Puesto La Jerilla

Código Postal 5561

Noticias de Mendoza

Se dilata la conformación de la Bicameral de Inteligencia en medio de la guerra fría entre Villarruel y la Casa Rosada

Se dilata la conformación de la Bicameral de Inteligencia en medio de la guerra fría entre Villarruel y la Casa Rosada

La comisión encargada de controlar los gastos reservados de la flamante SIDE debió haberse constituido en diciembre, pero no hubo voluntad por parte del Gobierno. Imposibilitado de colocar a un libertario al frente del órgano, el favorito del asesor Santiago Caputo es el senador peronista Gustavo Kueider, un nombre que lo aleja de la voluntad de la titular de la Cámara alta, inclinada por el macrista Martín Goerling.

La reciente asignación de $100.000 millones a la flamante Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) en materia de fondos reservados volvió a poner sobre la mesa un tema que cada tanto vuelve como un boomerang a la opinión pública: el control de los organismos dedicados al espionaje, siempre sospechados de maniobras ilegales. A partir deesa ampliación de las partidas presupuestarias, todas las miradas comenzaron a posarse sobre el Congreso, más precisamente en la estratégica Comisión Bicameral de Seguimiento de los Organismos de Seguridad e Inteligencia, que a casi ocho meses de la asunción de Javier Milei todavía no está conformada.

Se trata del único órgano con potestad de monitorear los gastos reservados de la SIDE, encabezada hoy por el inexperto Sergio Neiffert, pero comandada en las sombras por el cada vez más poderoso asesor presidencial Santiago Caputo. En La Libertad Avanza saben que cuentan con un obstáculo propio de su debilidad legislativa: la titularidad de la bicameral, por reglamento, le corresponde a un integrante de la la Cámara alta, pero no hay senadores libertarios que vayan a integrar la comisión, sino solo diputados.

Santiago Caputo, el hombre de mayor confianza de Javier Milei.

Según pudo saber elDiarioAR, ese lugar está disputado por el dirigente misionero del PRO Martín Goerling y el peronista entrerriano Gustavo Kueider, un aliado clave del Gobierno en el Senado. El principal impulsor de la candidatura de Kueider es ni más ni menos que Caputo. Ambos estrecharon lazos en el último tiempo a partir de un gesto concreto: el acompañamiento del senador del PJ a la ley Bases. Como recompensa a su voto afirmativo, Kueider logró colocar a un hombre de su confianza al frente de la conducción de la represa de Salto Grande, ubicada sobre el río Uruguay.

Sin embargo, puertas adentro de La Libertad Avanza no parece haber consenso y se reaviva la guerra fría que por estas horas cruza el vínculo de la vicepresidenta Victoria Villarruel con la Casa Rosada, principalmente con Karina Milei. “Muy peronista”, deslizan cerca de la titular del Senado en referencia al Kueider. ¿Hubo un acuerdo entre el macrismo y Villarruel para que sea Goerling, una figura cercana al exsenador Humberto Schiavoni, quien comande la Comisión de Inteligencia? Los movimientos autónomos de la vicepresidenta incluyen algunos coqueteos con el PRO. Sin ir más lejos, este miércoles, se la pudo ver llegar a La Rural acompañada de Luis Juez y Alfredo De Angeli.

Edgardo Kueider, senador nacional por Entre Ríos y presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara alta, en el ojo de la tormenta por su apoyo a la ley de Bases.

En el oficialismo están particularmente interesados en que la bicameral cuente con una mayoría de legisladores afines que frene cualquier decisión incómoda para la Casa Rosada. Por eso, la semana pasada, el presidente de la Cámara baja, Martín Menem, tomó una decisión de alto impacto: le quitó el lugar que le había prometido a Emilio Monzó para dárselo a un diputado libertario, una actitud que detonó los puentes construidos con el bloque de Hacemos Coalición Federal, comandado por Miguel Ángel Pichetto. En la mesa chica del Presidente no cayó bien la ausencia del diputado al Pacto de Mayo en Tucumán. “Sabían que era un evento importante para el Gobierno y aún así no fueron”, deslizan, no sin rencor.

