El Plumero

Código Postal 5582

Noticias de Mendoza

Menos trabajo y más pobreza: en medio de la crisis, Milei visita por primera vez la Córdoba donde sacó récord de votos

Menos trabajo y más pobreza: en medio de la crisis, Milei visita por primera vez la Córdoba donde sacó récord de votos

“Hola, te quería avisar que no vamos a poder hacer la sesión. Andamos sin plata”. María muestra el mensaje de su celular y un signo de disgusto se dibuja en su cara mientras apura el sorbo de un mate tan amargo como sus sensaciones internas. Psicóloga de niños, casi 40 años, casada, dos hijos, María vive en el corazón de Poeta Lugones, un barrio de clase media en el norte de la ciudad de Córdoba donde Javier Milei sacó más del 80% de los votos en el balotaje presidencial. En las urnas de esta zona el libertario sumó casi diez puntos más que el promedio de toda la provincia, pero el récord se lo llevaron los countries situados alrededor de la capital: en algunos el libertario superó la marca de 93%, dejando casi en modo testimonial las boletas de Sergio Massa. María evita decir si votó al Presidente –y prefiere no dar su nombre verdadero–, pero no tiene tapujos en hablar de la crisis y de cómo golpea en su cotidianidad. 

“La recesión es muy fuerte”, apunta antes de dar un dato concreto: de 30 llamadas de posibles pacientes por día que se recibían en su consultorio, ahora apenas atienden 30 por mes. “No puedo actualizar mis honorarios porque sino no va nadie. A partir del día 15 las sesiones ya son variables. Muchos te admiten que no van porque no tienen plata, otros tienen vergüenza y te pueden decir, por ejemplo, que están engripados”, cuenta. 

Su esposo jura haber votado en blanco en las elecciones, pero igual se entusiasmó con la visita de Milei, la primera del libertario como Presidente: este sábado quiere tratar de acercarse lo más posible al escenario montado en el Cabildo de la ciudad para el acto de este 25 de mayo para lograr una foto con él y sumarla a su “álbum con famosos”. Sin título profesional, él siente con otra profundidad la crisis económica: trabaja en la Universidad Nacional de Córdoba como contratado en el sector administrativo, pero este jueves no fue por el paro docente. Por la tarde está en el taller de construcciones metálicas de un familiar, pero en los últimos dos meses casi no tuvo pedidos. Y para llegar a fin de mes habilitó su auto particular como Uber, pero solo puede hacer viajes los fines de semana. Dice que, en promedio, por hora, saca $3.000 “de ganancia neta”. 

En el mismo barrio mileista, a pocas cuadras de la casa de María, vive Gabriel, un empresario independiente que por primera vez en su vida –el año pasado– fue fiscal durante las elecciones. Se sumó a las filas de La Libertad Avanza para custodiar sus votos en el balotaje. Treinta y cinco años, en pareja y también dos hijos, Gabriel recibió por herencia el negocio de venta de huevos de su familia. Hoy no sólo comercializa al por mayor y menor, sino que está apostando a inversiones propias para expandir su negocio avícola. Siente la crisis de otro modo: “A mí me va bien pero porque ahora la gente prioriza comer. En estos momentos la alimentación está por sobre otros artículos más bien de lujo, como pueden ser los celulares o electrodomésticos. Yo tengo familia y pienso en las familias que la pasan mal y espero que en algún momento esto se tuerza. Es un gobierno nuevo, queremos que le vaya bien a Milei”. 

A Gabriel lo invitaron en un grupo de WhastApp libertario a organizarse para ir a ver a Milei en el Cabildo cordobés. “Si es a la tarde capaz llego, pero a la mañana tengo que trabajar”, se ataja, para luego explicar su posicionamiento político-personal: “Que quede bien claro, yo no soy fanático de Milei, porque los fanatismos nos ciegan de una visión periférica, estamos como un caballo, no vemos alrededor lo que pasa. Sí comparto las ideas de una persona que no se ha dedicado a la política y me parece lo más serio que hay para administrar el Estado que despilfarraron en los últimos 20 años. Si me preguntan, ¿lo volverías a votar? Hoy lo volvería a votar, pero no soy fanático de guaso, ¿entendés?”.

