Demarchi

Código Postal 2684

Noticias de Cordoba

Juicios a Cristina: los escenarios que se abren en Hotesur-Los Sauces y el caso Memorándum con Irán

Juicios a Cristina: los escenarios que se abren en Hotesur-Los Sauces y el caso Memorándum con Irán

Sobreseída o nuevamente en el banquillo de los acusados de un juicio oral y público, la situación judicial de Cristina Fernández de Kirchner continuará en el centro de la escena durante el año electoral. Además del inminente veredicto por el caso Vialidad, aún están en  juego los dos sobreseimientos anticipados que la vicepresidenta obtuvo a finales de 2021 en las causas por el Memorándum con Irán y Hotesur-Los Sauces. Las definiciones deberían llegar el 20 y 22 de diciembre próximos, aunque los fallos podrían demorarse hacia febrero o marzo, explicaron a elDiarioAR fuentes judiciales que intervienen en ambos casos.

Estos sobreseimientos anticipados fueron ordenados por los tribunales orales federales número 8 (Memorándum) y 5 (Hotesur-Los Sauces) en octubre y noviembre del año pasado. Le permitieron a la expresidenta evitar el inicio de dos juicios orales y públicos pero ambos expedientes llegaron a la Cámara Federal de Casación, el máximo tribunal penal del país que revisa las decisiones que toman los jueces de los tribunales de juicio. Todos los acusados en estas causas siempre han negado la comisión de delitos por los hechos investigados. En el caso de los hoteles, el diputado Máximo Kirchner y su hermana menor, Florencia, hijos de la exmandataria, también fueron sobreseídos y se decidirá si se les revoca ese fallo y deben ir a juicio. En Memorándum, también estuvieron acusados el senador Oscar Parrilli; el viceministro de Justicia, Juan Martín Mena; el procurador del Tesoro, Carlos Zannini; y Andrés Larroque, ministro de Desarrollo de la provincia de Buenos Aires.

Ambos casos recayeron en la Sala I, integrada por los jueces Ana María Figueroa, Diego Barroetaveña y Daniel Petrone, los mismos que ya intervinieron en la causa Dólar Futuro y ordenaron los sobreseimientos anticipados de Fernández de Kirchner y el resto de los imputados por inexistencia de delito (el caso está pendiente en la Corte Suprema, con un dictamen del procurador general Eduardo Casal a favor de la realización del juicio).

Tras un año en la Casación, los tres jueces están en condiciones de decidir si confirman los sobreseimientos y el cierre de ambas causas o si los revocan y ordenan realizar los juicios orales y públicos.

Figueroa, la única mujer integrante de la Sala, tiene una posición tomada en los casos relacionados con Fernández de Kirchner, en los que suele fallar en consonancia con los planteos de la defensa de la vicepresidenta, por lo que su voto podría ser el más predecible, aunque cada expediente es un mundo.

Los jueces Petrone y Barroetaveña, en cambio, han votado en el caso de los cuadernos en posición contraria a las defensas, aunque a favor en Dólar Futuro. Hay que salvar las diferencias entre determinadas causas y otras, advierten en Comodoro Py ante las consultas de elDiarioAR: Dólar Futuro fue un expediente criticado por muchos juristas, incluso lejanos a las posiciones de los kirchneristas. 

El caso Memorándum tiene un perfil similar, ya que se cuestiona que la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman por la firma de un memorándum de entendimiento con Irán en 2013, que buscaba que la Justicia argentina indagara a los acusados iraníes en un país neutral- no encuadraría la comisión de delitos sino de decisiones de política internacional con intentos de incidencia en el desarrollo de la causa AMIA. 

Otro cantar es Hotesur-Los Sauces, un caso basado en el presunto lavado de dinero de la familia Kirchner a través de sus negocios privados en hoteles y propiedades inmuebles con dos proveedores del Estado: los empresarios Lázaro Báez y, en menor medida, Cristóbal López y Fabián De Sousa. El primero está condenado a doce años de prisión por lavado de dinero agravado de la corrupción y tiene un pedido idéntico de pena en Vialidad como presunto integrante de una asociación ilícita para defraudar al Estado. Los otros dos están sobreseídos por la causa Oil Combustibles y su caso fue apelado por el fiscal de juicio.

Los plazos de Casación vencen el 20 y 22 de diciembre para definir el futuro de los juicios de Hotesur-Los Sauces y Memorándum, respectivamente, ya que las últimas audiencias ante los jueces para que las partes expongan sus argumentos fueron el 23 y 24 de noviembre últimos, y los jueces tienen 20 días hábiles para fallar, aunque estos plazos muchas veces no son cumplidos. Estos son dos los escenarios que enfrenta la vicepresidenta.

