La Leona

Código Postal 5590

Noticias de Mendoza

El diputado que organizó la visita a Astiz difundió en un chat con Karina Milei un video que defiende a represores

El diputado que organizó la visita a Astiz difundió en un chat con Karina Milei un video que defiende a represores

Beltrán Benedit compartió el fin de semana en un grupo de WhatsApp libertario que encabezan la hermana del Presidente y el jefe de Gabinete Francos un video que cuestiona los juicios por la memoria que impulsó el kirchnerismo. Pese al silencio de la Casa Rosada, hubo un cruce entre legisladores. El entrerriano también invitó a sus pares a visitar La Rural.

Viaje oficial, fotos, lágrimas de emoción y reproches cruzados: cómo fue la visita de los diputados a Astiz y otros represores

Patricia Bullrich sobre la visita de legisladores libertarios a Astiz: “Fue una decisión personal y cada uno debe hacerse cargo”

Pese a que el Gobierno intentó desligarse públicamente de la visita a Alfredo Astiz y otros genocidas en el penal de Ezeiza que protagonizaron seis diputados de La Libertad Avanza, el círculo más cercano al presidente Javier Milei ampara al legislador que organizó el polémico encuentro con los represores condenados por delitos de lesa humanidad para que siga actuando políticamente. En los últimos días el oficialista Beltrán Benedit utilizó un grupo de WhatsApp libertario que encabezan Karina Milei y Guillermo Francos para cuestionar el avance en los juicios por la memoria que impulsó el kirchnerismo. Y, además, se puso al frente de una comitiva legislativa que visitará mañana la exposición de La Rural en Palermo.

Fue durante el fin de semana que Benedit compartió en el grupo “Legisladores Electos” –que se armó durante la campaña electoral y que integran la secretaria general de la Presidencia, el jefe de Gabinete y los senadores y diputados de LLA, supo elDiarioAR– un video editado de unos siete minutos donde se critica las políticas de Néstor Kirchner para declarar inconstitucional las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. En ese corto, que lleva la firma de la cuenta de TikTok @nos_argentina –el partido del excarapintada Juan José Gómez Centurión–, hay testimonios de Adolfo Vásquez, ex juez de la Corte de mayoría automática menemista, y de Ricardo Saint Jean, abogado defensor de genocidas e hijo del interventor de facto de la provincia de Buenos Aires.

El video arranca con una imagen de Rafael Videla y una voz en off que afirma: “Había que buscar un enemigo lo suficientemente malvado a quien cargarle con todos los males de la Argentina. Y las fuerzas armadas y de seguridad eran los enemigos perfectos porque su poder de respuesta era prácticamente nulo”. En el editado se sostiene que durante el kirchnerismo “se enjuició a las fuerzas armadas violando sus derechos humanos”. También se hace un relato de cómo se derogaron las llamadas “leyes del perdón”. Vásquez señala que “el problema para Kirchner era lo que no estábamos dispuestos a hacer”, a lo que Saint Jean completa: “Kirchner proponía modificar la jurisprudencia y reabrir los juicios contra los militares”. En un fragmento se lee la frase “el derecho penal se ha convertido hoy en un instrumento de la política partidaria”, del catedrático en Derecho Penal y Filosofía del Derecho Alejandro Aponte.

Cuando Benedit compartió su video en el grupo que integran El Jefe –como Milei llama a su hermana– y Francos hubo un momento de tensión, pudo reconstruir elDiarioAR de dos testigos directos. La diputada Cecilia Ibañez, que actualmente integra el bloque MID que encabeza Oscar Zago desde que fue expulsado de la bancada de LLA, le hizo un fuerte reproche. La legisladora llamó “a silencio” al diputado entrerriano y calificó lo que hizo como “vergonzoso”. “Pidió que se llame al silencio por favor, que ya era bastante con lo que había hecho”, apuntó una de las fuentes a este medio. 

La primera escena del video que compartió Benedit en el grupo de WhatsApp que encabeza Karina Milei.

La polémica derivó en una intervención de Lilia Lemoine, que explicó que el video era de autoría de Agustín Laje, reconocido politólogo de ultraderecha de vínculo directo con Milei y que lleva publicados múltiples libros de filosofía política contrarios a la “historia oficial” sobre violación de derechos humanos en la dictura cívico-militar y la ideología de izquierda, según sus palabras. 