María y Gabriel viven apenas a 10 minutos del aeropuerto de Córdoba, donde se prevé que Milei aterrice hoy a las 13. La comitiva oficial tendrá allí su primer desafío: ATE alertó que va a cortar esa ruta para obligar al Presidente a trasladarse al acto en helicóptero. A su vez, la CGT cordobesa y agrupaciones de izquierda harán una protesta a pocas cuadras de la Plaza San Martín. Por eso la Policía local y la Federal dispusieron dos anillos de seguridad en el centro.

Con todo, los organizadores estiman un público de 10.000 personas. Milei hablaría frente a sus simpatizantes pasadas las 14, rodeado de un sinfín de funcionarios nacionales y provinciales. Estará escoltado por el gobernador, el peronista Martín Llaryora, quien ya avisó que no tiene pensado dar un discurso, pero que le tendió una mano al Presidente: hizo “embellecer” las inmediaciones del Cabildo, se arreglaron los canteros y varios adoquines de la peatonal, y se colocaron banderas argentinas en las luminarias. 

“Viene a Córdoba con guita nuestra. Queremos hacerle la vida imposible e incomodarlo lo más que podamos”, desafió en diálogo con elDiarioAR el secretario general de ATE, Federico Giuliani, que declaró “persona no grata” a Milei antes de su protesta de hoy. Pese al masivo respaldo que tuvo en las urnas, no son pocas las voces críticas que cosecha la gestión del Gobierno en Córdoba. Ayer un grupo de autoconvocados lanzó una campaña callejera bajo la consigna “Milei culiadazo”. Desplegaron unos 30 pasacalles por toda la ciudad e hicieron un “papafritazo” en la esquina del Cabildo.

También hay enojo hacia el Presidente en las raíces de la economía local. La recesión de los últimos meses golpeó de lleno a la industria automotriz, uno de los motores productivos de la ciudad. En la fábrica de Renault ya hubo 370 desvinculaciones a través de retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas, y se cortó un turno de trabajo por la caída de la demanda de vehículos. En la planta de Nissan, también situada en el polo de Santa Isabel, ya rigen suspensiones hasta fin de año. La fábrica de Fiat, instalada en Ferreyra, está virtualmente parada hace tres semanas –aunque la excusa oficial es que se cortó la cadena de suministros por las inundaciones en Porto Alegre, Brasil– y hay 1.300 trabajadores afectados. Volkswagen e Iveco no están exentas. 

“Se viene pasando un año muy difícil porque el parate en las terminales tiene un efecto en cascadas en toda la cadena de proveedores autopartistas”, afirmaron a elDiarioAR en el sindicato del Smata de Córdoba. La crisis golpea incluso a los eslabones más chicos y laterales ala actividad industrial: “Al haber menos operarios hasta los vendedores de criollitos y café que están en las puertas de las fábricas venden menos”, ejemplificaron en el gremio.

En las barriadas populares de la ciudad también hay signos alarmantes. “En nuestros comedores cada vez van más pibes, pero tenemos que decirles que no hay comida”, apuntó Emanuel Berardo, dirigente del Polo Obrero cordobés. La crisis obligó a que los comedores se reconvirtieran en ollas populares porque desde la Nación ya no entregan alimentos y la ayuda de la provincia y el municipio es escasa: “Cuando hay comida se abren; si no, no”, aseveró el referente de la izquierda. 

El PO sostiene en la Capital 60 ollas populares y 45 copas de leche, y en el Gran Córdoba, una veintena más. En cada espacio entregan entre 150 y 200 porciones. “Hay mucha gente nueva, arrepentidos que votaron a Milei y ahora te dicen que es lo peor que hicieron en su vida y hasta les da vergüenza buscar una vianda”, contó Berardo. Ayer el diario LaVoz tituló que “por desalojos y mayor pobreza, ya son más de mil las personas en situación de calle en Córdoba”. 