En abril de 2021, esta misma sala de Casación sobreseyó a Fernández de Kirchner y al resto de los imputados por el caso Dólar Futuro y anuló así el comienzo del juicio oral y público. Esa decisión de los jueces Figueroa, Barroetaveña y Petrone fue recurrida (como se define a la apelación en este tribunal) por el fiscal general Raúl Plee, en representación del Ministerio Público Fiscal, quien solicitó a la Corte Suprema que revoque el fallo y ordene la realización del juicio.

El fiscal Pleé pudo acudir ante la Corte porque el fallo de Casación es equiparable a una sentencia definitiva, ya que implicó el cierre de la causa Dólar Futuro. Es en este escenario en el que las partes de un proceso tienen herramientas procesales para solicitar la intervención del máximo tribunal.

En el caso Hotesur-Los Sauces, el fiscal del juicio, Diego Velazquez se opuso al cierre de la causa y llevó el caso a Casación a finales de 2021. En dicha instancia, el fiscal general Mario Villar reclamó la realización del juicio oral y público y tendrá la misma opción que su colega Pleé si los jueces de Casación confirman los sobreseimientos de la vicepresidenta y el resto de los imputados por el presunto lavado de dinero de la familia Kirchner y los empresarios Báez y López. 

El fiscal Villar podrá presentarse ante la Corte para que los jueces del máximo tribunal decidan si confirman los sobreseimientos o los revocan y ordenan la realización del juicio.

En Memorándum la situación es diferente. El fiscal de juicio, Marcelo Colombo, y la querella, integrada por dos familiares de víctimas de la AMIA y representada por el abogado Tomás Farini Duggan, se opusieron a los sobreseimientos anticipados y al cierre de la causa dictados en octubre de 2021 por el tribunal oral federal. Llevaron el caso ante la Casación. Sin embargo, el fiscal general Javier De Luca, que representa al Ministerio Público en dicha instancia, planteó que la firma del acuerdo con Irán no implicó la comisión de ningún delito, es decir, coincidió con la lectura de los jueces del tribunal de juicio. Eso resta posibilidades a la reapertura del juicio, explicó una fuente del Ministerio Público Fiscal.

Aún así, la participación de la querella garantiza que si Casación confirma los sobreseimientos el caso llegará a la Corte, ya que los familiares de las dos víctimas de la AMIA tienen potestad para oponerse al fallo y recurrir al máximo tribunal. 

En este escenario, en el que la vicepresidenta seguiría sobreseída, aún existiendo oposiciones y planteos ante la Corte las causas Hotesur-Los Sauces y Memorándum  seguirán cerradas y los juicios no se realizarían hasta que la Corte decidiera ordenar lo contrario.

Los cortesanos no tienen plazos para intervenir. Tampoco apuro. El caso Dólar Futuro ingresó a la Corte en junio de 2021 y un año y medio después aún no hay fallo.

En el escenario posible de que la Sala I (por voto de la mayoría de los jueces o por unanimidad) revoque los sobreseimientos anticipados dictados por los tribunales orales federales en las causas Hotesur-Los Sauces y Memorándum con Irán y ordene la realización de los juicios, ambos casos no quedarán en la misma situación que Dólar Futuro. 

Revocar los sobreseimientos y ordenar que comiencen los juicios anulados no es equiparable a una sentencia definitiva, explicaron fuentes judiciales de Casación y del Ministerio Público Fiscal ante la consulta de elDiarioAR. ¿Qué implica este escenario para la vicepresidenta y el resto de los imputados en Hotesur-Los Sauces y Memorándum? Si Casación opta por este camino, los acusados deberán atravesar los juicios orales y públicos y no hay posibilidad de frenarlos. Al menos no dentro de las normas.

Este escenario no habilita a las defensas a recurrir el fallo ante la Corte, aseguraron las fuentes consultadas. 

Como caso excepcional, los abogados podrían alegar “arbitrariedad” de los jueces de Casación y presentar un recurso extraordinario ante el máximo tribunal, aclaró uno de los juristas en diálogo con este medio, pero las chances de demostrar realmente que la decisión de los magistrados fue arbitraria es muy baja en estos casos y la Corte suele rechazar de plano los planteos. Además, el máximo tribunal no tiene plazos para fallar.

El hecho de que las defensas recurran a esta vía no implica frenar el comienzo de los juicios, afirmó la fuente, porque el fallo de Casación no se suspende.

Si la Casación optara por este camino en uno o ambos casos pendientes, se reconfigurará el mapa de los jueces en ambos casos: deberán enviar los expedientes nuevamente a sorteo entre los tribunales orales federales de Comodoro Py. 

Los jueces que intervinieron originalmente en estas causas no podrían seguir haciéndolo. El Tribunal Oral Federal número 8 planteó por unanimidad que en el caso del Memorándum no existió la comisión de ningún delito, por lo que los tres jueces ya opinaron y no podrán juzgar el caso. 

