Pueblo Echevarrieta

Código Postal 5603

Noticias de Mendoza

Milei destacó el superávit fiscal trimestral de su gobierno y sostuvo: “Nuestro plan está funcionando”

Milei destacó el superávit fiscal trimestral de su gobierno y sostuvo: “Nuestro plan está funcionando”

El presidente Javier Milei usó nuevamente la cadena nacional esta noche para emitir un mensaje que no tuvo ningún anuncio sino que estuvo centrado en destacar el superávit fiscal que se consiguió por tercer mes consecutivo. Este logro no solamente se anotó a costa de posponer el pago de deuda sino a partir de aplicar la “motosierra” y la “licuadora” a las jubilaciones, la obra pública y las transferencias a las provincias, temas sensibles que cruzaron el debate público de los últimos meses. En tal sentido, dijo que los argentinos atraviesan “el último tramo de un esfuerzo heróico”.

“En contra de los pronósticos de la mayoría de los dirigentes políticos, los economistas profesionales, televisivos y petardistas tribuneros, los periodistas especializados y buena parte del establishment argentino, quiero anunciar que el sector público nacional registró durante el mes de marzo un superávit financiero de más de $275.000 millones. Logrando de esta manera, y luego de más de casi 20 años, superávit financiero de 0,2% del PBI durante el primer trimestre del año”, dijo Milei.

“Es el primer trimestre con superávit financiero desde el año 2008. Un hito que debe enorgullecernos a todos como país, en particular, dada la estrepitosa herencia de la que tuvimos que hacernos cargo”, aseguró.

Señaló también que “el déficit cero no es solo una consigna de marketing para este gobierno, sino que es un mandamiento”. “Esto quiere decir que cada peso que le sobre al Estado Nacional, le deja de aumentar el gasto, será devuelto a los argentinos a través de reducciones de impuestos”, agregó.

“No esperen la salida de la mano del gasto público. La era del supuesto Estado presente ha terminado. Ha sido un fracaso estrepitoso que ha sumergido al 60% de la población en la pobreza y nunca más vamos a volver a eso”, afirmó.

La cadena nacional transmitió el mensaje que el presidente de la Nación había grabado durante la tarde de este lunes, en el Salón Blanco de la Casa Rosada, escoltado por el ministro de Economía, Luis Caputo, y el presidente del Banco Central, Santiago Bausili. Detrás de ellos se ubicaron Pablo Quirno, secretario de Finanzas, y Vladimir Werning, vicepresidente del Banco Central.

En relación con el superávit fiscal logrado, Milei dijo que “no es sólo un número en una tabla del Ministerio de Economía sino la garantía de un camino sostenible y consistente para terminar con la inflación para siempre en la Argentina”.

“No es casualidad que la inflación se esté desplomando y todos los meses el número de inflación sea menor al esperado, particularmente en el mes de marzo, que en teoría iba a ser el mes más difícil para las cuentas públicas. El dato tal vez más acabado que muestra lo acertado nuestro rumbo es que asumimos con una inflación mayorista mensual del 54% en diciembre, que en términos anualizados implicaba 17.000% anual y que hoy se encuentra en torno al 5% mensual”, señaló.

La de este lunes no fue la primera cadena nacional que hizo Milei en sus más de cuatro meses de gobierno. Con la excepción de su mensaje de asunción y del que pronunciara el 1° de marzo ante la Asamblea Legislativa —además de la transmisión oficial durante la visita de la generala norteamericana Laura Richardson a principios de este mes—, el Presidente utilizó una sola vez esa herramienta para dirigirse a la ciudadanía y comunicar una medida. Fue el 20 de diciembre pasado, día en que el primer mandatario anunció su mega-DNU de desregulación de la economía escoltado por el pleno de su gabinete.

Los 20 puntos esenciales del discurso del presidente Javier Milei

1. “Entiendo que la situación que estamos viviendo es dura, pero también que ya hemos recorrido más de la mitad del camino.”

2. “Quiero anunciar que el sector público nacional registró durante el mes de marzo un superávit financiero de más de 275 mil millones de pesos.”

3. “Este es el primer trimestre con superávit financiero desde el año 2008, un hito que debe enorgullecernos a todos como país.”

4. “El superávit fiscal… no es ni más ni menos, que el único punto de partida posible para terminar de una vez y para siempre con el infierno inflacionario.”

5.“El superávit fiscal es la piedra angular desde la cual construiremos la nueva era de prosperidad de la Argentina.”