La pobreza en la ciudad está al borde del 40%, según datos del Indec. La inflación de abril en la provincia fue del 6,7%, levemente menor a la nacional de 8,8%. Para mensurar en precios concretos: en la ciudad que más votó a Milei el boleto de colectivo cuesta $700, tres veces más que lo que cuesta en la ciudad de Buenos Aires; un kilo de pan se consigue a $2.400, y un litro de leche, a $1.200. María, en su casa de Poeta Lugones, entre mates amargos y comentarios a tono, hace su aporte: “El kilo de milanesas estaba $9.500, pero sé que hoy había aumento de la carne”. 

La situación en Córdoba refleja un panorama complejo y contradictorio, donde la esperanza coexiste con una crisis real. Mientras María lidia con la caída de su clientela y Gabriel busca prosperar en un mercado volátil, ambos sostienen la necesidad de un cambio. Este sábado La Docta no sólo será testigo de un discurso presidencial sino también de la manifestación de sus ilusiones y sus temores.

MC/JJD

Tecnópolis en la era Milei: el circo de Flavio Mendoza inaugura su transición a los espectáculos pagos

Tecnópolis en la era Milei: el circo de Flavio Mendoza inaugura su transición a los espectáculos pagos

En medio de la Tierra de Dinosaurios y del emblemático avión de Aerolíneas Argentinas, en Tecnópolis se instaló Flavio Mendoza. Una carpa blanca y amarilla rodeada de operarios, combis, colchonetas y estructuras será el escenario de las funciones del Circo Anima, la propuesta del acróbata, bailarín y empresario mediático. A metros de allí, Lionel Messi abraza a Julián Álvarez en la gigantografía de un festejo del Mundial de Qatar 2022 y un argentinosaurus, uno de los reptiles fósiles más grandes de su especie que vivió en el país, ruge en dirección al circo de Mendoza, que es la primera instalación privada en el predio de Villa Martelli inaugurado en 2011 y cuya época popular y gratuita ya está dejando de ser. La propuesta, según hicieron saber autoridades nacionales a este medio, es que el parque ahora sea autosustentable, que no le genere gastos al Estado.

El plan que puso en marcha el gobierno de Javier Milei es que Tecnópolis genere ingresos a partir de negocios de empresarios. En este contexto, Mendoza es uno de los primeros, aunque ya se hicieron algunos recitales pagos. La entrada al Circo Anima, que tendrá su primera función el sábado 1 de junio costará $15.000.

Tecnópolis ofrecerá parcelas en alquiler a privados.

“Hola a todos. Estoy aquí en Tecnópolis y ya se está levantando la carpa de Circo Anima. No saben lo que es esto. Increíble”, dijo el artista en un video que compartió en Instagram. Él no será el único que estará allí para ofrecer un producto de entretenimiento. También se instaló Superpark, un parque de diversiones con juegos y hasta montaña rusa que el mes pasado dejó la ciudad de La Plata para mudarse a Tecnópolis, donde iban a abrir el 17 de mayo, aunque se suspendió hasta próximo aviso. Se informó que funcionará los jueves y viernes a partir de las 17 y los sábados, domingos y feriados, desde las 14. La entrada también costará $15.000.

El parque de diversiones instalado en Tecnópolis aún no tiene fecha de inicio.

Esto no es todo. En el afán del gobierno de Milei de ir a fondo con el relanzamiento de un Tecnópolis más privado y menos público, este viernes el secretario de Cultura de la Nación, Leo Cifelli, quien sigue las órdenes de la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, ordenó la remoción del directorio del parque “tras detectar irregularidades en procesos administrativos”, según informaron desde la Secretaría de Cultura a elDiarioAR.