Lo mismo sucede con dos de los tres jueces del Tribunal Oral Federal número 5, del caso Hotesur-Los Sauces. De hecho, el fiscal Villar ya solicitó que se aparte a ambos magistrados del sorteo en caso de que se ordene la realización del juicio argumentando que se excedieron al cerrar la causa cuando opinaron sobre el fondo de la cuestión. 

En el caso de que Casación ordene la realización del juicio por el acuerdo con Irán, las posiciones encontradas entre el fiscal de juicio y el fiscal de Casación abren la posibilidad de que el juicio deba realizarse sin la intervención de una fiscalía, aseguraron fuentes directas del Ministerio Público Fiscal. Esto se debe a que el fiscal de Casación, en este caso De Luca, planteó la inexistencia de delito por lo que el fiscal Colombo perdió margen para sostener su acusación.

En ese caso, la acusación quedaría en manos de la querella. 

De ordenarse el inicio de los juicios por Hotesur-Los Sauces y/o por Memorándum, Casación podría apurar o no los plazos en su fallo, indicando celeridad a los tribunales orales federales o, de lo contrario, obviando ese punto, abriendo la posibilidad de que se dilate el comienzo de las audiencias. 

¿Cuánto tiempo más podrá Comodoro Py evitar el inicio de los juicios en este escenario? En ambas causas, las partes ya han presentado sus pruebas y los casos están en condiciones de iniciar las audiencias. 

Sin embargo, hay cuestiones no jurídicas que incidirán, explicaron las fuentes consultadas en los tribunales: 2023 es año electoral y aún resta saber qué rol ocupará Fernández de Kirchner, si será candidata presidencial, armadora política de la sucesión de Alberto Fernández o si se mantendrá al margen.

El veredicto por el caso Vialidad también incidirá, aseguran en los tribunales de Retiro. Los jueces estarán atentos al humor social que cultivará una absolución, condena o condena parcial a la vicepresidenta. Y si los fallos de la Sala I de Casación llegan a término, en decir, a finales de diciembre, ese humor social vendrá de la mano con el rebote que generará en las mismas fechas el desempeño de la Selección argentina en el Mundial de Fútbol y el factor distracción.

ED

Soja para hoy, ¿hambre para mañana? La falta de reservas y de financiamiento del déficit llevan a Massa dar un nuevo dólar alto al campo

Soja para hoy, ¿hambre para mañana? La falta de reservas y de financiamiento del déficit llevan a Massa dar un nuevo dólar alto al campo

Con el nuevo dólar soja a $ 230, mientras el resto de los exportadores cobran $ 165, el ministro de Economía, Sergio Massa, consigue que los antes considerados enemigos del kirchnerismo, los productores del "yuyo", liquiden lo que tienen guardado en sus silobolsas antes de tiempo, ahora en diciembre. No importa que el diputado Máximo Kirchner haya dicho que el dólar soja de septiembre a $ 215 fuese poner de "rodillas" al Gobierno. Pero si venden los granos ahora, ¿qué sucederá en los próximos meses de verano? ¿De dónde surgirán los dólares que necesita la economía para funcionar? Es un problema para mañana. Hoy Massa quiere solucionar el fin de año que se muestra desafiante: el dólar soja le servirá para recuperar las alicaídas reservas, de modo de no sólo cumplir con la meta con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sino también de asegurar las importaciones que necesita el sistema productivo para operar. Además, la liquidación extra de exportaciones reportará más recaudación de retenciones, necesaria para acotar un déficit fiscal que el Gobierno debe reducir porque es otro objetivo del acuerdo con el organismo, se comprometió públicamente a no financiarlo con emisión monetaria y porque no encuentra más financiamiento en el mercado doméstico de deuda en pesos ante la desconfianza de los inversores.

En su monitor semanal, la consultora Eco Go, de la economista Marina Dal Poggetto, busca las razones y los objetivos del nuevo salvavidas que encontró el ministro, el dólar soja a $ 230: "La medida prevé comprar parte de los 12,8 millones de toneladas de soja disponible. Dentro de este número, el Gobierno habría logrado un compromiso de liquidaciones por US$ 3.000 millones, lo que representa ventas de 5 millones de toneladas. Teniendo en cuenta que tanto en octubre y noviembre el Gobierno está enfrentando una demanda neta de divisas, la medida permitiría una acumulación neta de reservas entre US$ 1.000 con el compromiso y 2.000 millones si logra que liquiden algo más. Todo ello, junto a lo que llegaría del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) y el FMI, permitiría cumplir la meta de reservas netas de fin de año de US$7.325 millones. En la semana (última), el saldo continuó siendo negativo, debiendo el Banco Central vender US$ 35 millones y acumula una caída de las reservas de algo más de US$1.000 millones (US$1.500 millones post dólar soja, de septiembre)".