Pese al cruce, en el chat hubo un sugestivo silencio de parte de Karina y de Francos. El grupo “Legisladores Electos” suele tener mucha actividad. “Allí te avisan si hay actividad o si te citan para alguna reunión. Generalmente se dan noticias”, explicó una voz libertaria.

Desde que estalló el escándalo el miércoles pasado –la visita a Ezeiza de Benedit y los otros cinco diputados fue el 11 de julio– desde el Gobierno se intentó bajar el mensaje público de que se trató de “actitudes personales” que “no representan a La Libertad Avanza”. Sin embargo, no hubo una condena firme al hecho de que sus legisladores se entrevistaron con al menos once condenados por delitos de lesa humanidad. 

La comitiva que encabezó Benedit, y que integraron Guillermo Montenegro, Rocío Bonacci, Alida Ferreyra, Lourdes Arrieta y María Fernanda Araujo, se encontró en el penal de máxima seguridad con Astiz, ex oficial de la Marina y quien se infiltró en las Madres de Plaza de Mayo y secuestró a las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet durante la dictadura, pero también con los represores Raúl Guglielminetti (exagente de inteligencia del Batallón 601), Carlos Guillermo Suárez Mason Jr. (ex marino responsable de delitos de lesa humanidad en la ESMA), Antonio Pernías (miembro del grupo de tareas 3.3.2 en la por entonces ESMA), Gerardo Arráez (integrante del circuito represivo en Club Atlético, Banco y Olimpo), Honorio Carlos Martínez Ruíz (ex agente de la SIDE), Juan Agustín Oyarzábal Navarro (ex oficial de la policía de Mendoza), Juan Manuel Cordero (represor uruguayo), Mario “el Cura” Marcote (de la Patota de Feced en el Servicio de Informaciones, en Dorrego y San Lorenzo, en Santa Fe), Miguel Angel Britos (expolicía) y Adolfo Donda (exoficial de la Armada y secuestrador de su sobrina, la exdiputada Victoria Donda).

“Fue una decisión personal y cada uno debe hacerse cargo”, dijo el domingo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, máxima responsable del Servicio Penitenciario Federal, que habilitó a los legisladores la visita. Es el mismo argumento que sostuvieron en expresiones públicas el vocero presidencial Manuel Adorni o el presidente de Diputados, Martín Menem. De hecho, el titular de la Cámara baja rechazó aplicar una sanción disciplinaria como reclamó la oposición, tanto la aliada del PRO, la UCR y el bloque de Miguel Pichetto, como del kirchnerismo. Aún Bullrich no respondió el exhorto que le hizo la Justicia Federal para que explique los pormenores de la visita a la cárcel.

La actitud de Benedit del fin de semana demuestra que aún se cree con crédito político para seguir actuando en defensa de los genocidas condenados. El día en que estalló el escándalo el diputado justificó que la visita no se trató a represores, sino a “ex combatientes que libraron batallas contra la subversión marxista por orden de un gobierno constitucional”. Afirmó que muchos de los cargos por los que están condenados “son inventados”, que el presidente Milei “combate en la política a la ideología terrorismonmarxista” y que denunciará en el Consejo de la Magistratura a quienes condenaron a los genocidas en los juicios por la memoria. 

En paralelo al video que envió al grupo que encabezan Karina y Francos, Benedit también se mostró activo en el grupo “BLOQUE DIP LLA” que integran los 38 legisladores libertarios, incluido Menem. Como si no hubiese estado en el centro de la tormenta por estos días, en un mensaje del chat invitó a sus pares a participar de La Rural, que por estos días se desarrolla en Palermo y que Milei inaugurará el domingo próximo. Benedit es vicepresidente de la comisión de Agricultura de Diputados, fue titular de la SRA en su provincia y es empresario del rubro. 

En el chat le adelantó a sus pares que los legisladores están invitados este miércoles a las 15.30 a una recorrida especial por el predio. También avisó que a las 17 hay un panel titulado “Argentina potencia ambiental. Camino hacia la carbono neutralidad”. Y por último tiene un cóctel a las 19. Benedit cerró su mensaje de manera muy cordial: “Por favor avisarme por acá o a mi Wp. El martes informo quienes irán . Slds (sic)”.