“Esta gestión mantiene su intención de volver solvente el Parque que le costaba a los argentinos más de $1.000 millones por sólo dos meses de funcionamiento. El objetivo seguirá siendo que no demande gasto público”, agregaron e informaron que al llegar al poder encontraron “una deuda de $400 millones con proveedores” y que “las iniciativas públicas y privadas que están programadas para Tecnópolis, están siendo analizadas en estas horas por los funcionarios para poder seguir adelante con el plan de autofinanciamiento”.

“Nuestro objetivo es claro: que Tecnópolis se autofinancie y que más argentinos puedan disfrutar de la cultura”, dijeron. En ese sentido, señalaron que “Tecnópolis era una máquina de perder plata, un espacio gigantesco con un potencial enorme que sólo abría dos meses al año”. A partir de este argumento, creen que está en juego “uno de los espacios más valiosos que dependen de la Secretaría, porque tiene potencial para abrir todo el año y para ser sede de eventos privados que generen ingresos en lugar de pérdidas para el Estado” y sobre esto detallaron: “Empezamos a abrir Tecnópolis todos los sábados, domingos y feriados y a ofrecérselo a los privados como sede para eventos, exposiciones, conciertos y otras actividades. La proyección anual es de $1.400 millones. Si a eso se descuenta $400 millones de la deuda, más otros $500 millones que cuesta el mantenimiento anual, Tecnópolis en un año va a pasar de perder $500 millones de pesos al año a ganar $500 millones”.

Los lotes que se ofrecen a los privados que quieren instalar su proyecto son “espacios rentables” que están estipulados por el Tribunal de Tasación de la Nación y que se le reportan a la Agencia de Administración de Bienes del Estado. Según la ubicación y la cantidad de precios, se establece su valor.

El Circo Anima, de Flavio Mendoza, estrenará sus funciones el 1 de junio.

Qué es y qué queda de la antigua versión de Tecnópolis

Tecnópolis es un predio de más de 50 hectáreas con acceso libre y gratuito. Fue pensado para ofrecer diversas propuestas, muestras, experiencias interactivas y lúdicas sobre arte, ciencia y tecnología. Tiene ofertas de modo permanente y otras que varían según la época del año y la agenda.

Actualmente hay tres planes disponibles de manera gratuita: el espacio dedicado a Aerolíneas Argentinas, que recrea la experiencia de volar, desde el arribo al aeropuerto de los pasajeros hasta el final del viaje, a bordo de un Boeing 737; la Tierra de Dinos, que propone un paseo para conocer a los dinosaurios argentinos que habitaron el país hace millones de años; y Garage, una propuesta para que los artistas emergentes puedan expresar su arte y darse a conocer.

MM/JJD

Más bajas en el Gobierno: removieron parte de la cúpula de Tecnópolis

Más bajas en el Gobierno: removieron parte de la cúpula de Tecnópolis

Leonardo Cifelli, el secretario de Cultura de la Nación, bajo la órbita del Ministerio de Capital Humano, removió este viernes a parte del directorio de Tecnópolis por irregularidades administrativas, informaron fuentes oficiales.

“Esta gestión mantiene su intención de volver solvente el Parque que le costaba a los argentinos más de 1000 millones de pesos por solo dos meses de funcionamiento. El objetivo seguirá siendo que no demande gasto público”, señalaron.

“Las iniciativas públicas y privadas que están programadas para Tecnópolis, están siendo analizadas en estas horas por los funcionarios para poder seguir adelante con el plan de autofinanciamiento”, detallaron.

La medida se tomó a la vez que se desarrolla un proyecto para que el parque, que fue inaugurado por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en 2011, sea “autofinanciable”. En ese sentido, el artista Flavio Mendoza es uno de los primeros “inquilinos” y monta allí su Circo Anima que estrenará función el 1 de junio con entradas que tienen un valor de $15.000.

“La proyección anual es de 1.400 millones de pesos. Si a eso se descuenta 400 millones de la deuda, más otros 500 millones que cuesta el mantenimiento anual, Tecnópolis en un año va a pasar de perder 500 millones de pesos al año a ganar 500 millones”, dijeron desde la Secretaría de Cultura.