"Esta mejora" de los activos del Central "podría tener algún impacto en los mercados financieros, que se siguieron moviendo en la semana", dice Eco Go. "Saltó el dólar blue 4,2% y se puso a la par del resto de los dólares financieros, que operaron en general a la baja", sostiene. Sin embargo, en septiembre, el anterior dólar soja llevó a que los productores vendieran sus granos, cobraran sus pesos y después demandaran dólares en los mercados paralelos, por lo cual otros analistas temen turbulencias.

"La medida otorgaría un respiro en lo fiscal y en el financiamiento", rescata la firma de Dal Poggetto. "Actualmente, al fisco le ingresas $ 55 por cada dólar liquidado, mientras que un dólar soja a $ 230 significaría un ingreso de $ 79 por cada dólar liquidado. El Tesoro podría asegurarse de por lo menos $ 230.000 millones en concepto de derechos de exportación. Estos ingreso contribuyen a conseguir el resultado fiscal anual y descomprimen las necesidades de financiamiento neto de $ 500.000 millones faltantes que tenía el Tesoro para llegar a fin de año, en un contexto donde no hay más rollover que el 100%". Es decir, el Gobierno no consigue más que renovar la deuda que vence, pero no fondos adicionales para cubrir el rojo de las cuentas públicas.

"Un tercer efecto" del dólar soja "es un incremento de la emisión monetaria", para pagar la divisa a un precio mayor, pero Eco Go señala que el incremento de la cantidad de billetes "podría ser absorbida por la estacionalidad usual que existe en diciembre". Hay demanda de pesos por parte de las empresas para pagar, por ejemplo, los aguinaldos. "La emisión adicional por el dólar soja se ubicaría en el escenario base en $ 344.000 millones, 7,9% de la base monetaria, que dista bastante de los 1,1 billones que tuvo que absorber el Central en septiembre", concluye.

"Es como siempre, como hace un tiempo, para asegurarse el cumplimiento de las metas con el FMI", analiza Hernán Hirsch, de FyE Consult. "Es parte de esta política de arreglos parciales", agrega.

En un banco internacional analizan: "El desequilibrio de la economía nunca se resolvió y con el correr del tiempo se agravó. La situación de las reservas nunca se resolvió y es bastante crítica. Están saliendo más dólares de los que entran. Así es imposible defender el tipo de cambio. La única que queda es hacer parches para tratar de evitar que esta administración haga el esfuerzo que debería hacer para resolver esta situación".

Se refieren a una devaluación del peso, que impactaría en un salto de la pobreza, que ya afecta al 37% de la población. "Tenés un montón de parches como dólares especiales y controles para evitar quedarte sin reservas. Se percibe por el presente y por la historia que la Argentina tiene y tendrá déficit fiscal y por eso nadie le presta para financiarlo. Para conseguir financiamiento doméstico en pesos, se imponen controles para evitar que se vayan al dólar, pero eso crea un mercado negro. Eso a su vez lleva a que haya una gran competencia por conseguir los pocos activos en dólares que te puede vender el Banco Central para defender su tipo de cambio: por eso las empresas buscan importar, cancelar sus créditos en el exterior y ninguna quiere vender sus dólares. La solución el día de mañana requerirá mucho más que tocar el tipo de cambio sino dar certeza sobre las cuentas fiscales y la seriedad con que se emitirán activos (deuda) en pesos, para que haya demanda de ellos", completan en la entidad financiera extranjera.

En otro banco del exterior observan que "el problema es que en enero y febrero lo único que aportaba dólares era el trigo", que se cosecha en diciembre, pero "este verano viene muy mal por la sequía". "Igual algo el Fondo y el BID les darán", agregan. La economista María Castiglioni, de C&T Asesores Económicos, también advierte por la situación de las reservas "sobre todo lo que se viene por la sequía", que también reduce la siembra de la soja y el maíz que se recolectan en el segundo trimestre del año.

Su colega Hernán del Villar, de la consultora Alpha, alerta que "las reservas netas están en torno a US$ 3.000 millones, sin contar la ampliación del swap (canje de monedas) con China y además el flujo es malo, perdiendo 1.000 millones por mes". "Ambos deberán mejorar", reclama Del Villar. En el último informe de Equilibra, el estudio de Martín Rapetti, Diego Bossio, Loreno Giorgio y Lorenzo Sigaut Gravina, se calcula que las reservas brutas son US$ 37.621 millones, las netas a precios del programa del FMI suman 4.068 millones, las netas a precios constantes (ajustados por inflación) llegan a 3.575 millones y las netas sin los derechos especiales de giro (DEG, que envió el Fondo) a precios corrientes (sin ajuste por inflación) totalizan 1.003 millones, todas en caída en el último mes.