6.“Cuando asumimos el enorme desafío de conducir nuestra nación, encontramos un país quebrado y al borde de una hiperinflación.”

7. “Teníamos un déficit de 5 puntos del producto en el Tesoro y un déficit financiero de otros 10 puntos en el Banco Central.”

8. “El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional estaba caído.”

9. “Asumimos el gobierno con la inflación corriendo al 7.600% anual.”

10. “Dijimos que la causa de todos los males en la Argentina era el déficit fiscal.”

11. “Con nosotros se acababa el déficit y, en consecuencia, se acababa la emisión monetaria y la inflación.”

12. “Avanzamos en el programa de estabilización de shock más ambicioso de nuestra historia.”

13. “Hemos logrado alcanzar el superávit financiero en tan solo un mes de gobierno.”

14. “Pepe a la oposición de buena parte del establishment económico y político de la Argentina… el gobierno tenía razón y nuestro plan está funcionando.”

15. “Pepe a quienes sistemáticamente ponen en cuestionamiento nuestras ideas.”

16. “Este milagro económico… responde, a diferencia de lo que suelen afirmar los que quieren el fracaso de este gobierno, en enorme medida a lo que durante la campaña llamamos ‘motosierra’.”

17. “Lograr superávit financiero trimestral luego de casi 20 años, habiendo recibido la herencia que recibimos, es un milagro económico.”

18. “Nos enfrentábamos a la peor crisis de la historia de nuestro país.”

19. “Producto de la obsesión de los políticos argentinos por gastar lo que no tenemos… recurrían a la emisión monetaria, que es la única y probada causa de la inflación.”

20. “Desde que asumimos nos enfocamos en dos cuestiones esenciales… se acababa el déficit y, en consecuencia, la emisión monetaria y la inflación”.

MM / JJD

Con una hipérbole épica y populista, Milei anunció en cadena nacional que el ajuste continuará

Con una hipérbole épica y populista, Milei anunció en cadena nacional que el ajuste continuará

No eran Conan, Milton, Murray, Robert y Lucas, los perros –uno fallecido– que atesora Javier Milei, sino el propio Presidente y la mesa chica de su equipo económico: el ministro de Economía, Luis Caputo; el Secretario de Finanzas, Pablo Quirno; el Presidente del Banco Central, Santiago Bausili, y su segundo, Vladimir Werning. Sentado y con anteojos para seguir la lectura de su discurso de 15 páginas que se escribió en letra imprenta mayúscula, el jefe de Estado protagonizó este lunes por la noche una nueva cadena nacional para autoalabar los resultados de su gestión y adular a la sociedad por soportar el ajuste de la motosierra y la licuadora.

Fueron 20 minutos de una hipérbole épica, en un escenario que tuvo poco de épico: la cámara sólo se paseó entre planos generales y cortos apenas contrapicados hacia Milei –cuidando su obsesión por la papada– y algunos otros enfoques a sus funcionarios. “Quiero anunciar algo imposible hace tan poco tres meses”. “Una hazaña de proporciones históricas a nivel mundial”. “Un milagro económico”. “Frente a infinitos diagnósticos ominosos, estamos haciendo posible lo imposible”. “Estos patriotas decidieron poner el pecho, corrieron hacia el fuego para ayudar a sus compatriotas”. “Y hubo un esfuerzo heróico de la mayoría de los argentinos”.

Con esas frases rutilantes Milei habló en el prime time televisivo para no decir nada nuevo: que en los primeros tres meses de gestión el Gobierno consiguió gastar lo mismo que ingresó a las cuentas públicas, es decir que hubo superávit gemelos. Fiel a su estilo de gobernar en campaña permanente –la escuela de su asesor estrella Santiago Caputo–, el Presidente usó el aparato propagandístico del Estado para ratificar el rumbo de su motosierra. En el exacto momento en que hablaba en algunos barrios porteños sonaban cacerolazos.

“Queremos anunciar que el sector público nacional registró un superávit financiero de $275 mil millones. Después de casi 20 años, superávit financiero de 0,2% del PBI durante el primer trimestre”, fue el “anuncio” duro y concreto que hizo Milei en un mensaje que grabó durante la tarde en el salón Blanco de la Casa Rosada. Justo cuando hay un consenso generalizado entre las consultoras privadas de que la inflación llegará este mes a ser de un dígito –luego de picos en los últimos tres meses–, Milei prometió que “este superávit es el punto de partida para terminar con el infierno de la inflación”.