MM

Aira vs Saer, Alien vs Depredador

Aira vs Saer, Alien vs Depredador

En Ideas diversas, un librito publicado recientemente por César Aira que funciona como una especie de libreta de apuntes – ya había editado uno anterior en Chile, un poco más grande, titulado Continuación de ideas diversas, con lo cual no se sabe cuál surgió primero, si el chileno o el argentino– se lee: “Hay escritores (Saer es el caso) que ponen sus expectativas  de ser leídos no en el placer que puedan dar si no en crear la obligación de leerlos. Para eso tienen que extremar la calidad (hasta torturarla) de modo tal que críticos y profesores los pongan en el podio de los imprescindibles y los lectores sientan que deban leerlos. Nadie los leerá por placer sino por obligación. Autoimpuesta, claro está; para no quedar fuera de un hito de la cultura, para que no quede un blanco en su conocimiento de la literatura”.  Esta anotación pendenciera de Aira nos recuerda al joven Aira que solía atacar en artículos críticos a muchas escritoras y escritores que le parecían malísimos.  

El fragmento es un extracto de un ensayo más largo que Aira publicó en la revista El Porteño –Zona de peligro– cuando salió la novela Glosa, de Saer, a mediados de los ochenta. Ahí también se encargaba de criticar –bajo la forma del elogio desmesurado– a Juan José Saer, Por ejemplo, cuando habla de El limonero real: “El limonero real fue el mayor esfuerzo del autor y el que más lo exige del lector. Se trata de un experimento con el tiempo insólitamente borgeano. Un tour de force, ligeramente excesivo. Se emerge de sus muchos cientos de páginas con la satisfacción  del deber cumplido, y un excelente recuerdo (y la promesa de no volver a cometer semejante lectura por mucho tiempo). El descuido inconcebible de la crítica, que no percibió la calidad única de esta novela en la literatura argentina, benefició a Saer. Si hubiera  tenido en su momento el éxito que merecía, podría haber avanzado por la vía heroica de las arideces de lectura, y conociendo la aplicación de Saer, habría llegado a cimas aterrorizantes”.  

Como vemos, Aira ha leído El limonero real a pesar de sus “arideces”. Y ahora pasa a Glosa, que en ese momento era una novedad en librerías: “La última novela de Saer, Glosa, creo que podría considerarse la mejor suya, a menos hasta que leamos la próxima. Es también, y esto no puede decirse de las anteriores, de muy grata lectura. Saer ha venido perfeccionando quizás involuntariamente su costado thriller, la creación de un interés hipnótico y esa especie de impulso deseante por llegar al final, deseo tematizado al modo paradójico aquí, pues de lo que se trata es de la eternización del instante de felicidad”.  

 Después Aira pasa a describir el argumento de la novela: dos personajes, Angel Leto y El matemático, recorren la peatonal de la ciuda de San Fe (aunque Saer, a diferencia de Joyce con Dublín, nunca nombra a San Fe) y mientras caminan hablan de trivialidades como lo que sucedió en el cumpleaños de Washington Noriega donde no fueron invitados o si los caballos que son puro instinto pueden o no tropezar. Aira dice que el modelo de este relato son los diálogos platónicos y que la estructura Saeriana funciona a la perfección: “Como vemos el taller literario funciona a pleno, en sesión de exámenes finales. Una novedad o al menos un recurso que Saer no había utilizado antes era ajustarse a un modelo numinoso, a un mito literario cultural, como hizo Joyce con la Odisea (…) Pocos escritores modernos son tan serios como Saer, hay un mecanismo en él que vuelve serio hasta los chistes. No es un defecto”.  