"Hace mucho tiempo que no hay dólares para el funcionamiento normal de pagos internacionales", razona Juan Massot, de la Universidad del Salvador. "El mercado cambiario seguirá muy tensionado hasta el próximo gobierno. No solo deben desembolsar para importaciones y otros pagos, todos comprimidos al mínimo con los costos que eso tiene en materia de actividad, empleo e inflación, sino que deben cumplir con el compromiso de aumento de reservas con el FMI. Se suma la mala cosecha del trigo, y que las próximas de maíz y soja podrían también estar parcialmente comprometidas. Vienen tiempos muy complejos y esperemos que el Gobierno tenga la capacidad técnica y política para gestionarlos", augura Massot.

Otro economista, Claudio Lozano, presidente del partido Unidad Popular, ex director del Banco Nación, que asistió al último acto de Cristina Kirchner en La Plata, criticó duro la decisión de Massa: “En un nuevo capítulo de la extorsión que los dueños de la soja llevan adelante y concretan a través de las decisiones del Gobierno, aparece en escena el dólar soja II. El ministro Massa vuelve a presentar como un Programa de Fomento a las Exportaciones, lo que es una nueva concesión frente a la extorsión que supone no comercializar la soja existente. Concesión que implica decidir subsidiar (con emisión) a los sojeros en 195.000 millones de pesos sin computar lo que se perderá con la venta de dólares que el Banco Central comprará a $ 230 y venderá a $ 165 a las empresas que participan del Programa Precios Justos. Subsidio y pérdida que transforman en una mentira el resultado fiscal positivo vinculado al aumento de las retenciones. Simplemente mejora el resultado del Tesoro y desmejora el del Banco Central. Todo esto mientras el haber jubilatorio cae un 13,5% en 2022, el salario mínimo, vital y móvil vuelve a perder este año contra la inflación, los que no tienen nada reciben un bono miserable que además de restringirse al extremo se limita a solo dos meses, y la economía sigue desacelerándose y caminando hacia la recesión", apunta a las prestaciones que reparte la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), que dirige la camporista Fernanda Raverta.

"Después de llamar cuervos a quienes especulan con una devaluación, vuelve a alentar con este nuevo dólar las expectativas devaluatorias. Cuando se valida una extorsión, luego uno es rehén de esa decisión y sigue siendo extorsionado. Lo dijimos con el dólar soja I, se habían guardado 11 millones de toneladas, equivalentes a 6.000 millones de dólares para seguir apretando por un mejor tipo de cambio. Mientras en el segundo trimestre de 2022, la pobreza enfila hacia el 40% (38,2%) y la indigencia se acerca al 9% (8,8%). Mientras con una economía más grande, tenemos la misma pobreza que Macri y mayor indigencia, y mientras la inflación sigue destruyendo el poder adquisitivo de la mayor parte de la población, el Gobierno sigue ampliando la desigualdad. Esto no es lo que votó el pueblo argentino en el 2019", sentenció Lozano.

AR

Dólar soja 2: el nuevo tipo de cambio será de $230 y el campo se comprometió a liquidar US$3.000 millones

Dólar soja 2: el nuevo tipo de cambio será de $230 y el campo se comprometió a liquidar US$3.000 millones

Después de reunirse con integrantes del sector productivo de la agricultura, el ministro de Economía, Sergio Massa, confirmó la reapertura del Programa Incremento Exportador. Una especie de segunda edición del esquema "dólar soja", que estará vigente desde el lunes próximo y hasta el 30 de diciembre.  

La medida será oficializada en el arranque de la semana próxima mediante un DNU y establecerá un tipo de cambio mejorado para los exportadores de soja, de $230. Así, quienes decidan liquidar dentro de esta ventana de tiempo obtendrán más pesos por cada dólar de mercadería exportada, que hoy se cotiza al dólar oficial mayorista ($166), sin contar el 33% de retenciones. 

Según confirmó Massa, se firmó un compromiso con la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y el Centro de Exportadores de Cereales (CIARA-CEC) de generar, en este marco, exportaciones por al menos US$3.000 millones. En la primera edición, el piso previsto por Massa era de US$5.000 y finalmente se vendieron porotos de soja por más de US$8.000 millones.

El presidente de CIARA-CEC, Gustavo Idígoras, celebró la "mejora" del precio interno y anticipó una gran acogida, pero cuestionó que sea temporal. "Esto deja en evidencia la necesidad de trabajar en una política pública que aligere en forma permanente la alta carga tributaria que pesa sobre la cadena de soja. Los cambios circunstanciales no son bases firmes para lograr el crecimiento y el desarrollo del sector", precisó en un comunicado oficial. 