DM/MC

Otra jugada del Gobierno para "cerrar la canilla" de la emisión: salen los pases, entran las LEFI

Otra jugada del Gobierno para

Finalmente, ayer comenzó a implementarse la medida que fue anunciada por el ministro Luis Caputo y el presidente del Banco Central Santiago Bausili a fines de junio: el fin de los pases pasivos. Para ello, comienzan a operarse las LEFI. ¿Qué implica la medida y cuáles son los resultados que busca el Gobierno?

Los pases son (o mejor dicho eran) un instrumento que tiene el Banco Central para regular la cantidad de pesos que hay en la economía. Para eso, les ofrece a los bancos comerciales que le entreguen pesos, a un día, a cambio de una tasa determinada. Esto le permite a los bancos obtener una ganancia con el dinero que tienen -de los depositantes- prácticamente sin riesgo: al no cotizar en bolsa, no presentan volatilidad, y ante una demanda de liquidez, rápidamente pueden solicitarle los pesos al BCRA. A su vez, esa ganancia que obtienen los bancos, les permite ofrecer a sus clientes instrumentos como los plazos fijos. 

El problema que planteaba el gobierno con respecto a los pases eran principalmente dos: por un lado, el BCRA para pagar los intereses que esos pases generaban, emitía pesos (o aumentaba la cantidad de pases si el banco lo renovaba), y la política monetaria de Milei es cerrar todas las canillas de emisión. Por otro lado, limitaba la capacidad del BCRA de utilizar la tasa de interés (la tasa de política monetaria) como variable para incidir sobre la inflación: si aumentaba la tasa de interés, aumentaba la emisión del propio BCRA. Para Milei, entonces, esto constituía un problema.

Podemos a su vez señalar un tercer problema que el gobierno señalaba sobre los pases, pero que las nuevas LEFI no resuelven: al ser una fuente latente de pesos, en una eventual salida del cepo, son pesos que pueden ir a demandar dólares. ¿De cuántos pesos estamos hablando? De unos 11 billones de pesos. De levantarse las restricciones cambiarias, esos 11 billones de pesos podrían incrementar la demanda de dólares por unos 8.500 millones de dólares. 

El “problema” de los pases ya se venía “solucionando”. De hecho, si se compara rápidamente, los actuales 11 billones llegaron a constituir hasta 35 billones. Muchos de esos pesos migraron al Tesoro a través de las “nuevas” LECAP y a través de títulos respaldados por los puts -que fueron mayormente cancelados la semana pasada-. Esta migración voluntaria que venían llevando adelante los bancos, se realizará a partir de ahora de manera compulsiva. Aquellos bancos que quieran renovar los pases, ya no podrán, y el BCRA les ofrecerá cobrar los pesos u otorgarle una LEFI (Letra fiscal de liquidez). 

Algunos analistas de mercado consideran que esta decisión prepara el terreno para una posible suba de tasas, que podría ser utilizada por el gobierno como forma de incentivar instrumentos en pesos y contener así el dólar paralelo

¿Qué es una LEFI? Es un instrumento emitido por el Tesoro (el Ministerio de Economía) pero en manos del BCRA (para obtenerlo, el BCRA le dió al Tesoro títulos que tenía en su poder), que vence el 17 de julio de 2025, en pesos, pagando un interés que varía de acuerdo con la tasa de política monetaria (aquella que como señalamos anteriormente, determina el BCRA).

Al igual que los pases, este instrumento sólo puede ser negociado entre bancos y BCRA, es decir, no intervienen operadores de mercado y por ende no queda sujeto a volatilidades de cotización. Pese a que el instrumento vence en un año, los bancos comerciales lo van a poder seguir utilizando como hacían con los pases: diariamente, cuando necesitan liquidez, entregan la LEFI y se llevan los pesos y, a la inversa, cuando les sobra liquidez, adquieren una LEFI y le entregan los pesos al BCRA.