Hay en Glosa un momento clave cuando se produce un bucle temporal y nos enteramos que Angel Leto en el futuro va a entrar en la guerrilla y va a morir acorralado por los grupos de tareas y se va a tomar la pastilla de cianuro. Pero a Aira ese procedimiento literario (prolepsis) no le gustó: “En contraste, se nos informa del destino ulterior de los personajes con deliberado detalle. Detalle político tópico de pésimo gusto, casi al modo de un Galeano”. Acá la liga también Galeano. Al comienzo de la nota sobre Saer, Aira habla de los libros que se presentan como buenos a libro cerrado, que ya vienen con un prestigio y que no son necesarios leer: “Es el caso de uno reciente, La desesperanza de José Donoso, que no he leído, por lo que puedo opinar sin el estorbo del juicio, que seguramente será encomiástico”.  

Anoto acá que confundir nuestro gusto con la literatura es un error letal.  

Para Aira Saer era el escritor genial con el que tenía que luchar para ocupar un lugar en el canon. Así como también tuvieron que domesticar –ambos– a Borges. Saer, en cambio, estaba preocupado por los escritores del boom: García Márquez, Vargas Llosa, que le parecían malísimos y que de alguna manera obstaculizaban con su prensa a favor y sus novelas la obra de Saer.  

Cuando se publicaron libros suyos extraordinarios como Cicatrices o El Limonero real no hubo, al principio, nada. Nada de nada: nadie los reseñó, no consiguieron ningún tipo de fervor salvo por muy pocos comentaristas jóvenes y amigos de la zona. Torturar al estilo hasta la perfección –como dice Aira– no ayudó a Saer para nada. Aún hoy –al igual que Aira– es un escritor secreto. Desconocido.  

De Glosa me queda –como fanático de la obra de Saer– la incomodidad cuando se narra la vida del padre de Angel Leto. En Cicatrices –libro que se publicó a fines de los sesenta pero que sucede inmediatamente posterior a Glosa en términos temporales de la saga saeriana– se habla del padre de Leto como de un inventor casi arltiano, de una presencia fuerte. En Cicatrices, el padre de Leto es alguien absolutamente diferente, alguien insignificante que cuando murió lo único que dejó fue un poco de espacio en la cama. Saer, que era tan meticuloso construyendo las biografías de sus personajes ¿se olvidó de lo que había escrito? Me gusta responder de esta manera: en Cicatrices Angel Leto ve pasar en algunos momentos a alguien que tiene su mismo rostro, alguien que cruza la ciudad bajo la llovizna saeriana y que, conjetura Leto, es su doble, el que vive una vida diferente a la suya bajo otro cono de percepción. Tal vez uno de estos dos padres sea el que le toca al doble de Leto.  

Contra lo que conjetura Aira, no leo a Saer por obligación de leerlo. Lo leo porque sus procedimientos narrativos y sus personajes son casi más potentes que la gente que me cruzo por la calle. Creo que cualquier persona puede leer a Saer, incluso alguien a quien no le interesa leer (pero quién no lee; ya con tener una ventana abierta y ver pasar a la gente en la calle uno está leyendo). Miremos ese comienzo de Glosa que tanto me hizo pensar: “Es si se quiere octubre, octubre o noviembre, del sesenta y uno, octubre tal vez, el catorce o el dieciséis, o el veintidós o el veintitrés tal vez, el veintitrés de octubre de mil novecientos sesenta y uno pongamos –qué más da”.  

¿Por qué esa imprecisión en el comienzo? Un narrador omnisciente como va a ser el de Glosa puede decir exactamente cuando empieza el relato. Pero yo creo que esa imprecisión habla de la incertidumbre de lo que llamamos lo real, Saer cuestiona ahí su mismo procedimiento narrativo, como diciendo, esto es una convención, es lo que hay: hagamos un pacto.  

Imaginemos que alguien –un hombre, una mujer– esperan en la guardia de un hospital por la suerte de un ser querido. Alguien que ya dejó el lugar se olvidó un libro: Glosa, de Saer (o tal vez, como dice Aira, lo abandonó). La persona que lo agarra está impaciente porque no sabe aún la suerte de su ser querido. Ha tomado café, no sabe si llamar a sus parientes, está atento a la forma en que los médicos entran y salen de los consultorios y como no le queda nada más que hacer, agarra ese libro y lee el comienzo de Glosa y encuentra en esa imprecisión temporal saeriana algo similar a su estado de ánimo. Siente que ese procedimiento del libro en realidad es la vida misma.  

