciones sobre el pasado y el futuro de las fuerzas armadas

Villarruel versus Bullrich: dos posiciones sobre el pasado y el futuro de las fuerzas armadas

En el pico de la violencia narco desatada en Rosario, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich (PB), insistió con que los militares intervengan en lo que caracteriza como una lucha contra el narco-terrorismo. La vicepresidenta Victoria Villarruel (VV) sorprendió en aquel momento al confrontar con esta posición. Estas diferencias sobre el rol de las fuerzas armadas en el presente están directamente conectadas con los modos en que cada una caracteriza la represión de la última dictadura. Milei, por su parte, coincide con la visión del pasado de las fuerzas armadas con Villarruel y con la del presente de Bullrich, subordinando su visión sobre la defensa al alineamiento incondicional con Estados Unidos.

El límite entre seguridad interior y defensa exterior se estableció mediante un conjunto de leyes construido a lo largo de varias décadas, con el compromiso de diferentes gobiernos y partidos. El criterio principal es que inhabilita a las fuerzas armadas a intervenir en la conflictividad y seguridad internas. Este principio de demarcación se instituyó como valor de la democracia a partir de la revisión política, social y jurídica del terrorismo de Estado. 

Sin embargo, para VV los militares no cometieron crímenes de lesa humanidad ni hubo terrorismo de Estado. Hubo una acción represiva frente a una demanda del gobierno civil encabezado por Isabel Perón, en la que eventualmente pueden haberse cometido excesos. VV omite así por partida doble. Por un lado, al decir que el error de las Fuerzas Armadas fue intervenir en el ámbito interno contra civiles, niega la cuestión principal que se ha probado en los juicios: que esa intervención fue ilegal, clandestina y criminal. Por otro, al establecer el inicio del aniquilamiento en los decretos de 1975, diluye el golpe de Estado, y el posterior control absoluto del aparato represivo estatal por parte de las fuerzas armadas para aplicar un plan sistemático de tortura, exterminio y desaparición. Esta posición es la misma que han sostenido los militares en los juicios por delitos de lesa humanidad. Expresa la desconfianza de un sector del mundo militar por lo que consideran una traición fundante: los civiles los enviaron a combatir contra un enemigo interno y luego desataron un reproche político y jurídico que culminó en el encarcelamiento de muchos militares y el descrédito de la institución. 

VV extrae de esta experiencia una moraleja que puede sorprender: su desacuerdo con la intervención actual de las fuerzas armadas en conflictos internos. Para la vicepresidenta no hay reproches a las fuerzas armadas por los métodos de la “lucha contra la subversión”, sino por su ingenuidad política. Por lo tanto, para ella resulta táctico expresar una negativa, con la cual se diferencia tanto del mundo de los derechos humanos, como del programa de Bullrich y Petri. Su sugerente negativa contiene, además, un mensaje revanchista: que el mundo civil se arregle ahora solo, que resuelvan las “nuevas amenazas” sin comprometer el futuro de las fuerzas armadas. 

Es posible también que la posición de VV no implique un rechazo de principios a la intervención en el ámbito interno, sino una exigencia reforzada de garantías y recursos para hacerlo. Si la clase política insiste con su solicitud, ella reclama claridad sobre la responsabilidad civil de ese mandamiento, la modificación del marco legal y mayores recursos.

Su vocería parece receptar la mirada sobre la última dictadura y el proceso de memoria, verdad y justicia de militares retirados. Pero VV va más allá, y suma también una agenda para los oficiales activos: asume la demanda de mayor presupuesto militar, tal como sostuvo en campaña y refuerza ahora. No sólo por lo que se requeriría para un gran despliegue en Rosario, sino sobre todo para concretar la equiparación prometida de la escala salarial militar con la de seguridad que está pendiente. Estos planteos tensionan con quienes empuñan la motosierra y la licuadora. 