¿Cuál es entonces la diferencia entre los pases y las LEFI? Que el costo de los intereses que genera el instrumento, en vez de pagarlos el BCRA con emisión, los pagará el Tesoro ya sea con superávit fiscal y/o con mayor endeudamiento. Para eso, el Tesoro tendrá depositados en una cuenta especial en el BCRA a modo de “garantía” los pesos necesarios para cubrir los requerimientos de pesos de los bancos. 

Además, el BCRA podrá decidir “autónomamente” una suba de tasas sin preocuparse por la emisión: una mayor tasa será un problema para el Tesoro (que deberá aumentar su superávit o su endeudamiento para cubrir esa mayor tasa) y no ya para el BCRA. Algunos analistas de mercado consideran que esta decisión prepara el terreno para una posible suba de tasas, que podría ser utilizada por el gobierno como forma de incentivar instrumentos en pesos y contener así el dólar paralelo (y por ende la brecha).  

En este punto, cabe recordar que a mediados de diciembre, la actual administración redujo la tasa de política monetaria de 133% nominal anual a 100%, luego a 80% en marzo, y aceleró la baja en abril y mayo: en poco más de un mes decidió la modificación a la baja 4 veces (de 80 a 70, de 70 a 60, de 60 a 50 y de 50 a 40%, que es la actual). Esta aceleración del sendero a la baja de la tasa es considerado un detonante de la disparada de la brecha, que pasó de ubicarse en torno a 20 puntos a principios de abril a traspasar los 35 puntos desde mediados de mayo. Ello no implica desconocer el resto de los factores que operaron sobre el dólar, pero aún así, es de destacar la expectativa actual en torno a una suba de tasas.

DM/CB

El gobierno de Kicillof exigió explicaciones a Milei y Caputo: "Que nos digan qué hicieron con el oro de los argentinos"

El gobierno de Kicillof exigió explicaciones a Milei y Caputo:

El ministro de Gobierno bonaerense, Carlos Bianco, se refirió a la denuncia realizada por el diputado nacional Sergio Palazzo, que exige el acceso a la información para conocer el destino de los lingotes que salieron del país.

El ministro de Gobierno de Buenos Aires, Carlos Bianco, le pidió al Gobierno Nacional; al presidente del Banco Central, Santiago Bausili, y al ministro de Economía, Luis Caputo, en nombre de la Provincia, que informen sobre “qué hicieron con el oro de los argentinos”.  

Este pedido surge luego de que, el diputado nacional y secretario general del gremio de La Bancaria, Sergio Palazzo, denunciara públicamente un pedido de acceso a la información con el fin de saber cuál fue el destino de los lingotes de oro “que salieron de la Argentina y que figuran en las reservas de activos del Banco Central”.

 Según Bianco, ese pedido de información “todavía no fue contestado” aunque está dentro de los límites temporales que establece la ley de acceso a la información pública, sin embargo, parece que el hecho “no es lo suficientemente grave y preocupante” para que las autoridades no hayan hecho todavía una declaración pública al respecto.

Se supone, por la información que circula, que fueron dos envíos, el 7 de junio y el 28 de junio, por un valor aproximado equivalente a 450 millones de dólares, el total de reservas en oro, informó Bianco

“El ministro Caputo confirmó que sí había habido una salida de oro y lo declaró como una acción muy positiva. Dijo que tenía como objetivo obtener un retorno por la colocación de dólares, vaya a saber dónde. Se supone, por la información que circula, que fueron dos envíos, el 7 de junio y el 28 de junio, por un valor aproximado equivalente a 450 millones de dólares, el total de reservas en oro, de acuerdo a la información publicada por el Banco Central de la República Argentina, el 15 de julio”, informó el ministro.

Lo que el Gobierno de la Provincia pide es que, el Banco Central, confirme los motivos por los cuales el oro salió de Argentina porque “si bien era para obtener un retorno, también podría ser para otros motivos que son preocupantes, como una venta de oro para conseguir reservas líquidas en un momento en donde, las reservas líquidas del Banco Central, están en un nivel muy bajo”, sostuvo Bianco.

“Sacar el oro de nuestro país implica riesgos que no tiene el oro cuando está en las reservas de las bóvedas del Banco Central. Por ejemplo, puede ser utilizado como activo, en el caso de embargo, contra la República. Siempre es mejor que el oro esté en nuestro país en el exterior porque, además, hay una cuestión de soberanía y de responsabilidad que tiene el Banco Central de hacer la custodia de las reservas y de los activos de los argentinos”, sostuvo Bianco.