Nada es casualidad. Pocos días antes del lanzamiento del nuevo organigrama de la SIDE, desde Balcarce 50 le bajaron la orden a Menem para que acelerase la conformación de la Comisión de Inteligencia, que cuenta con algunas peculiaridades: sus miembros sesionan en secreto, en una oficina del quinto piso del edificio anexo del Senado, donde reciben a los agentes y estudian la documentación enviada por los funcionarios. Durante los cuatro años del gobierno del Frente de Todos, el órgano estuvo presidido por el diputado Leopoldo Moreau, que conservará su silla, al igual que sus compañeros de bancada Rodolfo Tailhade y Blanca Osuna.

En tanto, La Libertad Avanza tendrá como representantes a los diputados Gabriel Bornoroni y César Treffinger. Del PRO, además de Goerling, estará Cristian Ritondo, mientras que la UCR contará con dos lugares: uno para Mariela Coletta y otro que se dirime entre Mariana Juri y Martín Lousteau. Sorprendió en los últimos días el deseo del exministro de Economía de formar parte de la bicameral. No faltan quienes ven en esa actitud otro gesto de buena sintonía entre la Casa Rosada y el referente del radicalismo porteño Emiliano Yacobitti. El exdiputado de la UCR tiene línea directa con Santiago Caputo.

La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) es el organismo rector del Sistema de Inteligencia Nacional.

“Es grave que se haya resuelto una reforma de la AFI por DNU”, advirtió Moreau en una entrevista radial la semana pasada. El diputado ya anticipó que objetará la decisión del Poder Ejecutivo en la bicameral de Trámite Legislativo. Un sector de la oposición considera que La Libertad Avanza tendría que haber enviado un proyecto de ley para ser debatido en el Congreso debido a que la AFI fue creada en marzo de 2015 con la promulgación de la Ley de Inteligencia Nacional (N° 25 520), que disolvió la otrora Secretaría de Inteligencia (SI).

Durante los primeros seis meses de gobierno de Milei, el Congreso no pudo estudiar los informes de gastos que cada mes envió la ahora exAFI, hasta mayo comandada por el abogado Silvestre Sívori, mano derecha de Nicolás Posse. La salida del exjefe de Gabinete estuvo envuelta en rumores de supuesto espionaje ilegal hacia importantes figuras del oficialismo, una versión emanada de las propias usinas gubernamentales. La conformación de la comisión bicameral podría desmentir esa información. O corroborarla.

DM/PL

La Cámara de Comercio le pide al Gobierno que limite el derecho a huelga de docentes, bancarios y colectiveros

La Cámara de Comercio le pide al Gobierno que limite el derecho a huelga de docentes, bancarios y colectiveros

En el marco del Consejo de Mayo, los empresarios presentaron propuestas en materia laboral. La propuesta de declarar servicios "esenciales" al transporte, la educación y los bancos implicaría que estos sectores no podrían brindar una prestación por debajo del 75%. Además, hubo planteos para cambiar el régimen de indemnizaciones y juicios.

Los servicios de transporte, educación y bancarios deberían ser declarados “esenciales”, pidió hoy la Cámara de Comercio y Servicios (CAC), en el marco de la convocatoria del gobierno al Consejo de Mayo.

La cámara empresarial dijo que en esas actividades es clave garantizar una prestación mínima de aquellos servicios del 75%. 

A su vez, pidió que las actividades vinculadas a servicios de exportación también deberían incorporarse como “esenciales”. 

Hasta ahora solo están incluidos en esa categoría los servicios sanitarios y hospitalarios, los telefónicos, la producción y distribución de agua potable y energía eléctrica y el control de tráfico aéreo.

La entidad explicó que “la interrupción en su totalidad de los servicios de transporte, educación y bancos ”afecta gravemente a los comerciantes, producto de la disminución del tránsito de peatones, sumado a las dificultades que padecen los trabajadores para desplazarse a sus empleos“. 