“Quiero anunciar algo imposible hace tan poco tres meses”. “Una hazaña de proporciones históricas a nivel mundial”. “Un milagro económico”. “Frente a infinitos diagnósticos ominosos, estamos haciendo posible lo imposible”. “Estos patriotas decidieron poner el pecho, corrieron hacia el fuego para ayudar a sus compatriotas”. “Y hubo un esfuerzo heróico de la mayoría de los argentinos”.

El Presidente trazó su narrativa al mejor estilo kirchnerista: identificando enemigos para justificar su política de gobierno. Habló de “20 años de populismo” y de una “estrepitosa herencia”, que a su entender le dejó el mandato de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Pero no se quedó ahí nomás: cargó contra el llamado círculo rojo. “Estamos haciendo posible lo imposible, incluso con la mayoría de la política, los sindicatos, el periodismo y buena parte de los actores económicos en contra”.

No se privó de apuntar el dedo acusador hacia el Congreso, pese a que por estos días su jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y su ministro de Interior, Guillermo Francos, están en tratativas extenuantes con los aliados del PRO, la UCR y Hacemos Coalición Federal, más los legisladores que responden a los gobernadores, para que no vuelva a fracasar la ley de Bases en la Cámara de Diputados, donde se plantea una serie de superpoderes para el Presidente. “Contamos con márgenes de maniobra acotados, producto de que el Congreso no nos ha dado todavía a este Gobierno las herramientas con las que todas las administraciones pasadas contaron”, dijo. 

El anhelo de La Libertad Avanza es que haya dictamen este miércoles-jueves, para que pueda haber media sanción el lunes-martes de la semana próxima. “El crecimiento económico genuino se verá multiplicado fuertemente en la medida que el Congreso nos acompañe en el programa de reformas estructurales como ser el caso de la ley Bases”, presionó.

Milei dijo que el “milagro económico” se debió a acciones humanas suyas. “Responde a la motosierra y no, como dicen algunos, a la licuación del gasto público”. Dio vuelta la carga de la prueba: a su modo justificó que se haya pateado el pago de deuda, el recorte de las jubilaciones, la obra pública y las transferencias a las provincias.

“No se traslada el coste del ajuste a toda la población”, aseveró. Y sobre la falta de medidas concretas para los adultos mayores defendió que “de los 5 puntos de déficit, sólo 0,4% corresponde a las jubilaciones. El restante al recorte de la política”. También resaltó medidas sociales paliativas que ya quedaron atrasadas por el salto inflacionario del primer trimestre y no detuvieron el reclamo por más asistencia alimentaria en los comedores populares, como la suba en la asignación por hijo o la tarjeta Alimentar o el recien en gateras voucher educativo.

Justificó polémicas medidas con el cierre de organismos y oficinas estatales: “Eran innecesarios y utilizados para perseguir a los que piensan distintos”. Le habló a los gobernadores: “Las transferencias a las provincias es un sistema tóxico”. A la obra pública: “Se redujo el festival de la obra pública con rutas que no conducían a ningún lado”. Evitó referirse al retroceso que el propio Gobierno hizo con el aumento desmedido de las prepagas. O a la crisis que atraviesan las universidades públicas y que este martes realizarán una masiva manifestación hacia Plaza de Mayo.

Así hizo loas al sector privado, luego de haberse encontrado el viernes pasado con los hombres más ricos del país en el lujoso hotel Llao Llao en Bariloche. Y ratificó que la mano estatal será corrida por la mano invisible del mercado. “Nunca va a ocurrir en nuestro gobierno el aumento del gasto”, aseveró una vez. “No esperen la salida de la mano del gasto público”, dijo en otro momento. “La era del supuesto Estado presente ha terminado”, afirmó en un pasaje. 

Entonces le habló a los que los rodeaban. Dijo que Caputo es “un patriota” que “decidió poner el pecho”. Usó la metáfora del bombero para elogiar a su equipo económico: “Corrieron hacia el fuego para ayudar a sus compatriotas”.

Y se paseó de la épica a lo místico para dirigirse al público. Soportar el ajuste hasta ahora fue, dijo, “hubo un esfuerzo heróico de la mayoría de los argentinos”. “No hay alternativa más que rendirse a los pies de un pueblo que ha decidido abandonar la esclavitud y emprender el largo camino por el desierto hacia la tierra prometida”. Un tono populista que Milei cerró con una despedida que mixturó una versión gaucha de una frase norteamericana y su latiguillo bíblico de campaña: “Que Dios bendiga a los argentinos y que las fuerzas del cielo nos acompañen”.