Por otro lado, el ministro señaló que se seguirá trabajando con "la cuenta chacarero a los efectos de que no tengamos un impacto negativo y que la liquidación del productor vaya al tipo de cambio". Esto quiere decir que quienes liquiden tendrán la posibilidad de poner sus pesos en una cuenta que actualizará las tenencias de acuerdo al movimiento del dólar, como una manera de blindarse de los efectos de una posible devaluación. 

"Pretendemos que el productor pueda hacerse de recursos e invertir en la campaña que viene y en paralelo, tener un mecanismo de protección de sus ahorros que culturalmente está muy asociado al uso de la cuenta chacarero", sostuvo Massa, para quien el objetivo central del programa es que Argentina consolide su situación fiscal. "Vamos a cerrar el año cumpliendo esa meta que nos propusimos del 2,5% de déficit", aseguró, y también se comprometió a cumplir con la meta de acumulación de reservas. 

En su reunión con empresarios del sector, Massa dijo que tenía previsto impulsar la medida el primero de enero, pero que se tomó la decisión de acelerarlo "entendiendo que nos puede ayudar inclusive a generar la cultura de la promoción respecto a la proyección de inversión para el 2023, apalancándolo a partir de ahora". 

Massa apuntó que la mayor recaudación que le generará esta decisión al Estado será aprovechada para tratar de "atender las asimetrías o las dificultades que pueda generar el programa en el mercado interno". Por eso, una de las decisiones del programa es atender la puesta en marcha de un círculo de asistencia de las cadenas de valor láctea, porcina y avícola. Por otro lado, los mayores recursos acumulados en diciembre irán durante el mes de enero, febrero y marzo "para encarar un programa de reducción de retenciones en las economías regionales a los efectos de hacerlas más competitivas en términos de exportaciones".

Del mismo modo que durante la primera etapa se destinó parte de lo recaudado a fondear un refuerzo alimentario para los sectores más vulnerables, Massa anticipó que los recursos del "dólar soja bis" permitirán "avanzar en un esquema que siga garantizando algunas de las prestaciones en material social que llevamos adelante". 

"Entendamos que todos los que estamos en esta mesa tenemos la responsabilidad de garantizar la presencia del campo argentino en el mundo y el cumplimiento de los compromisos internacionales de fortalecer nuestras reservas y además de generar movilización en un negocio que todos sabemos que es súper virtuoso y es parte de la potencialidad argentina en el mundo", cerró. 

DT/MG

El peronismo se ve competitivo y procesa un 2023 con PASO y candidatos "muleto"

El peronismo se ve competitivo y procesa un 2023 con PASO y candidatos

Casi en simultáneo, Eduardo "Wado" De Pedro y Daniel Scioli entraron en modo campaña. El ministro y el embajador, dos animales en ese oficio de moverse y hacer equilibrio, expresan el estado emocional del oficialismo. En medio de la incertidumbre política y con datos económicos en rojo, el Frente de Todos (FdT) recuperó una sensación que había olvidado: la percepción de que, a pesar de todo, el peronismo es competitivo.

Todo es volátil pero después de un largo tiempo, una de las encuestas que refleja el electrocardiograma político, aportó un dato que modificó el clima en el FdT: tras meses de quedar segundo, y por momentos muy lejos de Juntos, el oficialismo quedó unas décimas arriba de la alianza opositora. Es, técnicamente, un empate técnico -35,5 a 35,1- pero más que la foto, en los laboratorios del PJ miran la película: ilustra una caída de JxC, un repunte de FdT y una estabilización de Javier Milei en el orden de los 19 puntos. Un mes atrás, el mismo sondeo ubicaba a Juntos 4 puntos arriba del oficialismo.

El estudio es de Aresco, insumo del que se nutren en el oficialismo pero que siguen, además, en trincheras opositoras como la de Horacio Rodríguez Larreta. Los funcionarios que escucharon el último speach del consultor Federico Aurelio se quedaron con el dato que les sirve para fantasear: el peronismo parece consolidar su piso electoral "más alto", en el orden de los 35/36 puntos.

Traducción: si no ocurriese una catástrofe y la oferta electoral no fuese espantosa, el FdT -o como se llame la alianza que englobe a los peronismos- llegará a la pelea electoral del 2023 con un volumen de votos que le garantiza un lugar en un, hasta acá inevitable, balotaje. La percepción de competitividad, de que no está todo perdido, aporta un efecto adicional porque se recorta como la única pieza que puede lograr que el FdT se mantenga unido.