FC/DTC

Una textil que producía para grandes marcas cerró dos de sus sedes y despidió a 267 empleados

Una textil que producía para grandes marcas cerró dos de sus sedes y despidió a 267 empleados

La empresa Textilcom cerró sus plantas en La Rioja y en Catamarca, lo que provocó el inmediato cese de trabajo de 267 empleados. “Nos dejaron sin trabajo y sin futuro”, sostuvo Carla Arjona a elDiarioAR, desde la puerta de la fábrica riojana. “El lunes nos dijeron que nos retiráramos a nuestras casas y el miércoles nos avisaron que la empresa cerraba, pero queremos seguir trabajando”, señaló la catamarqueña Azucena Agüero, que todavía no recibió su telegrama de despido.

La firma, que tiene cerca de 10 años, tiene su sede principal en Villa Soldati, Buenos Aires, y hace poco más de dos años abrió filiales en las provincias con el apoyo de los gobiernos nacional y locales. En las tres plantas producía indumentaria para grandes marcas, como Grisino, Cristóbal Colón y Cheeky, debido a que por su capacidad y especialización realiza tareas de diseño, moldería, confección, estampado, bordado, apliques y terminación. 

Tanto en La Rioja como en Catamarca, de acuerdo a las seccionales de la Asociación Obrera Textil (AOT), a los empleados les comunicaron de manera sorpresiva que se otorgaban descansos de 48 horas para lunes y martes. Esto generó dudas y se montaron guardias frente a las plantas, que ya venían con atrasos en los pagos de sueldos, por lo que tuvieron que mediar el gremio y las secretarías de Trabajo de ambas provincias. 

Fueron los propios empleados quienes observaron movimientos durante una de las noches, en las dos fábricas, comunicaron esta situación a la AOT y se autoconvocaron. Desde La Rioja, en donde hubo 143 despidos, Gustavo Castro, delegado provincial del Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA), informó que hicieron la denuncia para evitar un intento de extracción de máquinas y materiales que comenzaba ejecutarse. “El Ministerio de Industria provincial y la Secretaría de Trabajo ordenaron la clausura, se cerraron las puertas y hay una guardia policial que impide que se ingrese”, contó a elDiarioAR. “Nuestro objetivo, en primer lugar, es que se paguen el sueldo adeudado y las indemnizaciones, de confirmarse los despidos”, agregó. A cada trabajador le correspondería alrededor de $3 millones, en promedio. 

En la planta de La Rioja los despedidos de Textilcom son 143. La empresa fabrica para marcas como Cheeky, Mimo, Yagmour o Penguin.

Por ahora, el dueño gerente de la firma, Carlos Villarino, no aparece, según Castro. Sí estuvo cuando se inauguró la planta junto al expresidente Alberto Fernández y al gobernador Ricardo Quintela, y cuando en campaña recibió la visita de la excandidata a presidenta, Patricia Bullrich, actual Ministra de Seguridad de la Nación. El poco diálogo desde la firma es con la representante legal, por medio de videollamadas, se indicó. Señaló el dirigente que comenzaron a entregarse, vía correo, los telegramas de desvinculación, esenciales para percibir las indemnizaciones y gestionar el seguro de desempleo. “Es horrible lo que está sucediendo, las esperanzas con las que arrancó todo hace dos años se desvanecieron en estos meses por la caída del consumo. Nuestro sector es uno de los primeros que se resiente cuando la gente debe ajustarse, esto no da para más”, reflexionó.