MC/JJD

La pretensión de Milei de que todos vean lo que él ve: equilibrio fiscal como sea, inflación en baja y salarios en alza

La pretensión de Milei de que todos vean lo que él ve: equilibrio fiscal como sea, inflación en baja y salarios en alza

El mismo presidente que ve a su perro muerto, Conan, pretende que toda la sociedad, incluido los economistas ortodoxos que lo critican como Domingo Cavallo y Carlos Rodríguez, vea lo que él ve que supuestamente está sucediendo en la economía. Primero, que el equilibrio fiscal del primer trimestre es sustentable y puede mantenerse todo el año. Que no es fruto de una licuación de gastos por inflación sino de su mentada motosierra. Que está comprometido a mantener el déficit cero como “mandamiento”, como los que Yahveh entregó a Moisés, invocación no casual que pronunció la noche de la Pascua judía. Milei, el presidente que cree que el resto “no la ve”, también observa que la inflación baja, lo que sucede pero no en la medida para festejarlo, y él también tiene la videncia de que los salarios están recuperándose, una hipótesis que contrasta por ahora con la realidad.

“Entiendo que la situación es dura, pero ya recorrimos la mitad del camino”, arrancó su discurso rodeado de quienes él considera “patriotas” por asumir sus cargos en pleno “incendio”, el ministro de Economía, Luis Caputo, el secretario de Finanzas, Pablo Quirno, el presidente del Banco Central, Santiago Bausili, y su vice, Vladimir Werning. “A mitad de camino” significa que él cree que a mitad de año comenzará el crecimiento económico, en forma de V, como él sostiene. Pero hay colegas suyos que temen una L o una curva como el logo de Nike, es decir, una depresión prolongada. “Esta vez el esfuerzo va a valer la pena”, prometió a los 46 millones de argentinos, la mayoría de los cuales lo votó y aún lo apoya.

Predijo que primero se recuperará la economía por los sectores primarios, la minería, el gas, el petróleo y el campo, y después por una recuperación salarial por la baja de inflación. Esta recuperación, según él, ya está ocurriendo. Por ahora las estadísticas no lo ratifican. Pero si realmente bajara la inflación a niveles menores al alza salarial, entonces sí habrá mayor poder de compra. Hay dudas de que ello ocurra. Puede que los argentinos ganen más dólares que antes, pero también gastan más.

Después anunció el superávit fiscal financiero (después del pago de intereses de la deuda, uno de los rubros que no se ajuste, no vaya a ser que los acreedores se quejen) del 0,2% del PBI en el primer trimestre de 2024, o sea, el primer cuarto sin rojo en 16 años. “No es más ni menos que la piedra fundamental para la prosperidad de la Argentina”, ensalzó el superávit. Anteriores gobiernos en estos 40 años de democracia muchas veces menospreciaron las cuentas ordenadas. Fue un error. Pero de ahí a considerarlas la prioridad número uno de la economía también puede llevarnos a la equivocación. Pero el presidente habla de “hazaña de proporciones históricas a nivel mundial”.

Después de describir la herencia recibida como peor que el Rodrigazo de 1975, la hiperinflación de 1989 y la crisis de 2001 -otra afirmación lejana a la realidad, pese a lo severa de la debacle dejada por el peronismo-, calificó de “milagro económico” su superávit de un solo trimestre. “Milagro económico” es como se llama al repunte de Alemania o Japón tras la Segunda Guerra Mundial, pero no tuvieron mucho de milagro y sí de esfuerzo por el desarrollo económico, condimento del que por ahora carece el plan libertario.

“Fue motosierra, no licuación”, pregonó Milei frente a críticos como Carlos Melconian que advierten que el ajuste se basa en congelar gastos mientras la inflación corre a casi el 300%. “Sólo 0,4% del PBI fue por pérdida de las jubilaciones, y fue por la nefasta fórmula de movilidad jubilatoria de Alberto Fernández”, quiso aclarar el presidente. En parte tiene razón. En parte, no, porque el ajuste a los adultos mayores, como a los asalariados, provino del salto inflacionario inicial de la gestión libertaria. Esta disparada, a su vez, se debió en parte a la herencia de precios insosteniblemente reprimidos por el anterior gobierno, pero en parte por las medidas liberalizadoras que adoptó el nuevo jefe de Estado.