Para finalizar, recordó una frase que expresó la actual ministra de Seguridad cuando era pre candidata presidencial el año pasado, sobre ingresar al Banco Central con cámaras:

“La ministra dijo, y lo cito textual, 'vamos a entrar con una cámara de televisión al Banco Central, porque queremos decirle a la gente cómo está el país y mostrarles qué pasó, qué reservas dejan y por qué las reservas no están'. Eso dijo la ministra Bullrich. Y queremos decirle que acá estamos. Que cuando quiera, la acompañamos a ver qué quedó en el Banco Central, qué dejaron en el Banco Central y dónde está el oro de los argentinos. Si necesita cámaras, las tenemos así que podemos acompañarla”, concluyó.

DM con información de agencia NA

El veneno de la víbora

El veneno de la víbora

La vicepresidenta Victoria Villarruel, en una inusual reivindicación de gauchos, negros e “indios”, arenga sobre la Argentinidad al palo mientras elogia a Messi para asociar las gestas históricas y deportivas de nuestro país con su ideología nefasta.

Escuchen, corran la bola / Juegan en Francia pero son todos de Angola / Qué lindo es, van a correr / Son come travas como el puto de Mbappé / Su vieja es nigeriana; su viejo, camerunés / Pero en el documento, nacionalidad francés”, escuché bajo un puente en la General Paz junto a mis tres hijos y mi esposa. Lo cantaban gente del pueblo llano, familias humildes y otras más acomodadas, niños muy pequeños en hombros de sus padres; también pibas de clase media que posiblemente llevaran un pañuelo verde en la mochila. No me gustó. 

Era un momento mágico, de reafirmación nacional, donde tantos jóvenes de distintas clases sociales por primera vez se encontraban en la calle bajo la misma bandera sintiendo el orgullo de la identidad argentina. Sentí algo feo. No me gustaba que esa intensa alegría colectiva se asocie en la mente de esos jóvenes con consignas racistas y homofóbicas. Esa canción me perturbaba particularmente porque, además de la denigración de putos y travas, el sentido fundamental era señalar la presencia de descendientes angoleños, nigerianos, cameruneses como mancha a la francesidad de la selección gala. Precisamente lo mismo que piensan los fascistas colonialistas franceses. 

Le pedí a mis hijos que no canten esa canción, había otras mucho más lindas, pero no lancé una proclama contra los cánticos racistas en los festejos del mundial. No ando con el dedito moralizador frente a las expresiones del pueblo, pero estoy convencido de que no es el camino ceder a que el racismo, la homofobia, el patoterismo o la cultura de la doma se infiltre en la cultura popular. Sobre todo, cuando los cantos se dirigen a los débiles, los pueblos pobres, las “travas”, los afrodescendientes.

La tercera Copa Mundial fue una fiesta nacional y popular. Como en toda fiesta, hay desenfreno y catarsis, se aflojan las barreras inhibitorias, las restricciones de lo correcto se debilitan. En ese contexto, sale lo peor y lo mejor de la gente. Es parte de la psicología de masas desde que el mundo es mundo. Tal vez por entonces la natural alegría de un pueblo que venía de sufrir la pandemia silenció las voces necesarias que alertaban sobre los riesgos de este destape racista que se infiltró en los festejos.

No soy un mojigato, no me indignan las malas palabras ni las frases políticamente incorrectas. Las veces que fui a la popular de San Lorenzo me sentí entre compañeros. Compañeros que pueden cantar “quisieron privatizarte, pero a vos no te vendo” pero también “son todos bolivianos que cagan en la vereda y se limpian con la mano”. Cuando truenan esos cantos en la Butteler simplemente me cruzo de brazos, me callo y le pido a mi pibe que no las cantemos. Intento explicarles a mis compañeros cuervos que no da.

Estos resabios xenófobos que existen en la cultura de todos los pueblos se convierten en un problema grave cuando la dirigencia política de un país, particularmente los gobernantes, buscan tocar precisamente esas fibras de odio que anidan, más o menos inhibidas, en todos nosotros. Es la explotación de la fragilidad humana en función de esquemas de poder e ideologías deshumanizantes.