En una carta dirigida al secretario de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Julio Cordero, la CAC dijo que a los problemas preexistentes (informalidad, bloqueos y tomas de empresas, falencias en la formación, escaso dinamismo del empleo privado, problemas de accesibilidad, inseguridad jurídica, litigiosidad) en los últimos meses se han sumado “las consecuencias del necesario reordenamiento fiscal y monetario encarado por el Gobierno Nacional”. 

La entidad también pide avanzar en la posibilidad de pago de sentencias judiciales en hasta 12 cuotas mensuales y consecutivas.

También piden que se cree un Fondo de Cese Laboral para sustituir el régimen indemnizatorio.

El objetivo es que los empleadores puedan optar por contratar un sistema privado a su costo, a fin de solventar el sistema o la suma que libremente se pacte entre las partes.

Las actividades que el Gobierno busca hacer “esenciales”

Este pedido de la Cámara Argentina de Comercio es un apoyo explícito a la iniciativa anunciada por el Gobierno en el comienzo del ciclo lectivo 2024, en el sentido de declarar la Educación como servicio “esencial”, como parte de un “paquete” que incluía a otros sectores que fueron listados en el Mega DNU de diciembre de 2023.

El el caso puntual de la Educación, al día siguiente de la votación de la Ley Bases en el senado, se aprobó en la Comisión de Educación de Diputados el dictamen de un proyecto de Ley para declarar a la Educación como “servicio esencial”. En la práctica, la aprobación del proyecto significaría limitar drásticamente el derecho a la huelga de docentes en todo el país

Impulsada por el ex ministro de educación de Mauricio Macri, Alejandro Finocchiaro, la iniciativa contó con las firmas del PRO, la UCR, la Coalición Cívica, el bloque Hacemos Coalición Federal y La Libertad Avanza.

El objetivo que persigue el Ejecutivo liderado por Javier Milei fue expresado en el DNU de diciembre pasado, en cuyo artículo 24 se imposibilitaba el derecho a huelga siempre y cuando impida el 75% del normal funcionamiento de la actividades consideradas esenciales. En los rubros que son catalogados como de “importancia trascendental”, se debe garantizar al menos el 50% de la actividad. 

Si bien en los difrentes recortes que sufrieron las iniciativas del Gobierno durante su tratamiento parlamentario muchas de esas propuestas quedaron afuera, tras la aprobación de la Ley de Bases el oficialismo busca ir por reglamentaciones particulares.

El listado de actividades laborales a las que Milei (bajo la inspiración de Federico Sturzenegger) quiere limitarles el derecho a huelga es amplio y variado, con los docentes en el centro de la diana pero también con especial foco en los gremios del transporte y la logística.

El DNU de diciembre consideraba “servicios esenciales” a las siguientes actividades:

  • Los servicios sanitarios y hospitalarios, así como el transporte y distribución de medicamentos e insumos hospitalarios y los servicios farmacéuticos;
  • La producción, transporte y distribución y comercialización de agua potable, gas y otros combustibles y energía eléctrica;
  • Los servicios de telecomunicaciones, incluyendo internet y comunicaciones satelitales;
  • La aeronáutica comercial y el control de tráfico aéreo y portuario; incluyendo balizamiento, dragado, amarre, estiba y remolque de buques;
  • servicios aduaneros y migratorios, y demás vinculados al comercio exterior;
  • cuidado de menores y educación de niveles guardería, preescolar, primario y secundario, así como la educación especial.

Y pedía que se designaran “actividades de importancia trascendental” a las siguientes:

  • Producción de medicamentos y/o insumos hospitalarios;
  • Transporte marítimo, fluvial, terrestre y subterráneo de personas y/o mercaderías a través de los distintos medios que se utilicen para tal fin;
  • Servicios de radio y televisión;
  • Actividades industriales continuas, incluyendo siderurgia y la producción de aluminio, actividad química y la actividad cementera;
  • Industria alimenticia en toda su cadena de valor;
  • La producción y distribución de materiales de la construcción, servicios de reparación de aeronaves y buques, todos los servicios portuarios y aeroportuarios, servicios logísticos, actividad minera, actividad frigorífica, correos, distribución y comercialización de alimentos y bebidas, actividad agropecuaria y su cadena de valor;
  • Los servicios bancarios, financieros, servicios hoteleros y gastronómicos y el comercio electrónico; y
  • La producción de bienes y/o servicios de toda actividad, que estuvieran afectados a compromisos de exportación.