“El 4,6% restante (del ajuste) se debe al recorte del gasto público que usaba la política para comprar voluntades”, sostuvo Milei. Una parte mínima puede ser cierta. La mayoría, no. “Por primera vez solo se trasladó el ajuste a los beneficiados del modelo empobrecedor del pasado”, soltó sin tener en cuenta que se han hundido la economía y los salarios, y ahora también comienza a preocupar el empleo. Puntualizó en el “recorte a las provincias” de fondos que servían “a cambio de someterse a la Nación”. En parte es cierto, pero en gran parte, no. Los recursos jibarizados incluyen el incentivo docente y el subsidio al colectivo.

Milei celebró la “reducción de la obra pública”, pero casi la eliminó. La justificó señalando que eran caldo de cultivo de un “festival de corrupción, de rutas que no conducían a ninguna partes, de obras que no se terminaban”. Es verdad que hubo corrupción, y mucha, y que se dejaron proyectos inconclusos, pero pese a las coimas y sobreprecios, que deberían erradicarse, también se concretaron autopistas, viviendas o cloacas. Pero tranquilos porque Milei reiteró que su modelo radica en que la infraestructura la haga el sector privado. Es decir, sólo se harán las obras que puedan pagar los usuarios... adinerados.

“Eliminamos 50% de los cargos políticos”, dijo con justicia. Es verdad que podó más de la mitad de los ministerios, aunque acaba de subirles el sueldo a su hermana Karina o a su vocero Manuel Adorni para que cobren como ministros. Llamó la atención cuando habló de “eliminar organismos que perseguían a los que pensaban distintos”. Así se refería al Instituto Nacional contra la Discriminación, el Racismo y la Xenofobia, que seguramente debía mejora en su funcionamiento, pero también perseguía a discriminadores, racistas y xenófobos.

Entre tanto ajuste ni mencionó a las universidades públicas, cuyos defensores marcharán este martes en un acto que puede ser tan masivos como el 8M feminista o el 24M de los derechos humanos, pero vaya a saber si cambia el humor social. Los refuerzos presupuestarios de último momento del Gobierno a las casas de altos estudios, aunque insuficientes, quizá demuestran que a los asesores de imagen del presidente, Santiago Caputo y Rodrigo Lugones, la movilización eventual de jóvenes estudiantes no les resulta inocua.

Pero Milei sostiene que el ajuste preservó a los “sectores postergados” porque duplicó la asignación universal por hijo y la Tarjeta Alimentar, cuadruplicó la ayuda escolar, entregó vouchers a estudiantes de colegios privados -claro que son sólo el 16% del total- y sextuplicó la ayuda a 70.000 embarazadas. Esto es verdad y sirvió para atenuar el ajuste y la depresión. Pero el presidente quiso ir más allá y celebró que aumentó 75% la ayuda a comedores populares, lo que contrasta con las quejas de las organizaciones sociales y hasta de la Iglesia católica por la falta de ayuda.

Milei sostuvo que le decían que “tener déficit cero en el primer año era imposible”. Pero habría que recordarle que sólo pasó un trimestre. También es cierto que está obstinado en mantenerlo y no parece que nada vaya a detenerlo, sobre todo en este primer año de gobierno en el que goza de un alto apoyo de un pueblo cansado de 40 años de fracasos en democracia.

“La inflación se está desplomando, es menor a la esperada”, se congratuló. Recordemos que la elevó del 12% en noviembre al 25% en diciembre y después la bajó al 20% en enero, al 13% en febrero y al 11% en marzo. Los datos de estos dos últimos meses fueron realmente inferiores a lo pronosticado, en parte porque se postergaron algunos aumentos de tarifas para los días venideros y en parte porque la economía se hundió más de lo previsto. Pero Cavallo, antes admirado por Milei, advierte que será difícil seguir reduciendo el índice de precios al consumidor (IPC) por debajo del 6% mensual.

Milei reivindicó un “sistema de precios libres”, aunque cuando Santiago Caputo y Rodrigo Lugones le advirtieron del malhumor de las clases altas y medias altas por las prepagas buscó el modo de regularlos en este sector. Prometió que “cada peso que sobre será devuelto a los argentinos en forma de reducción de impuestos”. Es decir, no se detendrá en su lucha por bajar el gasto. La duda es por qué la gente querría abonar tributos cuando el propio jefe de Estado alentó la semana pasada a los grandes millonarios a evadirlos. Claro, a ellos les ha preparado una rebaja del gravamen a los bienes personales, mientras subirá el monotributo a los que menos cobran y reinstaurará el equitativo impuesto a las ganancias a los empleados con mayores salarios, siempre y cuando lo apruebe el Congreso.