"Un año antes de la elección, Lula le ganaba a Bolsonaro por 25 puntos. Le ganó por 2. En 2015, Scioli perdía el balotaje con Macri por 10 puntos. Perdió por 2. El balotaje es una lotería", se anima, con datos que justifican su tesis, un peronista. En rigor, el sondeo de Aurelio, que anticipa paridad entre FdT y JxC en la PASO y lo extiende a la general -con un fenómeno ya mencionado en elDiarioAR que refiere a que Milei mantiene sus votos entre esos dos turnos- proyecta un balotaje de 45 a 37 a favor del conglomerado JxC.

Dos datos y una observación. El PJ casi no crece entre la general y el balotaje -es decir, piso y techo de votos están cerca- y al menos la mitad del voto libertario migra a Juntos. La medición toma esas entidades imprecisas que son las marcas electorales pero el panorama se mueve según quien sea el candidato en uno y otro lado del mostrador. El otro componente lo sintetiza un funcionario: "Somos competitivos, eso no significa que podamos ganar. Hoy, lo primero si, lo segundo muy difícil".

"Está tan feo que se puso lindo". Es una frase que se le atribuye a De Pedro como registro de lo confuso, y abierto, que está el mapa político, caos que abarca al oficialismo y la oposición. Las internas descarnadas, a cielo abierto, dejaron de ser patrimonio del oficialismo y se instalaron, como nueva normalidad, en JxC. Esa crisis permanente es uno de los elementos que explica la caída en intención de voto aunque reluce, sobre todo, otro factor: el protagonismo y la centralidad de Mauricio Macri.

No solo porque el expresidente remite a lo que dejó su mandato sino porque sus planteos sobre lo que debería hacer un eventual gobierno de JxC, agudizan la experiencia del pasado reciente. Un dirigente del PRO observa que en elección del 2021, Macri estuvo no solo ausente en las listas y en la campaña -se fue de viaje, incluso- sino que en lo simbólico, Larreta le ganó la pulseada cuando impuso como candidatos a Diego Santilli y María Eugenia Vidal en la provincia y en CABA. Quiere leer, este operador, que a JxC le fue mejor sin Macri y que esa reaparición daña las chances electorales de la alianza opositora.

Por el contrario, en el repunte del FdT hay un motor y es la presencia, si se quiere más táctica, de Cristina, que fija agenda, abre disputas y, en esa alquimia difícil, se despega del Gobierno sin cargar sobre la figura de Alberto Fernández. No en público, al menos. En privado, habla del Presidente como un error en la Matrix peronista, no demuestra interés por tener una conversación y descarta toda hipótesis de que pueda validar un intento de reelección de Fernández.

En Olivos, el Presidente refleja algo parecido: entiende que es nula la posibilidad de que la vice decida ser candidata a presidenta, porque si no pudo serlo en el 2019 -cuando el contexto era mejor- menos podría serlo ahora. Opera, en ese plano, una construcción de laboratorio que apareció por primera vez en marzo pasado cuando la interna entre los Fernández se volvió pública y brutal, post acuerdo con el FMI: el doble renunciamiento de los Fernández, que ninguno esté en la boleta presidencial, una doble anulación.

Sobrevuela otro escenario que podría activar ese corrimiento simultáneo: que se produzcan las magias que propone Massa, por caso bajar la inflación a menos de 4 puntos en abril y a menos de 3 en agosto, y que eso dispare un clamor para que el ministro se convierta en el candidato del FdT. Massa lo gambetea porque es lo que tiene que hacer. Quizá lee debajo del agua otro fenómeno: el plan anticrisis que puso en marcha, que acaba de instaurar otro dólar soja que en otro momento era mala palabra en el diccionario K, puede ser aceptado, sin críticas pero sin elogios por la vice, no marida con el ADN kirchnerista. El pasado está ahí: Cristina reivindica su último gobierno, el mismo del que se despegó, y hasta combatió, Massa desde el 2013.

Sobre ese mapa posible, asumidos como candidatos muleto, circulan De Pedro y Scioli. El ministro se recorta, per se, como la alternativa obvia si la vice decide no competir. Algo sugiere Juan Grabois, cristinista silvestre que alguna vez lanzó a "Wado" como candidato, cuando martilla con la idea de "trasvasamiento generacional" del ecosistema y advierte que no aceptaría que el dedo de la vice bendiga, por caso, a Sergio Massa.

Luego de un período de incomodidad con Alberto, el embajador recompuso esa relación y parece haber vuelto a aquella charla, en Olivos, el último otoño, en la que el Presidente le pidió que se mueva como candidato y le trasmitió que lo respaldaría si daba de baja su plan de reelección. En la micro ingeniería de los vínculos, Scioli se acercó a saludar a Malena Galmarini, con quien hacía casi una década que no hablaba.