PB replicó que no fue por intervenir en el ámbito interno que fueron enjuiciadas las fuerzas armadas, sino por los métodos ilegales que aplicaron: “Lo que se está discutiendo respecto al pasado no es haber participado del combate al terrorismo, sino también los métodos que el Estado usó para combatirlo”. No omite la ilegalidad de la represión, pero considera que ese rechazo ya fue suficiente, pertenece al pasado y no hay por qué extraer de allí recetas para el presente. Esta vez se puede hacer bien, sostiene la ministra. De esta forma, PB se recorta de sus ex aliados de coalición y de los sectores del mundo político y de los derechos humanos que sostienen el principio de demarcación como un valor de la democracia. A la vez, fortalece el esquema bi-ministerial que negoció para su ingreso al gobierno y que la instituye como la dama de hierro de la seguridad y la defensa, que se impuso sobre las expectativas de VV de manejar esas materias, ahora limitada al Senado.  

Mientras la nueva conducción civil y los militares retirados que PB nombró en el Ministerio de Defensa promueven su línea intervencionista, las mayores resistencias a su idea provienen de las propias fuerzas armadas, sobre todo de sectores en actividad: en las tres fuerzas hay oficiales que priorizan evitar las consecuencias de este tipo de intervención en función de la experiencia de la post-dictadura y de los desastrosos precedentes de Colombia y México en materia de derechos humanos, connivencia con el crimen organizado y corrupción. 

La decisión de Bullrich de poner el foco de manera acotada en los métodos ilegales de la última dictadura y no en la intervención militar en el ámbito interno, también es más táctica que principista. Y contribuye a postular el principio de demarcación como una fase agotada. Bullrich considera que ya es tiempo de sacar a los militares del rincón de la “penitencia”, mientras el ministro de Defensa, Petri, lleva más allá el discurso de su referenta: “A las Fuerzas Armadas se las ha demonizado, denostado, vapuleado, perseguido porque ha habido un sesgo ideológico”. El Ministro presenta al proceso de memoria, verdad y justicia -sostenido por la mayor parte del arco político, con una importante contribución de la UCR, su propio partido- como una campaña excesiva y sectorial, en un gesto negacionista que se toca con el programa de VV. En sintonía con esta perspectiva, su Ministerio habilitó hace pocos días un acto reivindicatorio de la dictadura en la ex ESMA, encabezado por un grupo de militares retirados que denuncian al sitio de memoria como “usurpación”. 

El presidente Milei también ha ido expresando sus posicionamientos sobre estos puntos. Comparte con ambas la idea de que las FFAA han sido hostigadas. Con VV además, que llegó el momento de la reconciliación y que los indultos contribuyeron a la pacificación. Pero a la vez, impulsa la agenda intervencionista en seguridad de PB. Es decir, retoma y sintetiza lo peor de cada postura, para subordinarse a la estrategia regional de los Estados Unidos y prometer una nueva etapa de reconciliación que resulta fuera de tiempo: la exaltación del rol represivo de las FFAA es un abrazo incómodo para los militares en actividad. Tenemos, entonces, un rompecabezas político-militar al que aún le faltan muchas piezas: 

¿Cuáles son los argumentos con los que diferentes oficiales resisten la tracción a sumarse a la seguridad interior? ¿Cuál es la consideración del proceso de memoria, verdad y justicia que hacen los oficiales en actividad con menor compromiso con la experiencia dictatorial? ¿No bregaron muchos de ellos por dejar atrás la reivindicación de la actuación ilegal de las fuerzas armadas durante la dictadura? ¿En qué medida se miran en los espejos de México y Colombia? ¿Qué potencia y vigencia tienen los valores soberanistas y nacionalistas en las fuerzas argentinas y cuán problemático resulta el alineamiento con Estados Unidos?   

En tiempos de este rompecabezas de militarismo civil, sopesar qué tan representativos son estos liderazgos políticos y sus propuestas para el universo militar, es una condición para construir un programa de futuro y democrático para la defensa nacional.   