Llamó a reducir el gasto a un “nivel acorde con un país que necesita crecer”. Pero amputarlo del 40% del PBI al 25%, como él quiere consagrar en el Pacto de Mayo, es acotarlo a guarismos de países subdesarrollados. Casi la única excepción en ese nivel es Irlanda.

AR/JJD

Hubo cacerolazos durante el discurso de Javier Milei

Hubo cacerolazos durante el discurso de Javier Milei

Algunos cacerolazos en señal de protesta se produjeron esta noche durante el discurso que dio el presidente Javier Milei en cadena nacional en varios puntos del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Los videos rápidamente se viralizaron en las redes sociales, siendo Caballito y Palermo, dos barrios donde Milei ganó cómodamente las elecciones, donde más ruido se escuchó en Capital Federal. También hubo cacerolazos en los barrios porteños de Villa Crespo, San Telmo, Villa Lugano, Villa DEvoto y la zona de Congreso.

En el conurbano bonaerense se sintieron en localidades como Avellaneda, bastión del peronismo, y extrañamente en Olivos, cerca de la Quinta Presidencial.

MM con información de la agencia NA.

El Gobierno anunció que auditará las indemnizaciones a víctimas del terrorismo de Estado

El Gobierno anunció que auditará las indemnizaciones a víctimas del terrorismo de Estado

El ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, anunció que dispuso la realización de una auditoría integral de todos los pedidos realizados al amparo de las leyes de reparación patrimonial para víctimas del terrorismo de Estado luego de que se detectaran “distintos casos con irregularidades en la tramitación, otorgamiento y/o pago”.

A través de un comunicado, la cartera que dirige Cúneo Libarona justificó la medida a partir del procesamiento a una persona por “defraudación, falsificación de documentos públicos y asociación ilícita” y en que “a su vez, existen otras causas penales en trámite por irregularidades surgidas por pagos duplicados o realizados a personas que carecen de documentación que respalde su pedido”.

“Descubrimos distintos juicios con autos de procesamientos confirmados por la Cámara de asociación ilícita de gente que inventaba con documentos falsos, testigos falsos, formularios falsos haber sido víctima del terrorismo de estado”, dijo Cúneo Libarona en el canal de noticias LN+. “Y en muchos casos, más de cien, recibieron más de US$ 150.000 en concepto de indemnización”, agregó.

“Hay otro juicio donde descubrimos otra maniobra fraudulenta por el cual se presentaban personas que habían cobrado y volvían a cobrar. Se presentaban personas que eran de Uruguay, estuvieron un breve lapso en Argentina pero fueron detenidas en Uruguay y reclamaban todo el período como si hubieran estado detenidas en la Argentina”, ejemplificó el Ministro y señaló: “Cuando leo los fallos y veo la entidad digo: acá debe haber muchísimos mas hechos, más juicios e involucrados”.

En este contexto, “el Ministerio articulará medidas para no abonar las sumas económicas de los beneficios a quienes no correspondan”, señaló el comunicado, que agregó: “Asimismo, perseguirá la devolución de las sumas pagadas por el fraude y que han sido cobradas indebidamente para que se restituyan a las arcas del Estado”.

La reacción de Horacio Pietragalla

A través de un posteo en la red social X, el exsecretario de Derechos Humanos de la Nación del gobierno de Alberto Fernández, Horacio Pietragalla Corti, cruzó a Cúneo Libarona por su decisión de auditar las indemnización a víctimas del terrorismo de Estado. “Bueno, con todo respeto, sólo quiero informarles que hasta los diarios españoles informaban que a esta banda la descubrimos nosotros, la denunciamos y fuimos querellantes. Ahora, por favor, un poquito de seriedad, salió en todos lados, lo hicimos público. «Miren que hay trabajo para hacer para estar viviendo del trabajo de otros»”, lanzó y adjuntó el enlace a un artículo en el diario El País de España, publicado el 29 de julio del 2023, titulado “La justicia argentina procesa por estafa a un falso hijo de desaparecidos de la dictadura”.

MM/JJD