La empleada Carla Arjona es una de las que permanece frente a las puertas de Textilcom, una guardia para la que se turnan los ahora desempleados. “Si no nos permiten entrar, los dueños tampoco podrán. Exigimos que nos paguen lo que trabajamos hasta el último día y las indemnizaciones. También que nos manden a todos los telegramas de desvinculación”, expresó. “Lo más duro es que nos dejaron sin trabajo y sin futuro. Ojalá que alguien nos escuche por todas las familias que estamos en días muy difíciles”, dijo.

elDiarioAR se comunicó con Juan Pablo Luján, secretario general de la AOT riojana, quien confirmó las 143 desvinculaciones pero también que en las últimas horas fueron desafectados empleados de otra empresa textil. “No es un buen día para el sector porque nos enteramos que la fábrica AlpaCladd comunicó a la Secretaría de Trabajo que realizarán 45 nuevos despidos, debido a la recesión y a la falta de consumo”. “Es una incertidumbre el día a día, están dejando un cementerio de empresas en el Parque Industrial. No sabemos dónde estamos parados ni qué políticas saldrán mañana. Este Presidente no tiene cordura, dijo que vino a salvar lo privado y somos los primeros que estamos cayendo”, reflexionó.

Desde el gobierno provincial, la secretaria de Trabajo, Myriam Espinosa, confirmó los cesantías en Textilcom y Alpacladd. Consultada sobre los motivos del cierre de la primera, expresó: “el propietario lo atribuye a una caída estrepitosa de las ventas. Como sea, lo primeros que hicimos fue relevar los bienes de la empresa y se la clausuró porque, además las máquinas, tiene prendas que debería vender. Nuestra principal preocupación, como primer punto, es que se cancelen los salarios”.

Fábrica tomada

En Catamarca persiste la toma de la fábrica de los 124 despedidos que hasta pasan las noches, en turnos, aunque en las puertas hay una guardia policial. Este viernes, desde la sede ubicada en sobre calle Echeverría, entre Salta y Rivadavia, los afectados por el cierre marcharon hasta la Casa de Gobierno para pedir que intervenga el gobierno provincial y que colabore con la búsqueda de algún inversor que pueda continuar con la actividad. 

Azucena Agüero, costurera despedida, contó a elDiarioAR desde la toma. “Nos estaban pagando en cuotas el sueldo de abril, con haberes que son de cerca de $420.000. Como se demoraba y se había incumplido una forma de pago en cuotas, el lunes decidimos parar y nos mandaron a la casa. Pero nos encontramos con que durante la noche estaban queriendo vaciar la planta y decidimos meternos y cuidar lo nuestro”, relató.

De acuerdo a la ahora exempleada, que ya sufrió un despido en el mismo rubro, cuidan las máquinas porque consideran que les pertenecen al Estado. “El dueño las consiguió con un programa de la Nación y el edificio fue facilitado por el gobierno provincial. Estaba abandonado y perteneció a otra textil que cerró hace unos años. Es decir, queremos que el gobierno de la provincia intervenga porque la mayoría somos mujeres grandes que necesitamos y queremos trabajar, no un plan”, señaló. Agregó que permanecerán en Textilcom todo el tiempo que sea necesario.

La Dirección de Inspección Laboral (DIL) de Catamarca labró las actas del cierre, documentación clave para que los gremios textil y del vestido exijan el pago de los salarios caídos y el 100% de las indemnizaciones.

En picada

De acuerdo a un relevamiento realizado por la Fundación Protejer, en el que se señala que las firmas consultadas tuvieron un retroceso del 35% en la demanda, el 87% de las empresas del sector textil registró en el primer bimestre de este año una caída de ventas. 

La caída de las ventas de las textiles está acompañada de una suba de precios nominales. En los primeros tres meses del año el rubro acumula un incremento del 33% contra el 51,6% acumulado, mientras que en marzo subió 11%. En 2023 la ropa subió 169%, contra una inflación de 210%, mientras que en 2022 había crecido 120,8% contra una suba general del 94.8%. “Más del 68% de las empresas disminuyeron la producción de forma interanual. Casi la totalidad de ellas atribuyen esta dinámica a la pérdida del poder adquisitivo de la población”, dice el reporte de Protejer“.

DC/MG