Marcela Perelman, directora de investigación del CELS  y Verónica Torras, comisión directiva del CELS

Milei cambió en Córdoba el "pacto" por el "Consejo de Mayo" y prometió eliminar el impuesto al dólar

Milei cambió en Córdoba el

No hay recuerdos de un presidente en el balcón del Cabildo cordobés un 25 de mayo, que en 1810 fue centro de la “contrarrevolución” que enfrentó a la Primera Junta declarada en Buenos Aires, pero allí está ahora Javier Milei. Saluda con la mano derecha. Agita maniáticamente los dos brazos. Busca a su hermana Karina para que el público también la vitoree. Sus ojos ven una plaza San Martín repleta, con banderitas argentinas que se mezclan con amarillas y la inscripción de un león en negro, pero detrás de los primeros árboles hay muchos espacios vacíos. Es la primera vez del mandatario en la provincia donde sacó el 70% de los votos en el balotaje y no dejó pasar la oportunidad para dar la nota política.

Milei le encontró la vuelta al fracaso del Pacto de Mayo que quería firmar este sábado 25 en Córdoba con todos los gobernadores de país, pero que se pospuso por la demora de la ley Bases y el paquete fiscal: anunció que una vez que sus iniciativas legislativas sean sancionadas por el Congreso creará un “Consejo de Mayo” con autoridades políticas, sindicales y empresariales para aplicar medidas concretas para “reconstruir la Nación”. La base serán los diez puntos de aquel pacto original que anunció ante la Asamblea Legislativa. Al instante redobló su propia apuesta y lanzó una promesa ambiciosa y que generó la mayor euforia entre sus seguidores: dijo que habrá una “reducción significativa de los impuestos”. Empezará por recortar el impuesto al PAIS, que se recauda por la compra de dólares, aunque evitó dar precisiones de cuándo, cómo y cuál será el costo fiscal de esa medida. Hoy es el gravamen que más recauda el Estado.

“No hay destino posible si no le quitamos el peso del Estado a los argentinos de bien”, argumentó el Presidente en el discurso que dio en un escenario montado sobre la explanada del Cabildo, sobre la peatonal Independencia del centro cordobés, donde también está la Catedral. “Ustedes se dan cuenta de que estamos frente a un cambio de época, ¿no?”, dialogó con los militantes y simpatizantes libertarios que llenaron la mitad de la Plaza San Martín.

Los organizadores esperaban unas 10.000 personas, la Policía de Córdoba contabilizó unas 6000. Tuvo varios intercambios con los que fueron a escucharlo, en una tarde gélida marcada por temperaturas de un dígito. “¡Te amo!”, le gritó una señora; “yo también”, le devolvió el Presidente.

El “Consejo de Mayo” que anunció Milei estaría integrado, según dijo, de apenas seis personas: un funcionario del Ejecutivo, un representante por las 23 provincias, un diputado, un senador, un dirigente sindical y un empresario. No dio detalles de cómo será la conformación de esa mesa chica, pero sí ató su inicio a la firma del Pacto de Mayo, tras la sanción de sus leyes. “Serán los encargados de impulsar proyectos de ley para materializar los Acuerdos de Mayo”, promocionó. Con ese anuncio pomposo logró imponer la agenda y evitar que la centralidad haya sido el fracaso del Pacto de Mayo que había anunciado ya el 1 de marzo. O siquiera la inminente salida del jefe de Gabinete, Nicolás Posse, a quien Milei no saludó por la mañana en el Tedeum en la Catedral porteña y tampoco en el Cabildo cordobés.

Milei, en su discurso en el Cabildo de Córdoba.

Milei aterrizó en Córdoba pasadas las 14 en un avión oficial en el que solo lo acompañó su hermana y un grupo reducido de colaboradores. El gabinete y el resto de funcionarios viajaron desde Buenos Aires en un avión de la Fuerza Aérea. En el aeropuerto Ambrosio Taravella el Presidente se subió a un helicóptero también de la Nación –no quiso usar el de la provincia– y aterrizó en El Panal, la emblemática sede del gobierno local, donde fue recibido por el peronista Martín Llaryora. Juntos fueron al Cabildo en auto y luego recorrieron el histórico edificio, donde también se sumó el intendente Daniel Passerini. Gobernador e intendente fueron abucheados cuando los nombró la locutora oficial.