En mi caso, como dirigente del campo popular tampoco me siento habilitado a moralizar desde una posición elitista las expresiones de mi gente. Hasta ahora, mantuve mi repudio a nivel de la objeción de conciencia con el silencio.

El caso de Enzo Fernández, un atleta de 23 años que hizo feliz a nuestro Pueblo con su talento deportivo, me obliga a una reflexión. No me escandaliza su cántico en sí mismo. El joven explicó perfectamente en su descargo como un error cometido en el marco del fervor de un triunfo futbolístico. Seguramente, lo entonó con absoluta inconsciencia del dolor que podía generar en los agraviados por la letra de la canción. Es un aprendizaje para él y para todos. Esta situación desafortunada se convierte en otra cosa cuando traspasa los límites de la cultura de cancha y se mete en la política oficial.

Yo también banco a Enzo, lo que no banco es el canto y mucho menos el festejo de gente paqueta o poderosa que se siente habilitada por el ídolo a vomitar su racismo y prepotencia, tanto peor si se trata de una autoridad pública. Me revuelve las tripas las declaraciones públicas de la señora vicepresidenta de la República Argentina, una mujer que se ufana de su educación superior, saluda en japonés al embajador de Japón, se muestra circunspecta y racional, avala la entrega neocolonial de los recursos naturales argentinos, se vanagloria de los elogios del Financial Times, pero aprovecha una ocasión desgraciada para utilizar a Enzo en un acto infame de populismo nazional-videliano.

Llamativamente, la justificación de su reivindicación del canto racista es el anticolonialismo. Esta mujer, que reivindica el terrorismo de Estado, parece olvidar que fueron precisamente los militares colonialistas franceses los maestros de sus amados genocidas. Efectivamente, las tácticas de “guerra sucia” que aprendieron los represores argentinos se desarrollaron en el África colonizada, particularmente en Argelia, para reprimir a los revolucionarios independentistas. Las clases se dictaron primero en París. Más adelante, una delegación de asesores franceses se instaló en la Argentina, adiestrando a nuestros represores con “clases sobre torturas, asesinatos, infiltraciones en sindicatos, partidos políticos, violaciones de domicilio, atentados, guerra psicológica y campañas sucias de prensa” (Pigna)

En una jugada claramente calculada para dejar en offside al señor presidente Javier Milei asumiendo la pose de nacionalista Galtieri style, con videliana pasión mundialista, Villaruel no deja puntada sin hilo

La vicepresidenta Victoria Villarruel, en una inusual reivindicación de gauchos, negros e “indios”, arenga sobre la Argentinidad al palo mientras elogia a Messi para asociar las gestas históricas y deportivas de nuestro país con su ideología nefasta. Con cara de piedra y mal disimulada cobardía, denuncia la hipocresía sin aclarar de quién ni por qué. Hubiera sido interesante. Si Villarruel está criticando al gobierno francés, efectivamente le asiste la razón, no por los actos aberrantes de colonialismo francés en África -que supongo no pueden achacarse al gobierno de Macron como no podría achacarse las aberraciones japonesas en China al gobierno de Kishida- sino por la persecución que sufren hoy los ciudadanos franceses de origen no europeo y sus descendientes en los suburbios conocidos como banlieue o las personas que viven en las zonas pobres de París, casi todos inmigrantes africanos, que las autoridades francesas suben a colectivos por la fuerza para limpiar la ciudad antes de los Juegos Olímpicos. Si realmente se preocuparon por la dignidad de los afrodescendientes, antes de indignarse por un acto injusto pero infantil, las autoridades galas podrían comenzar por no apalear afrodescendientes pobres y excluidos. Sería bueno que Villarruell aclare a qué hipocresía se refiere, así nos ayuda a terminar con la persecución estatal que sufren los pobres y excluidos en Argentina que duermen en las calles con frío, hambre y miedo de las patrullas policiales.  

En relación con las “las verdades que no se quieren admitir” también me pregunto a qué se refiere; ¿a la orientación sexual de un jugador francés de origen africano? ¿a la presencia de afrodescendientes en territorio francés? El coraje argento de la genocidófila vicepresidenta tiene poca nafta; se le acaba cuando le toca enumerar las susodichas verdades.