DM con información de agencia NA

La calidad del espacio público es también la de sus baños

La calidad del espacio público es también la de sus baños

Hace un siglo podían encontrarse en parques, plazas y avenidas. Hoy la ley que obliga a instalarlos en espacios verdes duerme el sueño de los justos. En algunos bares están protegidos por contraseña, aunque una ordenanza obligue a prestarlos.

“El baño es sólo para clientes, por protocolo Covid”, me contestó detrás del mostrador un empleado sin barbijo, en una pizzería de Juramento casi Cabildo a fines de 2020. “Si compro una porción, ¿no tengo el virus?”, le retruqué. Después me fui. No me la iba a agarrar con un trabajador que no creó esas reglas. Pero me quedé pensando en ese tema que sigue siendo una cuenta pendiente en grandes ciudades, entre ellas Buenos Aires: los baños públicos.

Quizás porque tomo mucha agua y necesito uno seguido, o porque ahora tengo amigos con hijos y veo cómo sufren más su falta, o porque quiero hablar sobre lo que (por desidia o pudor) no se habla tanto. Por la razón que fuere, vengo investigando sobre baños públicos hace al menos una década. Y hoy escribo de esto, fundamentalmente, porque pasan los años y la situación sigue igual o peor.

Hubo un proyecto para que haya sanitarios en todas las estaciones de subte. Hay una ley (la 6.107, de 2018) que dispone la creación de baños públicos en cada parque porteño de tres o más hectáreas. Hay una ordenanza (la 46.798, de 1993) que obliga a los comercios gastronómicos a prestarlo a cualquier persona que lo pida. Y, en la práctica, hay una privatización de esta demanda, con restaurantes y bares que obligan a consumir para acceder a esas instalaciones, y el extremo de cadenas que bloquean sus baños con contraseña.

Baños en Paseo Houssay.

Buenos Aires fue pionera en esta materia. Su primera gran ola de baños públicos fue en 1872, con mingitorios de madera y chapa en avenidas como la actual Alem, o en plazas como Lorea y Suipacha. Medio siglo después, el Gobierno de la Ciudad promulgó una ordenanza para la construcción de sanitarios subterráneos en espacios verdes. Tenían accesos por escalera parecidos a las bocas de subte, como aún puede verse por ejemplo en Plaza Irlanda, sobre la avenida Gaona.

De esa ciudad con impulso higienista y modernizador se fue pasando a una rezagada tanto en expansión de baños como en su mantenimiento, incluso ruptura de mandatos legislativos mediante. 

Hoy hay baños públicos en estaciones de trenes, terminales de micros, teatros públicos, parques (Saavedra, Centenario, Saint Tropez y nueve más), tramos bajo viaducto como el pasaje Via Viva y poco más. Una parte en condiciones edilicias y de higiene cuestionables, o con horarios limitados. Mientras tanto, el olor a pis se siente cada vez más en la Ciudad, fruto del naturalizado hábito masculino de orinar sobre paredes, árboles y containers de basura.

A nivel mundial, el subte cubre esta necesidad de forma parcial. En Buenos Aires, en sólo un tercio. Según la concesionaria Emova, 31 de las 90 estaciones de subte tienen baño, la mitad de los que había en 2019 en datos brindados por Metrovías. 

Hay algo peor que la falta de un baño público: que haya uno pero esté cerrado. Al menos cinco baños del subte están en reparación. Para los que funcionan, hay que pedir llave al personal de la estación porque “los sanitarios son altamente vandalizados”, remarcan desde Emova.