"Al final, todos dicen que Alberto no decide nada pero Cristina no estaba de acuerdo con lo del FMI y salió lo del FMI, algunos querían sacar las PASO y Alberto las quería dejar y quedaron", relata un albertista y pone el ojo en un expediente que empieza a dibujar una instancia puntual: que el FdT marche, sí o sí, a una competencia interna para definir candidatos. Es aquello que el presidente dijo el 17 de noviembre del 2021, en plaza de Mayo, y aparece como kilómetro cero del enojo de la vice: que haya PASO para todos los cargos, desde el presidente hasta el último concejal.

En la práctica, suponía restarle predominio a la determinación de Cristina que, por derivación, quiere administrar Máximo Kirchner: el control de la lapicera a la hora de confeccionar las listas. Dejó de discutirse, entonces, la cuestión de la eliminación de las PASO para pasar a un estadío sobre cómo y dónde se usarán las PASO. "No solo por diferencias visibles dentro del Gobierno, que son de fondo, sino también por necesidad electoral: para contener más, para mover al peronismo, tiene que haber primarias", apunta un operador K.

A grandes rasgos, "Wado" y Scioli pueden proyectarse -aunque al final no sean, incluso, los nombres- como el prólogo de una disputa interna entre dos ecosistemas: el cristinismo y el PJ que circula por fuera de ese ismo.

Hay, claro, términos y condiciones. Si Cristina es candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires ¿aceptaría el formato de la Y, para que dos eventuales candidatos a presidente lleven su boleta? Salvo que haya un acuerdo integral, eso implicaría cederle votos a un rival. El sondeo de Aresco aporta otro dato: en la provincia, el FdT amplió su diferencia y la estiró hasta 4 puntos. Eso alimenta la alquimia de que el peronismo puede retener la provincia aunque pierda a nivel nacional, una variable que se invoca en el cristinismo como período de resistencia, eso que algunos cuestionan como una táctica defensiva. "La última vez que jugamos a eso, perdimos la provincia y la Nación", rememoró un intendente en referencia al 2015.

En paralelo, en el Gobierno apareció la idea de proponer una reforma a la ley de las Primarias: que no compitan fórmulas, sino candidatos a presidente que luego de las PASO puedan elegir a su vice, incluso entre los que fueron sus rivales internos. Ese modelo funciona en CABA, no supone un "cambio de reglas" que altere la dinámica global de la elección y fue impulsado, en su momento, por Juntos. Hay que ver: quizá, como ocurrió con la eliminación de las PASO, si el FdT propone el cambio quizá la oposición lo rechace.

PI

Massa acordó con petroleras el ingreso de los combustibles al programa "Precios Justos"

Massa acordó con petroleras el ingreso de los combustibles al programa

El ministro de Economía, Sergio Massa, acordó este domingo con empresas petroleras el ingreso de los combustibles al programa "Precios Justos", con un sendero de costos a la baja desarrollado en los próximos cuatro meses.

El acuerdo contempla que los combustibles no podrán aumentar más de un cuatro por ciento en el cuatrimestre y que irán por un sendero descendente hasta el 3,50 por ciento.

Según indicaron voceros oficiales, "las petroleras se suman a ´Precios Justos´ para ayudar en la rebaja inflacionaria´".

En ese sentido, se indicó que las petroleras, tras el acuerdo, "no podrán aumentar mas del 4 y presentan un acuerdo que tiene un cuarto mes con tope en 3,5".

Según había anticipado la agencia NA, se llevó a cabo una reunión entre Massa y representantes de las principales operadoras de combustible del país.

Estaba prevista la participación de la secretaría de Energía, Flavia Royón, y el secretario de Comercio, Matías Tombolini.

La intención era lograr un acuerdo de precios de cara al receso estival por la expectativa que hay frente al movimiento turístico interno del próximo verano, después de un 2022 que mostró resultados récord.

A principio de mes, las empresas YPF y Shell aumentaron el precio del combustible un 6% promedio en naftas y gasoil.

El incremento tuvo una menor incidencia en nafta, que promedió más del 5%, mientras que el gasoil, aumentó más de un 7%.

Esta disparidad se debe a que el costo de importación y el precio en surtidor local, así como el volumen importado para completar la oferta local, son mayores para el gasoil que para las naftas.

El ajuste en la Ciudad de Buenos Aires fue de 5,9% en naftas y 7,9% en gasoil, levemente más alto que el ajuste promedio, a fin de reducir las brechas de precios entre la Capital y el Interior del país, sobre todo con las provincias del NOA, que subieron 1% menos que en el territorio porteño.

En los últimos 12 meses, el ajuste de precio acumulado de las naftas fue de aproximadamente 52% y el del gasoil del 74% (62% en promedio).

El aumento fue impulsado por el inicio de la suba escalonada de los impuestos a los combustibles líquidos (ICL) y al Dióxido de Carbono (IDC), luego de que su actualización había sido postergada en siete ocasiones por el actual Gobierno.