En una jugada claramente calculada para dejar en offside al señor presidente Javier Milei asumiendo la pose de nacionalista Galtieri style, con videliana pasión mundialista, Villaruel no deja puntada sin hilo. Sabe que, en pocos días, el Jefe de Estado viajará a Francia a la apertura de los Juegos Olímpicos. Busca forzar otro error diplomático que se sume a tantos que el propio Milei se buscó con su fanatismo ideológico de anticomunista tardío. Como vengo señalando hace tiempo, en mi humilde opinión, es evidente que la señora, serrucho en mano, se prepara para sucederlo frente al inevitable colapso del plan socioeconómico que ella misma impulsa. La aceleración de su estrategia de diferenciación y el desarrollo de su agenda propia hablan mucho del momento histórico de la Argentina. La arenga patriotera de Villarruel es como el veneno de la serpiente que, camuflada en el ambiente, muerde arteramente a su víctima para someterla.

Por otro lado, ya desde el Mundial, me irrita el silencio de quienes construyeron su carrera política a partir de la permanente sobreactuación frente a cualquier expresión políticamente incorrecta cuando la ola del progresismo cultural estaba en la cresta. ¿Dónde están ahora que se los necesita? Otra gran lección para nuestro campo político: cuando veas a alguien usar demasiado el pico, fijate que hace con su cuero. Si no hay coincidencia, es un careta montado en una marea ideológica que cambia de convicciones como de guante sin sonrojarse. Las personas de convicción, en particular los que creemos en la igualdad, la justicia social y la dignidad inalienable de todas las personas, casi siempre tenemos que nadar contra la corriente. No surfeamos sobre las olas, luchamos para cambiar la corriente… como los revolucionarios franceses que nos legaron los ideales de libertad, igualdad y fraternidad luchando contra los tiranos, como las monjas francesas entregadas por el torturador Astiz, ese mismo que suscita la solidaridad de la indignada Villarruel.

Dicho todo esto, agradezco a la Selección Argentina por las alegrías comunitarias que nos viene regalando hace algunos años ya. Y sobre todo al pibe que embolsaba carbón y hoy se despide regalándonos una sonrisa más, gracias Ángel.

JG/MF

Capital Humano debe informar en 48 horas cómo repartirá los alimentos a comedores

Capital Humano debe informar en 48 horas cómo repartirá los alimentos a comedores

Es por un recurso de amparo colectivo que presentaron la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y el CELS.

El juez en lo contencioso administrativo federal Martín Cormick dispuso hoy que el Ministerio de Capital Humano informe en un plazo máximo de 48 horas cómo garantizará la distribución de alimentos para las personas que concurren a comedores.

“Toda vez que la resolución dictada el 12/07/24 ha quedado firme, intímese al Estado Nacional (Ministerio de Capital Humano) a acreditar -en forma documentada y dentro del plazo de 48 horas- haber dado cumplimiento con lo ordenado en el punto 2) de dicha resolución”, sostuvo el reciente fallo.

La resolución se refiere a la cautelar que emitió su colega, Walter Lara Correa, quien hizo lugar a un recurso de amparo colectivo que presentaron la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) para que se garantice el derecho a la alimentación en los comedores.

En medio del receso invernal, la Justicia habilitó la feria para cumplir el fallo que obliga al Gobierno continuar con la entrega de alimentos a comedores. El magistrado pidió además que “el Ministerio de Capital Humano no innove respecto de los planes y programas que enumera en su presentación y respecto de los cuales afirmó que estén vigentes”. 

“Ello, sin perjuicio de las facultades del Poder Ejecutivo Nacional de reestructurar, revisar y auditar la ejecución de los diferentes programas y/o creación de nuevos programas complementarios siempre que signifique mejoras”, agregó.

La causa comenzó a principio de este año, cuando las organizaciones reclamaron que el Gobierno dejó de entregar los alimentos a comedores y merenderos, por lo que solicitaron que se mantengan las políticas sociales. A raíz de esto, se presentó un amparo colectivo que el juez Lara Correa lo aprobó.

MM con información de la agencia NA.