Mientras tanto, en festivales públicos en la calle sí hay baños en cantidad. ¿Por qué se instalan sólo en eventos y no para la vida diaria? Quizás tenga que ver con el tabú en torno a esta función corporal. O sobre todo con los costos de construcción y mantenimiento, igualmente siempre inferiores al beneficio social que dan. O con la mencionada razón de peligro de vandalismo o de “uso indebido”. 

Pero ningún argumento sería posible sin el hábito estatal de pasar por alto esta necesidad en la planificación urbana. No se trata de negar algo simplemente porque se va a arruinar. En todo caso, podrían implementarse medidas de seguridad y aprender de casos de éxito de otras ciudades y complementar con campañas para fomentar su cuidado.

Sixto Cristiani es consultor en urbanismo y el año pasado analizó cuánto costaría cumplir con la ley 6.107 y qué porcentaje del presupuesto del ministerio implicaría. “Cuando hablamos de baños públicos, estamos reivindicando la ciudad como un lugar para toda la ciudadanía, que no está mediado por el consumo. No tenerlos dificulta el disfrute de la ciudad. Pero lamentablemente este tema no está en el ideario público. La ley no se cumple”, sentencia.

Baños en reparación en estación Congreso de Tucumán de la línea D de subte.

Así es como, en el espacio público, el baño se ve como un extra optativo cuando en realidad debería ser un servicio esencial nacido de una necesidad universal. Es un acto privado e íntimo cuya imposibilidad en buenas condiciones expone a cierta vulnerabilidad.

Esto es aún más grave para las mujeres, que lo usan más seguido, en parte porque desempeñan tareas de cuidado en mayor proporción que los hombres. O para quienes lo requieren por cuestiones médicas como diabetes o trastornos intestinales, de vejiga o de próstata. O para quienes restringen la toma de líquidos para no verse obligados a buscar uno, lo cual en algunos casos puede acarrear problemas de salud. Los turistas también sufren esta ausencia, sobre todo los venidos de ciudades donde abundan los baños de acceso público, como Tokio, París, Madrid, Viena o Berlín.

Somos ciudadanos de segunda cuando no nos queda otra que usar un baño en mal estado, preso de un círculo vicioso de deterioro: más sucio está, menos cuidados recibe y más gente evita apoyarse en su taza, lo que multiplica las salpicaduras. 

Del mismo modo, todos nos alegramos de ver un baño público en buenas condiciones y así lo cuidamos más. Más de uno aceptaría dar plata a cambio de usarlo, aunque el tema del pago sea otro debate. En cualquier caso, hacemos el esfuerzo de recordar dónde queda aquel que encontramos en buen estado. 

La calidad del espacio público también es la de sus baños. Que sigan siendo una cuenta pendiente da cuenta de la degradación generalizada de la experiencia humana en los espacios públicos. La disponibilidad de un baño fuera de casa es lo que hace posible no sólo salir de ella sino también vivir y recorrer la ciudad. Más allá de una razón biológica, es una cuestión de dignidad.

KN/DTC

Mujeres migrantes y de barrios populares: el emprendimiento detrás del souvenir de la Feria de Editores 2024

Mujeres migrantes y de barrios populares: el emprendimiento detrás del souvenir de la Feria de Editores 2024

Los visitantes de la FED, que este año se realizará del 8 al 11 de agosto, podrán llevarse los libros que adquieran en bolsas o tote bags de gabardina fabricadas por las costureras de un proyecto que busca deducir la desigualdad y la brecha de género.

Por Agustina Larrea - Feria de Editores 2024: con un firme apoyo a la ley de precio único de los libros, anuncian una nueva edición

Quienes vayan a la Feria de Editores (FED) este año podrán llevarse los libros en una bolsa o tote bag hecha 100% de algodón, con ilustración de Valentina Seoane, que tiene detrás una historia muy especial.

Las fabrica Cuñá, una empresa social que busca generar fuentes de trabajo para mujeres que de otra manera tendrían más dificultades para ingresar al mercado laboral. La fundaron dos socias: Agus Irureta, ingeniera industrial, y Vicky Alcántara, diseñadora de indumentaria.