“Milei querido, el pueblo está contigo”, le cantó el público cuando el libertario salió llamativamente al balcón del Cabildo. En su segunda aparición en el escenario, ya estaba ataviado con la banda presidencial y el bastón donde están inscriptos la cara de sus perros, con el fallecido Conan en el centro. “Conan es cordobés”, había contado Milei cuando explicó allá por marzo porqué había elegido Córdoba con tanto tiempo de anticipación para el 25 de mayo. “¡Viva Conan!”, le gritaron este sábado entre la gente. “Ese es el gran cordobés”, le hizo un guiño el jefe de Estado.

Antes de tomar la palabra Milei saludó a sus invitados y dejó una nota política: evitó a Posse, como había hecho temprano en la Catedral. Al jefe de Gabinete hay voces de la Rosada en off que ya dan afuera del Gobierno. Sí cruzó un efusivo abrazo con la vice Victoria Villarruel. Y supo a quien elogiar con sus palabras: “Este crack que tenemos de ministro de Economía”, le dedicó a Luis Caputo cuando la gente vitoreaba “Toooto, toooto”. “Este gigante está domando la inflación”, afirmó Milei. “Estamos subiendo en popularidad y mi ministro se convirtió en un rockstar”.

Además de todo el gabinete nacional y la plana principal de la provincia y la municipalidad de Córdoba, también dio el presente el titular de Diputados, Martín Menem, y los dirigentes cordobeses de mayor trascendencia nacional: Gabriel Bornoroni, jefe del bloque de La Libertad Avanza; Rodrigo de Loredo, titular de la bancada de la UCR, y el senador Luis Juez, cabeza del PRO en la Cámara alta. 

Pese a algunos chispazos discursivos, Milei tuvo un tono moderado en sus palabras, aunque no evitó las exageraciones y constantes reflexiones de autoelogio. “Estamos llevando adelante el ajuste más grande de la historia”, se jactó. Aunque cambió radicalmente sobre lo que había sido su “show” del Luna Park el jueves, cuando presentó su último libro con un mini recital de rock donde cantó dos canciones, sí rugió un segundo cuando saludó “Hola a todos” con voz ronca apenas tomó el micrófono en el Cabildo cordobés, imitando al cantante de La Renga. “Tranquilos, ya va a haber recital, pero no es hoy”, cortó el entusiasmo de su gente.

Después hizo una lectura propia y muy reducida de los últimos 214 años. “Mayo para nosotros es mucho más que una fecha. Es una doctrina de principios de lo mejor de la tradición argentina, que se resume en los conceptos de libertad y de democracia”, aseveró. Dijo que “los principios de Mayo” parieron la Constitución de Alberdi de 1853 y luego la generación del ‘80: “Mitre, Sarmiento, Avellaneda, Roca y Pellegrini, el gran piloto de tormenta”, enumeró Milei como “héroes”. Después omitió por completo el siglo XX y saltó directamente al presente: “En esencia nosotros no somos más que descendientes directos de la tradición de los revolucionarios de Mayo”, afirmó. “No es nuestra ambición revolver el pasado. Nuestra misión es sentar las bases para un futuro distinto para nuestros hijos”, señaló.

Prometió “derramar nuestra sangre si fuera necesario por la causa emancipatoria”. Y hasta parafraseó a Néstor Kirchner: “Vengo a proponerles un nuevo sueño: ser una nueva generación de mayo que haya tronar el ruido de rotas cadenas”.

Para terminar su acto, Milei bajó del escenario para darse un “baño de popularidad”. Se estrechó con saludos y abrazos con los simpatizantes y militantes que estaban en un vallado VIP que se armó al frente mismo del escenario: todos habían sido previamente identificados con DNI y respondían a las distintas agrupaciones libertarias que hay en Córdoba y que participaron en la campaña electoral. Así, solo entre los propios, Milei tuvo su afamado y esperado acto de mayo en la tierra que lo hizo Presidente.

Milei cantó el himno en el Cabildo de Córdoba en el acto que armó el Gobierno por el 25 de mayo.

MC/DTC