El nombre original del emprendimiento era Kuñá Mbareté, que significa mujer fuerte en guaraní. Se remonta al hecho de que Irureta y Alcántara trabajan con muchas mujeres migrantes en Barrio Nuevo, Libertad, en la localidad bonaerense de Merlo, muchas de las cuales provienen de Paraguay.

Inicialmente era un grupo de mujeres que se juntaban con una psicóloga para salir de distintas situaciones conflictivas, cuenta Irureta a elDiarioAR. “Después le dimos la vuelta de tuerca productiva en esto de que tengan una salida laboral. El grupo era de mujeres fuertes y pasó a ser Kuñá Mbareté. Y ya cuando fue 100% emprendimiento le dejamos Cuñá, que es un poquito más corto”.

“Empezamos con esta idea de a ver qué podíamos hacer para generar trabajo en el barrio, en particular para las mujeres, para que cada una pueda tener sus ingresos propios, su independencia económica y desde ahí también la libertad financiera, el poder elegir”, apunta. Las fundadoras tenían veintipocos años cuando crearon, en 2015, este emprendimiento. Conocían el barrio porque Irureta hacía voluntariados con adolescentes.

“Empezamos con capacitaciones, pero después fue mutando mucho. Hoy no solo trabajamos en el barrio, sino que armamos una red con otros emprendedores, artesanas, fundaciones y proyectos de impacto de todo el país. Nosotras diseñamos productos y se los comercializamos a empresas como regalos corporativos. Fue también un poco la idea escalar el impacto y poder llegar a más mujeres y a más personas que si no quedarían fuera de la cadena laboral y de la cadena de valor”, completa.

Capacitaciones en Cuñá

Los productos que fabrican son sobre todo regalos corporativos para empresas. Entre sus clientes figuran Acindar, Pampa Energía y Pirelli. “No es el típico regalo de fin de año o los regalos del Día de la Madre o los kits de onboarding. Nuestros kits de onboarding, por ejemplo, tienen mates que hace una emprendedora con maderas de origen nativo y un portamate y una yerbera que producimos con las costureras y unas yerbas que son de un emprendimiento que trabaja con yerba agroecológica de Misiones. Todo con esta idea de foco en el impacto social y ambiental. Queremos que el producto cuente una historia, que la persona que lo reciba diga: qué bueno, es original, es distinto y no es el mismo merch hecho en China que se da siempre en los regalos”.

Para ello, articulan con más de 20 proyectos productivos. “En total, son más de 30 a 40 familias que van trabajando con nosotras. No todos son fijos. Es bastante variable. Varía mucho porque es una red de colaboradores independientes. Dependemos mucho de la demanda de los clientes”.

Desde 2015, el proyecto creció y funciona. “Un porcentaje de cada venta lo destinamos a seguir capacitando a más mujeres. Seguimos trabajando en Barrio Nuevo y formando a mujeres en oficios, pero también en otros temas: en emprendimiento, en independencia financiera. También hay algunos talleres más lúdicos que son un espacio de compartir. Todo siempre con el foco en generar nuevas oportunidades para mujeres. Y las vamos tratando de acompañar en sus proyectos productivos y sumando a otras personas que ya tienen proyectos productivos para poder comercializarlos. Porque hay gente que tiene un montón de saberes y hace unos productos hermosos, pero que nunca llega a poder venderlos. Nuestro rol también es que el impacto económico genere una transformación en la independencia económica de las familias”.

La colaboración con la FED surgió porque ambas socias son muy lectoras y suelen visitar la feria. Les escribieron a los organizadores y cuando les llegó el mail de respuesta no lo podían creer. “Fue muy hermoso porque es un proyecto que nosotras bancamos, somos clientas y participamos. Entonces nos gustó mucho poder hacer algo juntos”.

En concreto, hicieron bolsas de gabardina muy resistentes. “Son 100% de algodón, o sea que son mucho más ecológicas que otras. Y trabajamos con tintas al agua para disminuir lo más posible el impacto ambiental y con la metodología de trabajo que es desperdicio cero, de forma tal que toda la tela se aprovecha. Si queda algún descarte, se reutiliza en otro producto. Y al ser una bolsa tan resistente te va a durar un montón de años”, detalla Irureta.

¿Qué sueñan las socias de Cuñá para el futuro? “Queremos generar oportunidades para muchas mujeres y que cada vez seamos más las que tengamos independencia económica. Y entender también que hay nuevas formas de producir. Sabemos que trabajamos con mujeres y que son las que se ocupan del cuidado de los hijos, de las familias por eso pensamos un sistema es que sea flexible para no dejarlas afuera”.

Agus Irureta, socia fundadora de Cuñá

“Nuestro objetivo es llegar a más personas que crean que hay una forma distinta de hacer las cosas, que no es solo competencia, que hay otro tipo de economía, que es la economía social. Y seguir diseñando y seguir llegando a empresas o a proyectos como la FED que digan: elijo hacer las cosas de otra manera y ser un poco más sustentable para poder generar más impacto en más personas, que es la única forma de cambiar la forma en la que producimos y en la que consumimos como personas y como empresas”, concluye Iruteta.

Las bolsas se pueden comprar online desde junio y están siendo un éxito: ya van por la tercera tanda.

CRM/DTC

Ausentismo en el último año de la secundaria: uno de cada cuatro estudiantes tiene al menos 20 faltas

Ausentismo en el último año de la secundaria: uno de cada cuatro estudiantes tiene al menos 20 faltas

Según los directivos de ese nivel académico, el principal problema en el proceso de enseñanza y aprendizaje es el ausentismo estudiantil. Un informe de Argentinos por la Educación reveló grandes disparidades por provincia, pero no por nivel socioeconómico de los alumnos y advirtió que faltan estadísticas públicas sobre el fenómeno.

Violencia doméstica: uno de cada dos alumnos de primaria habla de eso en la escuela

Un informe elaborado por el Observatorio de Argentinos por la Educación sobre ausentismo estudiantil reveló que el 26% de los estudiantes del último año de secundaria reconocen tener 20 o más faltas por año, lo que significa que se ausentaron al menos un 14% de los días de clase.

Para el 49% de los directores de secundaria, este tema es hoy el principal problema en el proceso de enseñanza y aprendizaje, según las respuestas al cuestionario de Aprender 2022, que se aplicó el 19 de octubre.

Para esa fecha, el calendario escolar indica que los alumnos deberían haber tenido 142 días de clase aproximadamente, dependiendo de cada provincia. Eso quiere decir que el 26% de los alumnos que reconoce tener 20 o más inasistencias faltó al menos un 14% de los días de clase previstos. Además, un 18% de los alumnos afirma tener entre 15 y 19 inasistencias; el 21%, entre 10 y 14 inasistencias; el 20%, entre 5 y 9; el 12%, menos de 5; y el 3% ninguna.

Las provincias con mayor proporción de estudiantes que declaran más de 20 inasistencias a esa altura del año son Buenos Aires (36%), Tierra del Fuego (31%), CABA (28%) y La Pampa (27%). En el otro extremo, San Juan (9%), Santiago del Estero (12%) y Jujuy (13%) tienen menores proporciones de estudiantes que faltaron al menos 20 días.

Gráfico 1. Medida en que los factores son un problema para el proceso de enseñanza y aprendizaje, según los directores de secundaria. Año 2022.

El informe también explica que el ausentismo estudiantil tiene efectos negativos inmediatos sobre el desempeño académico, el riesgo de repetición y abandono, el desarrollo social y emocional de los niños y las probabilidades de finalización de la educación secundaria, además de otros efectos a largo plazo.

El ausentismo afecta a los estudiantes de todos los sectores sociales: no hay diferencias significativas en la cantidad de faltas que tienen los alumnos de distintos niveles socioeconómicos. En cambio, sí se observan diferencias en los motivos.

Para los estudiantes de menores recursos, los principales motivos para ausentarse son problemas de salud propios (54%), problemas de acceso a la escuela por el clima o el transporte (30%) y la falta de ganas de ir a la escuela (24%). Para los de mayores recursos, las razones que predominan son problemas de salud propios (67%), falta de ganas de ir a la escuela (48%) y llegadas tarde a clases (24%). En todos los sectores hay una proporción elevada de estudiantes que aluden a “otros motivos”, una cuestión en la que el informe sugiere profundizar.

Gráfico 2. Cantidad de inasistencias de los estudiantes, declaradas por ellos mismos. Por quintiles de nivel socioeconómico. Nivel secundaria. Hasta el 19/10/2022.

Menos días de clases implican necesariamente menos aprendizajes, menos socialización y más desvinculación. Si la repitencia es la antesala del abandono, el ausentismo estudiantil es en sí mismo una forma solapada y silenciosa de abandono escolar, es un ‘abandono en cuotas’ que impacta de lleno en la calidad de los aprendizajes. Resulta fundamental contar con datos precisos para poder dimensionar la magnitud del problema y así pensar en estrategias para abordarlo”, afirma Bruno Videla, coautor del informe.

“El dato acerca de que no existen diferencias en cuanto a nivel socioeconómico nos dice mucho. La falta de ganas de ir a la escuela interpela también a las familias, que muchas veces entienden que lo que pasa en la escuela no es más importante que otras tantas actividades, o bien que ir a la escuela puede ser una decisión sometida a la voluntad de los chicos”, agrega.

Manuel Becerra, docente secundario, profesor y magíster en Historia, sostiene que “el ausentismo escolar es un problema que aparece como tal a partir de tres procesos: la precarización laboral y sanitaria de las familias, la extensión de la obligatoriedad escolar y una cultura dominante que promete éxito instantáneo y la no consecuencia de apartarse de las normas porque todos creemos tener razones para estar exceptuados de ellas. El problema existe y es grave. Cabe preguntarse si es más grave que cuando, por ejemplo, la secundaria no era obligatoria y aquel alumno que se excedía en inasistencias simplemente era expulsado del sistema en forma automática. A primera vista uno se preguntaría si las políticas educativas pueden por sí solas incidir en esto o hace falta una batería de políticas sociales y laborales que en este contexto no existen”.

Gráfico 3. Cantidad de inasistencias de los estudiantes, declaradas por ellos mismos. Por provincia. Nivel secundario. Hasta el 19/10/2022.

“La mitad de los directores de nivel secundario en nuestro país piensa que el obstaculizador más importante para una buena enseñanza es el ausentismo de los alumnos. Esto nos obliga a repensar el lugar de los adultos dentro y fuera del sistema. Debemos interrogarnos sobre las relaciones entre la familia y la institución escolar: ¿qué pasa con los adultos a la hora de colocar límites al ‘no tengo ganas’ como motivo de inasistencia e impuntualidad? Reconstruir tramas de autoridad entre adultos, donde la familia apoye el trabajo de los docentes y viceversa, resulta fundamental para el cuidado y el aprendizaje de los adolescentes: la primera condición para aprender de manera profunda es la asistencia continua y sistemática a la institución escoolar”, señala Viviana Postay, especialista en gestión educativa y docente de nivel superior.

“El ausentismo es un factor preocupante y complejo en la formación de los estudiantes. En cualquier nivel del sistema educativo, el hecho de no asistir a clases afecta directamente a la continuidad pedagógica. El acto pedagógico está secuenciado de manera tal que necesita de la asistencia del estudiante a clases: es fundamental que participe en las propuestas y dinámicas pensadas por el docente y que sea parte de los intercambios áulicos, para poder construir aprendizajes en forma activa y progresiva”, sostiene Marina Bertone, docente de nivel primario.

Gráfico 4. Principales motivos por los que faltaron a la escuela según los alumnos que declaran faltar (seleccionan 3). Nivel secundario. Año 2022.

El estudio fue elaborado con autoría del docente de secundario Bruno Videla y los miembros del Observatorio de Argentinos por la Educación, Martín Nistal y Eugenia Orlicki.

MM/MG